Directorio

Directorio

lunes, 28 de septiembre de 2015

"CHUPABAN" EN LA CALLE Y DESDE UN AUTO LOS BALEARON EN ACOLMAN

ACOL­MAN, Méx., 27 de sep­tiem­bre.- Al es­ti­lo de la ma­fia, un gru­po de ami­gos que in­ge­ría be­bi­das em­bria­gan­tes fue agre­di­do a ba­la­zos por va­rios su­je­tos, quie­nes les dis­pa­ra­ron des­de un ta­xi en mar­cha. Los pro­yec­ti­les de ar­ma de fue­go, se in­crus­ta­ron en el cuer­po de Jo­sé An­to­nio Ra­mí­rez Me­jía, quien mu­rió de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea.

Los res­pon­sa­bles de es­te he­cho de vio­len­cia, se die­ron a la fu­ga, en tan­to que po­li­cías mu­ni­ci­pa­les, es­ta­ta­les y mi­nis­te­ria­les, só­lo acu­die­ron al es­ce­na­rio del cri­men, pa­ra to­mar co­no­ci­mien­to, re­co­ger evi­den­cias y el ca­dá­ver.

Por la for­ma en que fue co­me­ti­do es­te ase­si­na­to, los en­car­ga­dos de las in­ves­ti­ga­cio­nes, pre­su­men que se de­be a una ven­gan­za; sin em­bar­go, las pes­qui­sas con­ti­núan, a fin de ob­te­ner in­for­ma­ción que los lle­ve al es­cla­re­ci­mien­to de es­te nue­vo he­cho de vio­len­cia en es­te mu­ni­ci­pio, don­de los ha­bi­tan­tes se en­cuen­tran ate­rra­dos an­te los alar­man­tes ín­di­ces de­lic­ti­vos y la ine­fi­ca­cia de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do de Mé­xi­co, a car­go de Ale­jan­dro Jai­me Gó­mez Sán­chez.

Los he­chos ocu­rrie­ron la ma­dru­ga­da de es­te do­min­go en la ca­lle 16 de Sep­tiem­bre, en la co­mu­ni­dad de Cua­na­lán, en don­de el gru­po de ami­gos se en­con­tra­ban to­man­do be­bi­das al­co­hó­li­cas

En esos mo­men­tos pa­só por el lu­gar un ta­xi y, des­de las ven­ta­ni­llas, va­rios su­je­tos sa­ca­ron ar­mas de fue­go con las que dis­pa­ra­ron con­tra el gru­po, ha­cien­do blan­co en Jo­sé An­to­nio Ra­mí­rez Me­jía, de 42 años, quien re­ci­bió un ba­la­zo en la fren­te y otros dos en otras par­tes del cuer­po.

Al lu­gar, acu­dió el mi­nis­te­rio pú­bli­co An­to­nio Pa­rras, del ter­cer tur­no de Tex­co­co, quien acompañado pe­ri­tos, rea­li­za­ron la ins­pec­ción ocu­lar y el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario