Directorio

Directorio

jueves, 4 de julio de 2019

Paradas las negociaciones entre la PF y gendarmería


Las negociaciones entre elementos de la Policía Federal e integrantes de la Gendarmería continúan trabadas. Por el momento no llegaron a un acuerdo para que las autoridades resuelvan los cinco puntos del pliego petitorio en el que demandan mantener la estructura de la Policía Federal tal y como se encuentra en la actualidad, se respeten las prestaciones, disponibilidad de integrarse a la Guardia Nacional, pero como Policía Federal y que no haya represalias.
La única respuesta que obtuvieron es que de nuevo se presente el subsecretario de Seguridad, Ricardo Mejía Bermeja, o acudan a las oficinas de Pedregal el secretario Alfonso Durazo; sin embargo, no aceptaron "no por temor sino por precaución”.
El comisario general Raúl Ávila Ibarra, titular de la división de las fuerzas federales de la Policía Federal, expresó que en atención al pliego petitorio que recibieron lo enviaron a sus superiores. "Hemos estado hablando con el subsecretario Mejía y han estado haciendo un gran esfuerzo para unirse a la mesa de negociación, las condiciones que se presentan es sumar (de nuevo) al licenciado Bermeja en la negociación".
Agregó que el diálogo está abierto y así permanecerá hasta que se llegue a una solución de todas las peticiones. "El doctor Durazo está atento de toda la situación. No tenemos la necesidad de inventarles nada, a final de cuentas todos somos policía federal y lo que se logre será en beneficio de todos ustedes y su familia. A nadie bajo ningún concepto se le obligará a incorporarse a la Guardia Nacional si no es su decisión.
"Igual, los elementos que en algún momento fueron comisionados al Instituto Nacional de Migración no quieren permanecer en esa institución se respetará su decisión y podrán reincorporarse".
Los uniformados deslindaron de Ignacio Benavente Torres, de la asociación Prolibertad y de Derechos Humanos en América, a quien el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo señaló de haber estado en prisión por haber cometido el delito de secuestro, aunque dijeron que es bienvenido como observador.
Al respecto Benavente aseveró que es blanco de ataque del secretario de seguridad y Durazo trataba de "desvirtuar" la situación. Me involucra en cosas que ni sabe la verdad e información real. Aceptó que por los años 90 estuvo preso 10 años en el Centro Federal de máxima seguridad de Matamoros, Tamaulipas, por la desaparición de una persona, delito que él no cometió.
Indicó que en México fue sentenciado a 70 años de prisión por un delito en el cual no participó, aunque logró reducir su condena a 21 años cuatro meses; sin embargo, solo permaneció una década preso.
"Si hay elementos de la Policía Federal involucrados en corrupción y delincuencia organizada, se debe investigar. Me están utilizando para desvirtuar y dejar de llamar la atención. Estoy transparente a la hora que quieran aclarar algo sobre mi".
Por el monto se espera que una vez más la mesa de negociación inicie después de las 16 horas.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario