Directorio

Directorio

sábado, 5 de enero de 2019

Continúa desabasto de gasolina en el Edoméx

Adigal pide a la ciudadanía hacer un uso racional del combustible y anuncia que está permitido racionar pero no condicionar la venta


El desabasto de combustible en el valle de Toluca no se debe a una acumulación del energético, ni tiene que ver con un alza de precios ni con ningún otro factor sorpresa, aseguró Jorge Luis Pedraza, presidente de la Asociación de Distribuidores de Gasolina y Lubricantes del Valle de Toluca, aunque reconoció que Pemex no ha dado los motivos exactos que generaron el desabasto.


Acompañado por Juan Felipe Chemor Sánchez, presidente de la Cámara de Comercio (Canaco) Toluca, anunció que están acudiendo a estaciones foráneas de Pemex -como la de Acapulco- para abastecerse, pues Tula empezó a tener conflicto luego del cierre de la de Toluca, lo que implica un incremento de hasta 20 por ciento en el costo del combustible, el cual están absorbiendo los distribuidores y no lo van a repercutir en el precio al consumidor.

Solo la mitad de gasolineras fueron surtidas en el valle de Toluca
Dieron a conocer que la situación se está complicando, pues de las 193 estaciones ubicadas en los 14 municipios que conforman el Valle de Toluca, 95 no tienen gasolina Magna, 120 no cuentan Premium y 17 no disponen de Diesel.

Por ello, acudieron a los tres niveles de gobierno para alcanzar una solución y aunque no se les dio un tiempo estimado, las autoridades de Pemex sí se comprometieron a tratar alcanzar una solución lo antes posible, pues el desabasto no sólo afecta al Estado de México, sino se ha extendido a entidades cercanas como Michoacán, Querétaro y Guanajuato,


Hicieron un llamado a la población hacer un consumo responsable de combustible y no cargar en una sola vez más de lo que consumen en una semana, cuyo cálculo es de 20 litros o 400 pesos por familia; además de evitar almacenar gasolina o diesel en sus domicilios, pues ello representa un riesgo para la salud y un peligro de protección civil.

Sin embargo, la preocupación es que concluye el periodo vacacional y se inicia el regreso a la ciudad, se gestionó el abastecimiento de combustible procedente de Acapulco a las zonas turísticas como Valle de Bravo e Ixtapan de la Sal, mientras que la zona norte del Estado de México se surtirá con la dotación de Tula.

Aseguraron que el problema tiene su razón de ser en un problema de logística, no de acaparamiento ni de incremento de precios, incluso los distribuidores registran pérdidas de hasta 50 mil pesos por cada día que mantienen cerradas sus instalaciones, pues al precio de venta se suma el pago de salarios, prestaciones, impuestos y servicios, lo que afecta sus utilidades.

Actualmente existen estaciones que no dan servicio por falta de combustible, pero el personal no ha sido despedido, pues está pendiente de la llegada de las pipas; además se han visto en la necesidad de contratar personal de seguridad privada para resguardar las instalaciones cuando las pipas descargan el combustible para evitar actos vandálicos o robos, lo que incrementa los gastos de operación.

Destacaron que Profeco emitió un ordenamiento donde por la situación de desabasato las estaciones pueden racionalizar la venta para que alcancen más consumidores a surtirse, pero no pueden condicionar la venta bajo ningún concepto, por ejemplo, a sus clientes frecuentes.

El origen del problema

El 31 de diciembre se registró un desabasto intermitente en el suministro para el Valle de Toluca, debido que la Terminal Toluca de Pemex atiende a las estaciones en un radio de 80 kilómetros que se atiende con las pipas de color blanco y otra forma de abatecerse es a través de flete o de pipas propias de cada estación.

Después del día feriado, el 2 de enero, se registró un desabasto total de suministro a la zona y al acudir a Pemex no se dio ninguna explicación, pero sí alternativas para remediar la situación, lo cual se tradujo en la autorización para que las pipas que se abastecían en la Terminal Toluca lo hagan en la de Tula, Hidalgo.

Sin embargo, el proceso es muy lento, pues en Tula se está suministrando combustible a toda la región del Bajío, Guadalajara, Querétaro, Michoacán y el Valle de Toluca -la cual incluye tanto la carga local como la foránea que se asignó a Tula hace más de seis meses-, con lo cual empieza a regularizarse la situación, pero consideraron irresponsable poner una fecha para la normalización del abasto, pues no se tiene una fecha de Pemex.

Derivado de ello, la petrolera informó este sábado a Adigal la autorización para que las estaciones puedan abastecerse con sus propias pipas en estaciones alternas como Acapulco -donde está asignada la carga de foránea- con las implicaciones que representa el costo del flete.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario