Directorio

Directorio

viernes, 11 de enero de 2019

En México uno de cada dos egresados trabaja en un empleo que no requiere educación superior: OCDE



CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Las habilidades que los estudiantes adquieren en la educación superior están desfasadas con las demandas del mercado laboral, lo que representa un obstáculo importante para la inclusión, la innovación y el crecimiento económico en México.

Así lo advirtió el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, durante la presentación del informe “La Educación Superior en México: Resultados y Relevancia para el Mercado Laboral”.
De acuerdo con el documento, la demanda de egresados por parte de empresas mexicanas es limitada debido a la falta de confianza de los empleadores en las habilidades de aquellos para desempeñar bien su trabajo, lo que genera frustración para ambos y evidencia los retos en la conexión del sistema de educación superior con el mercado laboral.

En la actualidad, precisó, casi uno de cada dos egresados trabaja en un empleo que no requiere educación superior, mientras que más de uno de cada cuatro trabaja en la economía informal.

“Aún queda mucho trabajo por delante para garantizar que el más de medio millón de egresados que ingresan en el mercado laboral cada año consiga empleos de calidad para poder desarrollarse profesionalmente y contribuir al máximo a una economía en constante evolución”, dijo Gurría.

Y detalló que el sector más desfavorecido en este campo es el de las jóvenes egresadas, pues, aunque sobrepasan en número a los egresados hombres, su tasa de empleo está 14 puntos por debajo, una de las brechas de empleo más altas de los 34 países de la OCDE.

En respuesta, el organismo presentó 12 recomendaciones clasificadas en tres áreas clave, a fin de proporcionar a los estudiantes habilidades relevantes para el mercado laboral, y en ello pueden colaborar eficazmente el gobierno y las instituciones de educación superior.

La primera de esas recomendaciones consiste en alinear el sistema de educación superior con el mercado laboral, a través de una estrategia nacional para agregar y alinear las iniciativas existentes en un marco de alto impacto.

De igual manera, fortalecer la calidad de la educación superior, y aumentar la vinculación entre instituciones de educación superior y empleadores, así como la diversidad de programas educativos.

La segunda busca apoyar a los estudiantes para que tengan éxito en la educación superior y el mercado laboral, haciendo de las innovaciones pedagógicas, prácticas habituales en todo el sistema, a fin de asegurar cualificaciones de alta calidad, competencias transversales y experiencia laboral relevante durante sus estudios.

Según la OCDE, este apoyo también requiere la creación y mejora de vías de acceso y transferencia a la educación superior, así como un mayor énfasis en el emprendimiento y el aprendizaje a lo largo de la vida.

Finalmente, el organismo internacional resaltó la importancia de la colaboración entre los sectores gubernamentales y del sistema de educación superior para la planificación y la elaboración de políticas basadas en evidencia.

“Una mayor coordinación, así como una mejor información sobre la oferta y los resultados de la educación superior, permitirá orientar mejor a los estudiantes en sus decisiones y contribuirá a garantizar una educación superior relevante y de alta calidad en todos los estados del país”, puntualizó.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario