domingo, 6 de agosto de 2017

Don Rafa, el eje de los periódicos MEXIQUENSE


Don Rafael Flores Miramontes, fue el responsable del taller de impresión y hoy se nos adelantó
Descanse en Paz.



Por Juan Manuel Padrón Lara.

Quince o más son los años que Don Rafa; como le llamamos quienes lo tratamos; son los que laboró en MEXIQUENSE.
Fue siempre el jefe de impresión, y el jefe porque desde su área dependía que nuestros periódicos de circulación diaria salieran a la luz pública y nunca falló.

Un amigo me lo recomendó y así fue como conocí a Don Rafael Flores Miramontes, que a la postre se convertiría en el pilar indiscutible de esta empresa
Como referente, solo me expresó que había laborado en MARINELA,
Lo recibí y sin hacer ningún tipo de investigación, presentí que era un buen elemento con deseos de avanzar en su vida personal a sus cincuenta años de edad
Le dije quédese a trabajar en lo que usted me pueda ayudar y como era obvio en primera instancia en actividades manuales.
Los “gallos” del área de acabado, no les hizo gracia, y casi de inmediato, lo rechazaron, argumentando injustamente, que no servía para esa actividad.
Don Rafa, se mostró inicialmente muy serio e inclusive retraído…
Pero la intuición no me fallo, Don Rafa, el rechazado, se convirtió en el ayudante estrella, del maestro prensita de esa época, un señor ya mayor de edad, bastante cansado, que en él, descansaba, muchos aspectos de la operatividad de la máquina.
Lo cierto, es que a los pocos días, hubo la necesidad de hacer una impresión extraordinaria y don Rafa, presto me dijo, yo lo hago.
Me sorprendió, pero confié en él, y de ahí en adelante nació un nuevo prensista armado de la noche a la mañana, solo avalado de su interés de progresar.
Ese momento fue la punta de lanza, para que aquel señor cincuentón que había sido rechazado, por los viejos zorros de acabado, se convirtiera en el jefe, el maestro, que hasta hace algunos meses antes de que enfermera, fuera el pilar, la base de esta empresa periodística.
Rafael Flores Miramontes, el hombre un tanto retraído que había llegado, se convirtió en el hombre alegre, que se gustaba bailar, cantar y jugar bromas
No era, asiduo a la copa, pero en una ocasión, visito las instalaciones de MEXIQUENSE el doctor Eruviel Ávila Villegas y entre ambos cruzaron algunos brindis.
Lamentablemente, las enfermedades lo empezaron a aquejar y minar su salud y este sábado por la noche falleció.
Rafael Flores Miramontes, es el personaje de los periódicos MEXIQUENSE, que quizá no se veía físicamente, pero que tenemos que reconocer, que su trabajo, fue parte importante para el crecimiento de esta casa editorial
Hoy le damos las páginas titulares, con un referente no agradable, pero finalmente Rafael Flores Miramontes es y seguirá siendo nuestro jefe, nuestro maestro, nuestro gran amigo
Descanse en paz
Don Rafa.