Directorio

Directorio

El Mexiquense hoy

lunes, 8 de abril de 2019

El uso de dispositivos digitales limita la habilidad motriz del niño




● El uso de la tecnología no es recomendable antes de los 18 meses

● Recomienda especialista el juego en grupo y el descubrimiento de la naturaleza para un desarrollo motor acelerado



Hoy las nuevas generaciones de infantes, las del Tercer Milenio del Siglo XXI, todavía no comienzan a hilar los primeros vocablos ni dar sus pasos iniciales, cuando ya tienen en sus manos dispositivos electrónicos digitales, accionando teclas, botones, mandos y palancas; completamente entretenidos con los juegos e imágenes que absorben su total atención visual y mental.

Para conocer las inusuales conductas y cambios en el desarrollo de los bebés de hoy y el comportamiento de la juventud del futuro inmediato, la doctora Alicia Hernández Vargas, pediatra en rehabilitación neurológica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Estado de México Oriente, nos dio a conocer desde su perspectiva de los cambios que existen en el desarrollo neurológico en los bebés de hoy a los niños que nacieron hace más de una década.

“Actualmente los niños tiene una exposición temprana a la tecnología, con respecto a las décadas previas, antes era el juego y convivencia con la naturaleza , actualmente por falta de espacios físicos y actividades de los padres, son altamente influenciados por la tecnología y si no existe un control de la misma, podemos enfrentarnos a un riesgo en su desarrollo neurológico”.

-¿Se puede diferenciar las conductas y el modo de comportamiento de los niños nacidos hace una década con los bebés nacidos en estos días?

-“En las décadas previas cuando éramos niños el juego era parte de nuestra crianza. Jugábamos en grupos, con la pelota, la bicicleta y era el contacto cercano con las personas y el descubrimiento de la naturaleza, lo que permitía un desarrollo motor acelerado. Actualmente el uso de los dispositivos limita su habilidad motriz y solo se desarrolla en ciertas áreas del cerebro”.

Afirmó que al tener los niños los dispositivos en sus manos hay limitación en su habilidad motriz, “se fomenta el aislamiento del niño, el sedentarismo y si no se controla el uso, pueden causar dependencia y falta de interés en la exploración de su entorno. Algunos juegos pueden condicionar hiperactividad, ansiedad o hasta estrés”.

Sin embargo, detalló que “no todo es malo, la tecnología puede ser una herramienta valiosa, siempre y cuando los padres puedan controlar el uso y los tiempos. El uso de la tecnología no es recomendada antes de los 18 meses. Por lo que podemos utilizar otras herramientas más tradicionales como son los juguetes, libros de cuentos, muñecos, pero sobre todo el uso de la imaginación”.

La especialista comentó que la actitud de los padres es fundamental; “dividamos a los padres en dos grupos, primero, aquellos que tienen poco contacto con la tecnología y tienen limitación para su uso, a ellos se les facilitará el desarrollo del juego con los niños.

“Y por el otro lado, los padres que son dependientes y que no pueden dejar de usar ni un minuto el celular, a estos padres también hay que educarlos y limitarlos en su uso, principalmente cuando estén en contacto con sus hijos, como es a la hora de comer y dormir”.

Recomendó establecer el juego como una parte del proceso de crianza; “si vamos a utilizar tecnología, el uso de la misma con respecto a la edad: para niños entre 18 y 24 meses, uso de aplicaciones educativas para niños en esa edad. Siempre con la supervisión de adultos y no dejar que el niño utilice por si solo uno de los aparatos. Entre los 2 y 4 años se debe limitar el uso de 1 a 2 horas de exposición, acompañados por adultos, no utilizar durante la comida o antes de dormir”.
---000---

No hay comentarios. :

Publicar un comentario