Directorio

Directorio

lunes, 4 de septiembre de 2017

Gutiérrez Cureño busca retornar a Ecatepec trepado en morena

En 2006 dio la espalda al plantón de Reforma.



Por I. León Montesinos
Especial para El Mexiquense


Tras los controvertidos y cerrados resultados de la elección presidencial del 2006, las protestas exigiendo limpiar las elecciones incluyeron un plantón en Paseo de la Reforma donde Andrés Manuel López Obrador llamó a desconocer el triunfo del “espurio” Felipe Calderón Hinojosa.
Perredistas de la ciudad de México y de todo el país se apostaron en la emblemática avenida para apoyar a su candidato en la resistencia civil en defensa del voto. Uno de los beneficiados con el llamado “Efecto Obrador”, lo era entonces el recién electo alcalde de Ecatepec por el PRD, José Luis Gutiérrez Cureño, curiosamente ausente del plantón de Reforma.
Se dice que en una ocasión algunos de sus allegados le cuestionaron el por qué siendo el titular del municipio más importante del Estado de México y del país, no hacía acto de presencia en la protesta masiva en favor del “Peje”, a lo que, lacónico, respondió: “sólo los locos van a Reforma…”
A la distancia el ex presidente municipal que juró y perjuró lealtad al Sol Azteca, es uno más de los chapulines que buscan retornar a las glorias pasadas y ejemplo palpable de los riesgos que corre un movimiento social emergente de ser secuestrado por personajes que pronto olvidaron que “sólo los locos van a Reforma”, pero no así a MORENA.
Desde que se concretó la figura de Delfina Gómez Álvarez como candidata del Movimiento de Regeneración Nacional al gobierno mexiquense, muchos tránsfugas y veleidosos ex perredistas, ex dirigentes de otros partidos y líderes de organizaciones sociales, comenzaron a acercarse a la maestra texcocana por aquello de que el PRD no pintara en la campaña.
Uno de ellos fue el ex edil ecatepequense, Gutiérrez Cureño, quien mantenía relaciones cercanas con el mentor político de la candidata y cabeza del Grupo de Acción Política (GAP), Higinio Martínez Miranda; discreto y al acecho, Cureño comenzó a aparecer en la firma de acuerdos en Nezahualcóyotl y en eventos de precampaña de Gómez Álvarez.
Su presencia no era casual pues desde años atrás fraguó nexos que lo ligaban con el grupo político del alcalde texcocano y ex candidato a la gubernatura del estado. Quien fuera la vocera de Delfina Gómez Álvarez en la pasada campaña, Azucena Cisneros Coss, se había desempeñado como directora del DIF Municipal durante la administración de José Luis Gutiérrez en Ecatepec.
LOS NEXOS DEL EX ALCALDE CON EL GAP
Durante su paso por la dirección del DIF no menudearon los problemas y escándalos públicos para Cisneros Coss; lo mismo trascendió el penoso asunto de un recién nacido con quemaduras serias en una incubadora, que la de un epidemia de sarna por las condiciones insalubres que se mantenían en la casa hogar de esa institución. A sabiendas de los compromisos políticos que guardaba con el equipo de Martínez Miranda, Cureño siempre salió en defensa de la funcionaria por lo que ahora busca cobrar viejos favores.
Debe mencionarse que tres años antes, como parte del grupo político de Higinio, la socióloga que inventó y patentó el “bullymetro”, ocupó la Dirección de Comunicación Social del Ayuntamiento de Texcoco en 2003, siendo alcalde Horacio Duarte, actual presidente de MORENA en el EdoMéx.
En 2012, Higinio buscó impulsar a Azucena Cisneros como “candidata” de las izquierdas por Ecatepec con los apoyos de Movimiento Ciudadano, del senador suplente perredista, Maurilio Hernández y del GAP. El asunto de la “candidatura fresca” no cuajó, pero Higinio se guardó su carta para relanzarla nuevamente en 2018, sólo que la equidad de género y el factor “tómbola” se cruzaron en su camino al cambiar de mujer por hombre la nominación de MORENA a la alcaldía de Ecatepec.
De hecho, al finalizar la campaña y en vías de definirse las ternas para elegir las postulaciones a los ayuntamientos, Azucena Cisneros convocó en reiteradas ocasiones a diversos aspirantes a sumarse a su causa. En varias de las reuniones celebradas en el restaurante La Mansión, de Cerro Gordo, estuvo presente Gutiérrez Cureño como firme aliado del GAP y de su candidata pero sin dejar de llevar agua a su molino.
Taimado, el ex edil no dudó en treparse sin prejuicio alguno en la imagen y la protesta social de Gómez Álvarez durante su Caravana por la Esperanza; mientras el pasado 8 de agosto la ex candidata de MORENA concluía su periplo por el estado arribando al Paseo Tollocan, en Toluca, frente a las instalaciones del IEEM, Gutiérrez Cureño se fue por la libre y en un enfermizo oportunismo convocó el mismo día, y por muto propio, a un evento en la explanada de San Cristóbal, invitando a “rechazar el triunfo de Del Mazo y la imposición del fraude electoral. A la cita programada a las 10 de la mañana, a los pies de la trilogía, no asistió nadie.
En las redes sociales la gente arremetió contra el protagonismo de Cureño. Su consenso fue nulo, pero aun así se ha inscrito como candidato a la alcaldía, seguro de que al no poder arribar al cargo Azucena Cisneros, el GAP terminará apoyándolo en el consejo político estatal y le armará los acuerdos necesarios para ser el favorecido. Empero, habrá que esperar todavía lo que decida el Comité Ejecutivo Nacional de MORENA que por estatutos puede nombrar a dos aspirantes más para decidir mediante encuesta.
MUCHOS LOS LLAMADOS, UNO ELEGIDO
Unas semanas antes de que la tómbola cambiara el prisma de las cosas en la determinación a la candidatura de MORENA en Ecatepec, había la plena conciencia en sus bases y estructuras municipales que ni Cureño ni Azucena Cisneros eran sus mejores opciones. La carta de Martínez Miranda tenía frente de sí a una mujer con mayor arraigo, presencia y trabajo político en Ecatepec. Luz María Hernández Bermúdez, Secretaria General de su partido en el Estado de México, proviene de Los cimientos sociales y ha escalado posiciones en base a gastarse las suelas de los zapatos al grado de que siendo candidata al distrito federal 13, en 2015, consiguió 16 mil votos, siendo la segunda mejor votación de MORENA en la entidad, sólo debajo de Delfina Gómez, quien ganó la diputación federal por Texcoco. Hernández no consiguió superar a la maquinaria priísta que hizo triunfar a José Alfredo Torres, pero ganó respeto entre los simpatizantes y los electores de su distrito, mismo que se acentuó por el empeñó mostrado en la pasada campaña electoral de Gómez Álvarez no únicamente en Ecatepec sino en todo el estado.
Trascendió que en el acto organizado a las afueras del IEEM, del pasado 8 de agosto, Cisneros le susurró al oído un mensaje que más bien tuvo matices de intimidación: “Dice Horacio (Duarte) que digas de una vez si te vas a sumar o no conmigo…” De acuerdo a la versión recabada de manera extraoficial, la aguerrida líder social no se guardó la descortés misiva y encaró a su líder estatal: “¿Qué tú me mandaste un recado con Azucena?”. A lo que el turbado ex alcalde de Texcoco negó repetidamente el mensaje intimidador. Sucesos como este ejemplifican la forma en que el GAP busca a toda costa imponer a sus alfiles, más allá de los legítimos méritos partidistas y los consensos sociales.
Por eso, ahora que la tómbola se decidió por la ruta masculina, Cureño siente que puede retornar pactando acuerdos con el GAP, pero junto con él hay 19 más que quieren llegar a la nominación lo que ha complicado seriamente un escenario de unidad y consenso, pues entre el cúmulo de aspirantes escasean los perfiles de verdaderos luchadores sociales identificados con una ideología de izquierda.
Una de las excepciones la constituye quien fuera el candidato de MORENA en 2015 a la alcaldía de Ecatepec, Engels López Barrios, dirigente en el Estado de México de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinas (CIOAC), cuyo padre, José Dolores López Domínguez, fue de los pilares del Partido Comunista en México y de los pocos dirigentes de izquierda nunca coptados por el sistema.
Con tres pesos en la bolsa pero con la convicción firme, López Barrios logró sumar para la causa electoral de MORENA 65 mil votos, quedando en un inesperado tercer lugar, atrás del candidato del PRD, Octavio Martínez Vargas que con los suficientes recursos a su alcance pudo incluso colocar sus spots en la televisión nacional pero apenas y sumó 91 mil sufragios.
Llama la atención que hace tres años en que MORENA enfrentaba su primer reto electoral la inmensa mayoría de los 20 ahora inscritos brillaban por su ausencia, pero ahora que las cifras electorales de la pasada contiendan reflejan una abrumadora ventaja del partido de López Obrador sobre el PRI; 208 mil votos contra 149 mil, de pronto brotaron las afinidades ideológicas cual hongos tras la lluvia.
Los enlistados en las listas de MORENA a Ecatepec, son: José Luis Gutiérres Cureño, ex alcalde; Salvador Ruiz, eterno aspirante; Edgar Antonio Estrada Balderas; Agustín Hernández Parrilla; Rodolfo Miranda Islas, ex director de la Policía Municipal con Cureño; Raúl Rio Valle Uribe, ex militante del PRD y de Movimiento Social; Rolando Ávila Alcántara; Fortino de Olarte Castro; Elios Edmundo Pérez Márquez, ex dirigente perredista.
Otros aspirantes son: Avelino Robles; Luis Fernando Vilchis Contreras, líder de la UPREZ; Alberto Ramírez Estrada; Daniel Saynos Calvo; Miguel Ángel Arévalo González; Engels López Barrios, Demesio Parada Aragón; Rufino Contreras Velázquez, tío de Luis Fernando Vilchis con quien tuvo diferencias por el control del negocio de la basura en el municipio; Esteban Porfirio Morales Ramírez; Primitivo Montiel Gómez y Juan Manuel Ramírez Funes.
Con un número tan cuantioso de apuntados, se antoja como misión imposible lograr una candidatura por consensos. Y todo apunta a que la decisión salomónica no surgirá del comité mexiquense de MORENA, sino de su comité nacional. (Continuará)












No hay comentarios. :

Publicar un comentario