Directorio

Directorio

martes, 15 de agosto de 2017

Los riesgos cardiovasculares, también en jóvenes

•Inciden en su aparición el consumo de drogas lícitas e ilícitas, dietas ricas en grasas y sal

•Mujeres con antecedentes de preeclampsia o diabetes mellitus gestacional, población vulnerable


Los adultos mayores tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Con la edad, la actividad del corazón tiende a deteriorarse. Puede aumentar el grosor de las paredes del corazón, las arterias pueden endurecerse y perder su flexibilidad, y cuando esto sucede, el corazón no puede bombear la sangre tan eficientemente, como antes, a los músculos del cuerpo. Debido a estos cambios, el riesgo cardiovascular aumenta con la edad.

El titular de la Jefatura de Prestaciones Médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Estado de México Oriente, doctor Leopoldo Santillán Arreygue, precisó que el peligro de estas enfermedades no es exclusivo de las mujeres y hombres en edad avanzada, también en los jóvenes existe un gran riesgo de padecer algún problema cardiovascular.

El consumo de drogas lícitas e ilícitas, las dietas ricas en grasas y sal desde edades tempranas, el sedentarismo, los niveles altos de estrés, mujeres con antecedentes de preeclampsia o diabetes mellitus gestacional, incrementan, dentro del grupo de adultos jóvenes en edad productiva, el riesgo cardiovascular adverso.

También hay que tomar en cuenta para la aparición de estas enfermedades, los denominados “factores genéticos de riesgo”, los cuales son factores no modificables. En otras palabras, en nuestros genes está escrita la predisposición a presentar determinadas enfermedades, entre ellas, las cardiovasculares.

Pero esto no implica que desarrollemos la enfermedad, sino que en determinadas circunstancias, dependiendo de los factores ambientales a los que nos exponemos, el riesgo de presentar una enfermedad cardiovascular es más elevado que en otros individuos que no lo lleven escrito en sus genes.

El titular de la Jefatura de Prestaciones Médicas del IMSS en México Oriente indicó que para evitar la presencia de enfermedades cardiovasculares en las personas, existen una serie de medidas que se deben llevar a la práctica de manera permanente.

Por ejemplo, se debe hacer un cambio en el estilo de vida. Es necesario incorporar hábitos saludables y nuevas actividades a la rutina diaria.

Los efectos de la mala alimentación y de la inactividad física pueden manifestarse por aumentos de la tensión arterial, el azúcar y las grasas en la sangre, sobrepeso y obesidad.

Está demostrado que evitando el consumo de tabaco, reduciendo la ingesta de sal en la dieta, aumentando el consumo de frutas, verduras y hortalizas, realizando actividad física regular y evitando el consumo nocivo de alcohol y drogas ilícitas, se puede reducir el riesgo de una enfermedad cardiovascular.

También se reduce el riesgo, mediante la prevención o el tratamiento de otras enfermedades, como la hipertensión arterial, la diabetes mellitus y los niveles altos de grasas en sangre que incrementan la posibilidad de padecer enfermedades cardiovasculares.

A todo ello hay que añadir que la prevención de estas enfermedades debe implicar en su conjunto a toda la sociedad, promoviendo actitudes saludables desde edades tempranas.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario