Directorio

Directorio

El Mexiquense hoy

miércoles, 15 de mayo de 2019

El desafío de AMLO a los escépticos



Víctor Piz


Hay varias preguntas sobre la decisión del gobierno de México de declarar desierta la licitación del administrador del proyecto para la construcción de la nueva refinería en Dos Bocas:

¿Dónde está el acta de fallo del proceso? ¿O el acta de apertura y recepción de propuestas?

¿Cuánto presupuesto pidió cada empresa participante? ¿Cuáles son sus plazos de construcción estimados?

Es información que hasta ahora no ha sido divulgada por el gobierno.

Pero como señaló Citibanamex, “el que (la licitación) se declarara desierta nos confirma que han sido equivocados los estimados de tiempo –3 años– y costo –hasta 8 mil millones de dólares– por parte del gobierno”.

Según sus estimaciones, para construir una refinería que produzca 400 mil barriles diarios procesando crudo pesado, se necesitan 8 años y una inversión de 12 mil millones de dólares.

En el diagnóstico coincide la calificadora Moody’s, cuyo escenario base supone un costo de entre 10 y 12 mil millones de dólares, además de que, con el tiempo, la obra “provocará un mayor consumo de recursos fiscales para el gobierno”.

La construcción de la refinería en Tabasco fue calificada por los economistas de Citibanamex como un “nuevo error” del gobierno.

El 18 de marzo se entregaron las invitaciones restringidas para participar en la licitación a los consorcios Bechtel-Techint y WorleyParsons-Jacobs, así como a las empresas Technip y KBR.

La semana pasada, la Secretaría de Energía informó que “tres empresas incumplieron con las bases solicitadas y la cuarta manifestó su declinación a participar en el proceso”.

Declarar desierta la licitación representa un duro revés para uno de los principales proyectos de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, junto con el Tren Maya y el aeropuerto en Santa Lucía.

Ahora la secretaria de Energía, Rocío Nahle, será la responsable del proyecto de construcción de la refinería, que iniciará el 2 de junio y –según AMLO– concluirá en mayo de 2022, con el costo de 8 mil millones de dólares.

La consultora Eurasia Group advirtió que “si bien es probable que la refinería no se complete, el proceso comenzará y el gasto adicional agregará presión a las finanzas de Pemex”.

Agencias calificadoras, como la propia Moody’s, han alertado de los efectos que podría tener en el perfil crediticio de la petrolera y en las finanzas públicas del país.

“Este desarrollo confirma que el presidente AMLO no se retirará de sus proyectos favoritos, lo que creará riesgos no sólo para Pemex, sino también para las cuentas fiscales del gobierno”, agregó Eurasia.

Como parte del ‘rescate del sector energético’, uno de los proyectos prioritarios del gobierno es rehabilitar las seis refinerías existentes y la construcción de una nueva, la de Dos Bocas, cuya capacidad de producción será de 340 mil barriles por día de crudo pesado obtenido en los campos mexicanos.

Pemex recibirá apoyos extraordinarios para la modernización de sus refinerías y se le reducirá su carga fiscal, lo que le permitirá liberar recursos para la exploración y producción de petróleo.

Si bien el objetivo del plan es restablecer la refinación, la pregunta es si con la nueva refinería y la rehabilitación de las existentes, “a mediados del sexenio se va a dejar de comprar gasolina en el extranjero y van a bajar los precios de los combustibles”, como prometió AMLO.

¿Insistirá en desafiar a los escépticos? ‘Me canso ganso’.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario