Directorio

Directorio

jueves, 29 de noviembre de 2018

Las proteínas son mortales en enfermedad renal: IMSS

Sufren mayor afectación aquellos que padecen diabetes mellitus



Alto consumo de bebidas azucaradas y productos lácteos, favorece a la formación de cálculos renales
Enfermar de un riñón es grave, tan grave como si un enemigo silencioso llegará y sin mayor aviso te quita la vida; es por ello que una vez que ha sido detectado algún padecimiento renal, se debe cuidar el alimento y sobre todo reducir el consumo de alimentos con proteínas.
“Hablar de Enfermedad Renal Crónica (ERC), es en realidad muy tedioso y complicado, lo primero a saber es que es un deterioro paulatino de la función renal que puede llevar a la muerte y que esta enfermedad está en aumento en nuestra población”, advirtió Jorge Hernandez Arellano, Jefe de Nutrición de la Delegación Estado de México Oriente.
Una de las principales causas de que se padezca del riñón, detalló el especialista, “es básicamente debido al mal control de pacientes con Diabetes Mellitus, ya que es esta enfermedad la principal causa de la lesión del riñón en nuestro país”.
Por su parte, la doctora Alma Josefina Ávalos Quintero, especialista en nutrición nefrológica, adscrita al HGR No. 72 de Tlalnepantla, consideró que a base de una buena dieta se evita que lleguen “todas las alteraciones metabólicas como colesterol, triglicéridos, osteodistrofias funcionales ocasionadas por el aumento o disminución de calcio y fósforo que presentan los pacientes”.
Se estima que 1 de cada 10 personas tienen alguna forma de alteración renal y la gran mayoría lo desconoce, con lo cual el inicio de tratamiento es tardío, la Delegación Estado de México Oriente tiene registrados hasta agosto del presente año, 6 mil 813 mil pacientes, mientras que a nivel nacional se cuenta con un estimado de 67 mil derechohabientes padeciendo por esta patología.
En 2017, según información proporcionada por la Coordinación de Información y Análisis Estratégico (CIAE), el número de enfermos era un 7.34 por ciento menor al número que se tiene a la fecha y que podría aumentar, de enero a diciembre había 6 mil 381 derechohabientes con males renales.
En 2016, comparándolo con el 2018, el porcentaje de diagnosticados era 14.51 por ciento menos, con 5 mil 824 derechohabientes en registro; entre 2016 y 2017 hay una diferencia de 8.72 por ciento, es decir el número de enfermos de males renales va en aumento.
“Ahora bien, debemos de tomar en cuenta que no son los medicamentos los que mantienen a salvo el riñón, es la dieta el componente principal para evitar esta enfermedad y saber que, en el transcurso del tiempo al daño del riñón, jamás existirá dolor en el órgano que nos avise que está fallando”, explicó el nutricionista Jorge Arellano.
Una dieta rica en carnes rojas, es dañina para los riñones e incluso aumenta el riesgo de desarrollar cálculos renales o cáncer, además se recomienda no fumar, realizar media hora de ejercicio y llevar una dieta adecuada.
Además es recomendable un alto consumo de agua, por lo menos 2 litros para que el organismo disuelva cualquier tipo de calcificación, reducir o quitar el consumo de sal, grasas y harinas, comer poca mermelada, miel, pasteles y dulces, así como comer alimentos ricos en proteínas, entre ellos carnes y huevos.
La sal en caso de ser consumida en exceso puede generar que los riñones retengan agua, lo que dificulta que pueda ser disuelta en el torrente sanguíneo, mismo efecto que provocan las bebidas con edulcorantes artificiales.
Caso contrario el que producen las bebidas que contienen cafeína, ya que estimulan el flujo sanguíneo, lo que aumenta la presión arterial en los riñones y por ende, la necesidad de acudir con mayor continuidad de evacuar.
Los especialistas de la Delegación Regional Estado de México Oriente del IMSS, recomiendan disminuir las bebidas azucaradas y productos lácteos, dado que ambos son asociados con la formación de cálculos renales.
El consumo de pollo o claras de huevo, ejotes, berros, chayotes, pera, manzana o perón, son alimentos básicos para una persona con insuficiencia renal, son los alimentos que tienen su variante en las proteínas que son necesarias para su buena salud.
Es importante acudir con profesionales de la nutrición del IMSS para recibir orientación sobre qué alimentos pueden ser consumidos y cuales no, tomando en cuenta que las dietas son individuales de acuerdo a cada paciente.
“Los pacientes que han sido dializados tienen tendencia a perder vitaminas, minerales, zinc y potasio, pero se les recomienda seguir la dieta personal que les haya sido diagnosticada, además de no consumir refrescos, carne de cerdo, picante, alimentos condimentados para no aumentar el fósforo y evitar la pérdida de Complejo B”, dijo la doctora Ávalos Quintero.
Es por esto que la consulta nutricional tiene alta relevancia en el control del paciente con ERC y en conjunto con el tratamiento médico se podrá tener un control adecuado y evitar complicaciones graves e incluso la muerte.
--- oOo ---

No hay comentarios. :

Publicar un comentario