Directorio

Directorio

lunes, 30 de mayo de 2016

Tecnologías ayudan a tener bajo control a los hijos




Probablemente los padres no tienen los recursos de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), pero cuando se trata de vigilar a los hijos resulta fácil hacerlo gracias a los teléfonos móviles y a las nuevas tecnologías.
En la actualidad hay una floreciente oferta de aparatos y aplicaciones para que los papás más preocupados por la seguridad o disciplina de sus hijos sigan de cerca todos sus pasos.
Entre el sinnúmero de originales aparatos están las llaves magnéticas, relojes localizadores, pulseras de estado de ánimo para los bebés, o incluso camas “inteligentes” capaces de indicar cuando los niños siguen despiertos.
Más que teléfonos inteligentes
La buena noticia para los padres es que la mayoría de estos dispositivos están integrados a los teléfonos inteligentes, de los que los adolescentes no se separan.
“Los padres quieren mantener el control de la situación, es una manera para ellos de sentirse tranquilos“, explica Sameer Hinduja, profesor de criminología y codirector del Centro de Investigación Estadounidense sobre el Acoso Cibernético.
Agrega que para los padres más inquietos, hay herramientas invasivas, como las aplicaciones instaladas sin que el dueño del teléfono se entere. Permiten acceder a fotos, mensajes o historial de búsquedas por internet.

En algunos casos, los progenitores pueden incluso delimitar un perímetro y recibir alertas cada vez que sus hijos se salen de él.

¿Piratear su privacidad?
El uso de estas herramientas para mantener en control a los hijos equivale a‘piratear’ su vida. No hay aparato que restaure la confianza con los niños, ni un programa para hacernos mejores padres, advierte Hinduja.
Robert Lowery, del Centro Nacional Estadounidense para Niños Desaparecidos o Maltratados (NCME), sugiere:
En lugar de utilizar estas nuevas tecnologías, que a menudo parten de buenas intenciones, los padres podrían enseñar a sus hijos a tener sentido común y a hacer frente a situaciones peligrosas”.
Las nuevas tecnologías no impedirán algún daño o perjuicio contra los hijos, lo mejor es cultivar en ellos el sentido de seguridad y acción.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario