lunes, 29 de mayo de 2017

Aumentan solicitudes de naturalización en EU y aceptan a más

El número de solicitudes de naturalización en los últimos 12 meses el año fiscal 2016 se tuvieron 971 mil solicitudes. Y no sólo es en el número de solicitudes, sino también en el número de naturalizaciones aceptadas.


CIUDAD DE MÉXICO.- El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) denunció que existe un incremento “sin precedentes” en el número de solicitudes de naturalización en los últimos 12 meses, ya que en el año fiscal 2016 se tuvieron 971 mil solicitudes, un número mayor comparado con el año anterior, cuando hubo 783 mil.

El incremento no sólo es en el número de solicitudes, sino también en el número de naturalizaciones aceptadas. De acuerdo con el USCIS, de las 971 mil solicitudes recibidas, 752 mil 800 recibieron su documento que los acredita como ciudadanos estadounidenses.

Esta cifra es mayor a la registrada en 2015, ya que de las 783 mil peticiones ese año, 730 mil 259 personas fueron aceptadas en el padrón de nuevos ciudadanos.

En esos dos años, los principales países de origen para la naturalización estaban en el siguiente orden: México, India, Filipinas, República Popular de China y Cuba.

“A pesar de las complicaciones y los retrasos en el procesamiento, el interés por la naturalización sigue siendo elevado. En 2016, casi 637 mil solicitudes estaban pendientes, en comparación con casi 389 mil en 2015”, señaló USCIS.

La dependencia explicó que uno de los principales requisitos para iniciar el proceso de ciudadanía (o naturalización) es la residencia le-gal permanente (la posesión de la Green Card), de por lo menos cinco años; además, ser capaz de hablar, leer, escribir y entender el idioma inglés.

Pese a la campaña de Donald Trump en 2016, la población extranjera con residencia en Estados Unidos se acercó más a la búsqueda de la ciudadanía. De hecho, a mediados de 2016, México impulsó una campaña para que los connacionales buscaran la doble nacionalidad.

En ese entonces, Paulo Carreño King, como subsecretario para América del Norte, destacó que la intención del gobierno mexicano era empoderar a los mexicanos que ya tenían muchos años viviendo en Estados Unidos, y que por razones como perder la nacionalidad mexicana, no se acercaban a los trámites de naturalización.