Directorio

Directorio

lunes, 1 de diciembre de 2014

Decálogo, respuesta a clamor ciudadano

México.- El segundo año en la Presidencia de Enrique Peña Nieto concluye en medio del desafío que significa para el Estado mexicano el caso de los normalistas de Ayotzinapa.

La indignación por lo ocurrido aquella noche-madrugada del 26 y 27 de septiembre la hizo suya el mandatario al escuchar de viva voz la tragedia que viven los padres de los 43 estudiantes desaparecidos.
Fue un encuentro de más de cinco horas el pasado 29 de octubre en Los Pinos. Ante ellos, Peña Nieto se comprometió a llevar a la cárcel a los culpables.

Hoy, 79 presuntos responsables, incluyendo los posibles autores intelectuales, el matrimonio Abarca Pineda, se encuentran sujetos a proceso.

“Se trata de un hecho inhumano y un acto de barbarie que no puede distinguir a México y no pueden repetirse eventos como el que ocurrió en Iguala”, advirtió el Ejecutivo días antes de la detención del exalcalde de Iguala.

Mientras la PGR resuelve el caso, el titular del Poder Ejecutivo anunció la semana pasada un ambicioso paquete de diez medidas que busca fortalecer a las instituciones al tiempo de construir un pleno Estado de derecho.

Acciones como la iniciativa de Ley Contra la Infiltración del Crimen Organizado en las Autoridades Municipales, que establecerá el mecanismo para que la Federación asuma el control o disuelva un ayuntamiento cuando existan indicios suficientes de que la autoridad local está involucrada con la delincuencia organizada.

También destacan las policías estatales únicas, que aunque ya se había propuesto en el pasado, la intención es que ahora sí tenga futuro la iniciativa en el Legislativo y se haga realidad en el corto plazo.

El plan, además, tiene un objetivo adicional: aplicar un plan integral de rescate económico e impulso a la productividad en los estados de Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

Avanzaron las reformas

Hasta antes del caso Iguala, el Presidente cosechaba los primeros frutos de la implementación de las 11 reformas estructurales aprobadas.

Al firmar el decreto para la promulgación de la Reforma Energética el 20 de diciembre —considerada por analistas como la madre de todas las reformas—, Peña Nieto anticipó que México aprovecharía este nuevo andamiaje jurídico para continuar con su transformación en beneficio de la
población.

“Mandamos una clara y contundente señal de que México se está transformando en el siglo XXI, para bien de todos los mexicanos y así se percibe ya en el exterior”, afirmó.

El 31 de enero promulgó la Reforma Político-Electoral, la que, subrayó, es un paso trascendental hacia la consolidación de la democracia en México, en la que “ganan los ciudadanos”.

“La certidumbre en las elecciones regirá en todos los órdenes de gobierno, habrá mejor rendición de cuentas y equilibrio entre poderes, y, sobre todo, habrá más gobiernos que den resultado a los mexicanos, al contar con instrumentos constitucionales que faciliten el diálogo y los acuerdos”, expuso.
De esta manera, las reformas “transformadoras” y sus beneficios se convirtieron en el punto central de sus discursos y mensajes dentro y fuera del país.

El paquete completo de reformas, hoy en marcha, son la Educativa, de Telecomunicaciones, Laboral, Energética, Político-Electoral, de Competencia Económica, Financiera, Hacendaria, de Transparencia, la Ley de Amparo y el nuevo Código de Procedimientos Penales.

La implementación de estos cambios estructurales sigue en camino, y los mexicanos comenzarán a sentir en sus bolsillos estos beneficios de forma directa, ha garantizado Peña en diferentes foros.
Elogios en el exterior.

La agenda global en este segundo año de administración fue importante; en diferentes regiones del mundo se reconocía el papel transformador de México y su gobierno.

Así lo dejó ver el 10 de enero cuando se reunió en Palacio Nacional con embajadores y cónsules mexicanos.

Ustedes, dijo, deben “ser motor y voz de un México en movimiento, de un México que está cambiando y que se está transformando”.

En Chiapas anunció en julio pasado el programa Frontera Sur para atender el fenómeno de la migración y dar mayores oportunidades a las personas centroamericanas que quieren visitar o trabajar en nuestro país de manera legal.

Acompañado del presidente de Guatemala, Otto Pérez, el presidente Peña Nieto entregó las primeras tarjetas para trabajadores fronterizos y visitantes regionales.

En cuanto a América del Norte, este año se impulsó una nueva agenda basada en el trabajo conjunto y la relación de respeto con los mandatarios de Estados Unidos, Barack Obama, y Stephen Harper, primer ministro de Canadá con quienes se reunió en la Cumbre de Toluca el 19 de febrero.

Luego del encuentro, el norteamericano Barack Obama puntualizó que México “ha dado pasos agigantados en las últimas décadas para integrarse en la economía mundial”, y uno de estos pasos lo fue el proceso de reformas.

Compromisos

El Presidente salió del país en 11 ocasiones para cumplir compromisos de Estado y ampliar las relaciones comerciales y de amistad.

El mandatario acudió a finales de enero al encuentro con líderes económicos mundiales en Davos, donde expuso el panorama de México en la economía global y la transformación que había emprendido.

Para consolidar las relaciones con Europa, Peña Nieto visitó en junio Portugal, Italia y España.

Dos momentos importantes tuvo este año la Alianza del Pacífico, conformada por Chile, Perú, Colombia y México. El primero en Cartagena de Indias, donde se firmó un protocolo adicional al Acuerdo Marco que busca desgravar el 92 por ciento de productos y servicios en el intercambio comercial de estas naciones.

Ya como presidente de este organismo, México recibió el 19 de junio a los presidentes Michelle Bachelet, Ollanta Humala y Juan Manuel Santos, en Nayarit, para solidificar los acuerdos pactados de libre flujo de personas, bienes y servicios que da un mayor potencial económico a la región.

En este segundo año de gestión, Enrique Peña visitó California y Nueva York para poner en el centro del debate el tema migratorio y la importancia de medidas en favor de los mexicanos.

En Nueva York, el Presidente participó por primera vez en la Asamblea General de la ONU, donde anunció la decisión de nuestro país de regresar a participar en las Operaciones de Mantenimiento de la Paz que el organismo mantiene desplazadas en diferentes partes del mundo cumpliendo labores de índole humanitaria.

China y Australia fueron las dos últimas naciones que visitó este año el Presidente de la República para asistir a la Cumbre de Líderes de la APEC y el Grupo de los 20, además de emprender una visita de Estado a China en cuyo marco se signaron acuerdos para un mayor intercambio comercial.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario