Directorio

Directorio

Entradas populares

sábado, 5 de agosto de 2017

Médicos y enfermeras del IMSS salvan a una mamá y a su bebé

•Los hospitales de Gabriel Mancera y Venados de la Ciudad de México implementaron el Protocolo de Atención Médica Urgente a Embarazadas no Derechohabientes.

•Azucena, de 15 años de edad, dio a luz en plena calle a una niña; personal del Seguro Social les brindó atención inmediata y su historia tuvo un final diferente.


Médicos y enfermeras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) salvaron la vida de una adolescente de 15 años de edad, quien dio a luz en plena calle a una niña durante la madrugada. La mamá y la recién nacida ingresaron al servicio de Urgencias y de Pediatría del Hospital General Regional número 1, ubicado en la colonia Del Valle de la Ciudad de México.

Azucena recibió atención gineco obstétrica como parte del Protocolo de Atención Médica Urgente a Embarazadas no Derechohabientes, para ser estabilizada debido a su delicado estado de salud, ya que presentó desgarre y sangrado abundante, además de que aún retenía la placenta.

Posteriormente, fue trasladada a terapia intensiva del Hospital General de Zona 1-A Venados, para continuar con su atención obstétrica. El jefe de Ginecología de esta unidad médica, Roberto Ayala Posadas, explicó que por las circunstancias en las que Azucena dio a luz, se complicó el post parto, pero la atención que se le brindó fue fundamental para preservar su vida.

Su pequeña hija fue atendida en el Hospital General Regional número 1 (Gabriel Mancera), donde los médicos le cortaron el cordón umbilical, la revisaron y mantuvieron en observación para descartar complicaciones.

El trabajo de parto de Azucena comenzó casi a media noche con fuertes dolores en la cintura, síntoma de las contracciones uterinas que se presentaron con mayor intensidad, cada vez más frecuentes y consistentes, anunciando el momento del alumbramiento.

La joven de 15 años confió a su mamá, la señora Angelina, los malestares que sentía y de inmediato salieron de casa para buscar un hospital, ya que no cuentan con ningún servicio médico.

Caminaron varias calles sin resultado, en tanto aumentaban las molestias y dolores de Azucena, quien no pudo continuar por la intensidad de las contracciones, que provocaron un grito desgarrador, lo que dio paso a otra etapa del trabajo de parto con la rotura de la fuente.

Sin encontrar la ayuda médica que necesitaban, Angelina sentó a su hija en la banqueta mientras buscaba auxilio para Azucena. Por fortuna, una pareja pasó por el lugar y al ver la situación, el hombre corrió a pedir apoyo al Hospital Gabriel Mancera del IMSS.

Personal del Servicio de Urgencias salió con una camilla para ayudar a la adolescente, quien ya había dado a luz a una niña, a la que su abuela envolvió en una chamarra.

Madre e hija fueron trasladadas al hospital, donde Azucena fue atendida en el área de choque debido al delicado estado de salud que presentaba. En tanto, la pequeña ingresó al servicio de Pediatría.

Azucena y su mamá están agradecidas con el IMSS, con los médicos y enfermeras, quienes con su apoyo, profesionalismo y trato con calidez les ayudaron a salir adelante en este momento de su vida.