Directorio

Directorio

martes, 27 de agosto de 2019

Partido de la Revolución Democrática una historia que se extingue


(Primera de varias partes)


El Partido de la Revolución Democrática (PRD). Es un partido político mexicano, fundado el 5 de mayo de 1989, con una ideología política de izquierda. En su momento con los liderazgos de Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo y el propio actual presidente de México Andrés Manuel López Obrador llegó a ser considerado la segunda fuerza política de México, después del PRI, aunque posteriormente decayó a la llegada de dos militantes del PAN a la presidencia de la república.
El perredismo llego a tener su feudo principal en la zona de la capital mexicana, donde ha gobernado durante varios años destacándose el triunfo histórico de Cuauhtémoc Cárdenas y desde luego López Obrador, hoy señalado como el principal causante de su estrepitosa caída que lo tiene en los límites de su desaparición.
Historia
Desde 1986, el Partido Revolucionario Institucional comenzó a mostrar cambios en el perfil de sus miembros: fueron ingresando los primeros demócratas quienes consideraban el neoliberalismo como dogma de fe. Era una generación de políticos jóvenes que llegaron al gobierno con sendos doctorados en economía y finanzas procedentes de las universidades norteamericanas más prestigiadas, sin sensibilidad social ni política, y dispuestos a poner en práctica sus teorías económicas utilizando al país como laboratorio experimental.
La respuesta al interior del partido oficial no se hizo esperar. En un sano ejercicio de autocrítica, Cuauhtémoc Cárdenas y varios figuras del PRI organizaron la llamada Corriente Democrática que buscaba, sin más, democratizar en todos sus niveles al Partido Revolucionario Institucional, mantener la visión social del partido y al mismo tiempo cuestionar las contradicciones económicas y sociales que surgían del nuevo modelo económico aplicado por el presidente Miguel de la Madrid.
A pesar de los esfuerzos democratizadores, la mayoría de los miembros del PRI se cuadraron a la disciplina partidista impuesta por el presidente de la República y sólo un pequeño grupo, encabezado por Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, decidieron seguir hasta las últimas consecuencias. En lo que fue quizá una de las fracturas más graves en la historia del partido oficial, la Corriente democrática rompió lanzas y salió del organismo político para engrosar una nueva y moderna oposición que despertaría la conciencia cívica en la campaña electoral de 1988.
El primer paso fue dado el 14 de octubre de 1987, cuando el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana, registró como candidato a la presidencia a Cuauhtémoc Cárdenas. La candidatura del PARM no parecía representar riesgo alguno para el partido oficial. Sin embargo, como el tiempo lo demostró, fue la primera piedra para construir el Frente Democrático Nacional. En las semanas siguientes se sumaron a Cárdenas el Partido Popular Socialista y el Partido Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional. Hacia mayo de 1988 la izquierda mexicana cerró filas de forma definitiva: Heberto Castillo renunció a la candidatura del Partido Mexicano Socialista en favor de Cárdenas. Así quedó conformada la alianza de partidos y organizaciones sociales de izquierda más importante en la historia de México. (Continuará).
A la gran alianza de 1988 se unieron organizaciones sociales de izquierda como la Coalición Obrera, Campesina y Estudiantil del Istmo (COCEI), la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC), la Asamblea de Barrios de la Ciudad de México, la Unión de Colonias Populares, la Unión Popular Revolucionaria Emiliano Zapata, Asociación Cívica Nacional Revolucionaria (ACNR), la Organización Revolucionaria Punto Crítico (ORPC), la Organización de Izquierda Revolucionaria-Línea de Masas (OIR-LM, particularmente en el D.F.) y el Movimiento al Socialismo.

Cuauhtémoc Cárdenas, líder fundador del PRD e hijo del expresidente mexicano Lázaro Cárdenas
Cuauhtémoc Cárdenas, candidato del Frente Democrático Nacional, despertó la conciencia ciudadana, recorrió el país, tomó la plaza pública, organizó a la sociedad, unificó a los estudiantes, reunió a los intelectuales. Miles de personas acudían a los mítines de su candidato; gran parte de la sociedad se entregó a Cárdenas. Parecía un movimiento destinado al triunfo. Sin embargo, el sistema político mexicano no estaba dispuesto a perder. Cuatro días antes de las elecciones, fueron asesinados en la ciudad de México, Xavier Ovando y Román Gil, responsables del cómputo electoral del Frente Democrático Nacional. El 6 de julio, día de la elección, desde temprana hora se empezaron a tener noticias de múltiples irregularidades cometidas por el aparato priísta las cuales le dieron la victoria al candidato del PRI, Carlos Salinas de Gortari.
Posteriormente a las elecciones, hubo multitudinarias manifestaciones ciudadanas para exigir el reconocimiento del triunfo del Ing. Cuauhtémoc Cárdenas, candidato del Frente Democrático Nacional. No obstante, el Colegio Electoral, de manera fraudulenta declaró electo a Carlos Salinas de Gortari, con poco más del 50% de la votación oficialmente reconocida. En la actividad postelectoral, se decidió la formación de un nuevo partido: El Partido de la Revolución Democrática, que nació como una coalición de diversos partidos políticos y organizaciones de izquierda. Sus orígenes son: el Partido Mexicano Socialista (PMS), quienes cedieron su registro legal. El Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT), El Partido Socialista Unificado de México (PSUM), Partido Popular Revolucionario (PPR), El Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP), Unión de la Izquierda Comunista (UIC); más adelante se unen a la fusión una parte de la militancia del Partido Socialista de los Trabajadores (PST); así como la llamada “familia revolucionaria” representada por la izquierda dentro del PRI y organizaciones civil es que se opusieron al partido gobernante y pugnaron por elecciones democráticas.
La enemistad entre el PRD y el gobierno del PRI se hizo patente durante todo el sexenio Salinista de manera mortífera, ya que más de 500 militantes del PRD fueron asesinados o desaparecidos durante este periodo.
A partir de la sistemática represión y el brutal asedio por parte del PRI-gobierno, las elecciones federales de 1991 resultaron ser una prueba dura para el PRD. La Ciudad y el PRD.
El Distrito Federal es la entidad con mayor peso político de todo México, por ser la capital del país, donde residen los poderes de la Federación, y por ser la ciudad más grande. La Ciudad de México es el principal bastión del PRD en todo el país.
El primer triunfo del PRD en una elección para el gobierno de una entidad federativa fue en 1997, en el Distrito Federal con Cuauhtémoc Cárdenas como candidato.

Durante la etapa en la cual Obrador ejerció como líder del PRD, el partido alcanzó sus principales logros electorales hasta la actualidad
El 5 de julio del año 2000, gana la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal Andrés Manuel López Obrador, quien había sido presidente del partido durante los triunfos electorales más importantes.
López Obrador logró apuntalar al PRD en la Ciudad de México, por la creación de grandes obras como distribuidores viales que mejoraron significativamente la rapidez de tránsito vehicular, apoyo económico a adultos mayores y a madres solteras, la creación de una nueva universidad, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, y varios planteles de educación media superior, la remodelación del centro histórico, la primera línea de metrobús, la construcción de viviendas de interés social, que lo convirtieron en un gobernante que rápidamente se ganó el apoyo de la ciudadanía.
En las elecciones presidenciales del 2 de julio de 2006, el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador fue derrotado por el abanderado del Partido Acción Nacional, Felipe Calderón. Años después en los comicios presidenciales de julio de 2012, López Obrador quedó en segundo lugar, por detrás de Enrique Peña Nieto. Tras esto, López Obrador rompió con el PRD y se decidió a formar una nueva agrupación, el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).
Objetivos
El Partido de la Revolución Democrática es un partido político nacional conformado por mexicanas y mexicanos libre e individualmente asociados, que existe y actúa en el marco de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; es un partido de izquierda democrático cuyos propósitos son los definidos en su Declaración de Principios, Programa y línea política.
El Partido de la Revolución Democrática realiza sus actividades a través de métodos democráticos y legales, y no se encuentra subordinado a ninguna organización o Estado Extranjero.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario