jueves, 3 de agosto de 2017

Todos en la ALDF, excepto Morena, van por sacar de Tláhuac a Salgado

Rigoberto Salgado aseguró que no renunciará al cargo, porque solo intentan "incriminarlo". Diputados locales le cuestionan sobre los "acarreados" que llevó a las inmediaciones de la Asamblea Legislativa.
CIUDAD DE MÉXICO.- Todos los partidos representados en la Asamblea Legislativa (ALDF), a excepción de Morena, consideraron que existen los suficientes elementos para iniciar el proceso de remoción contra el jefe delegacional de Tláhuac, Rigoberto Salgado.

El presidente de la Mesa Directiva, el perredista Mauricio Toledo, aseguró que, tras lo expuesto por Salgado, quedó claro que son insuficientes, incompletas, mentirosas e infundadas las respuestas a los cuestionamientos que le hicieron durante su comparecencia ante la Comisión de Gobierno.

“El delegado de Tláhuac mintió ante un órgano legalmente constituido, como la Asamblea Legislativa, fue incapaz de responder y, de una forma grave e irresponsable, ignoró y desvió todas las preguntas de los grupos parlamentarios con argumentos infundados”, apuntó.

Toledo denunció, con actas de nacimiento y documentos, que familiares cercanos al abatido capo Felipe de Jesús Pérez Luna, El Ojos, laboraban en la demarcación.

Ejemplificó cómo Betuel Beltrán Vázquez fue, hasta el 30 de junio pasado, jefe de unidad de la Dirección de Operación Hidráulica de Tláhuac; éste es hermano de Edgar Beltrán Vázquez, jefe de sicarios de El Ojos.

Toledo indicó que estos “vínculos hacen presumir una simbiosis con el crimen organizado”.

A nombre del PAN, Luis Alberto Mendoza expuso que también se sumarán a la petición de remoción de Salgado, porque ha intentado minimizar el tema, y “si usted dice que no colaboró, que no es responsable, entonces por qué en sus oficios dirigidos a la distintas dependencias de gobierno no informa sobre problemas de narcomenudeo, cuántos narcobloqueos necesita para que usted se dé cuenta de lo que pasaba en la demarcación”.

Adrián Rubalcava, del PRI, también se sumó a la petición de proceso de remoción del delegado de Tláhuac y le espetó: “Tienen el mando, la capacidad y el presupuesto, como en todas las jefaturas delegacionales, para coadyuvar en el combate a la inseguridad; decir que no hay ninguna responsabilidad, resalta el poco interés en buscar soluciones en materia de seguridad pública”.

Nury Delia Ruiz Ovando, de Movimiento Ciudadano, consideró insensible a Rigoberto Salgado ante las madres con hijos desaparecidos, y anunció que se sumarán a la exigencia de que no continué al frente de la demarcación.

Por el Partido Verde, Fernando Zárate afirmó que “no se trata de ‘Rigo es amor’, se trata de revisar las condiciones para que usted pueda seguir en el cargo. Cómo no se dio cuenta del narcomenudeo en la delegación”.

Por los partidos PT, Panal y Humanista, Juan Gabriel Corchado cuestionó a Salgado que “si no fue coaccionado por las personas que llegaron a trabajar a la delegación, integrantes del crimen organizado, entonces actuó en connivencia, usted es el único responsable de la infiltración de delincuentes en su delegación”.

Aseguró que tiene un problema de credibilidad por lo que no está en condiciones de seguir al frente de la delegación.

Los diputados de Morena, César Cravioto, Citlalli Hernández Mora y Felipe Félix de la Cruz consideraron que la comparecencia del delegado no era más que un sainete político para contener al partido que ganará en 2018, y pidieron la comparecencia del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y del titular de la Policía, Hiram Almeida, para que den cuentas de la inseguridad en la capital.

Sin embargo, De la Cruz sentenció a Salgado: “Quiero desearle a mi compañero, el jefe delegacional, la mejor suerte, porque la va a necesitar”.