Directorio

Directorio

El Mexiquense hoy

sábado, 31 de octubre de 2015

PELEAN ESPOSOS A CUCHILLADAS ELLA MUERE EL ESTA GRAVE





ECA­TE­PEC, Méx., 30 de oc­tu­bre.- La dis­cu­sión que man­te­nía un ma­tri­mo­nio en el in­te­rior de su do­mi­ci­lio, por pro­ble­mas ne­ta­men­te con­yu­ga­les, ter­mi­nó en tra­ge­dia, cuan­do los es­po­sos ce­ga­dos por la ira to­ma­ron fi­lo­sos cu­chi­llos y pa­ra ter­mi­nar con sus di­fe­ren­cias se ata­ca­ron mu­tua­men­te a pu­ña­la­das, lo que pro­vo­có que la mu­jer mu­rie­ra con va­rias he­ri­das pun­zo­cor­tan­tes en di­fe­ren­tes par­tes de su cuer­po, en tan­to que el es­po­so re­sul­tó gra­ve­men­te le­sio­na­do y se de­ba­te en­tre la vi­da y la muer­te en un hos­pi­tal de la zo­na.

El la­men­ta­ble con­flic­to con­yu­gal que cos­tó la vi­da de quien fue iden­ti­fi­ca­da co­mo Ali­cia Adria­na Es­ca­lo­na Que­za­da, de 40 años de edad y que tie­ne al bor­de de la muer­te a su es­po­so, Fe­li­pe Ga­lia­no Co­ba, de 42, se re­gis­tró mi­nu­tos des­pués de las 17:00 ho­ras de hoy vier­nes, en el in­te­rior de su do­mi­ci­lio, ubi­ca­do so­bre la ca­lle Va­lle de Pa­pan­tla, man­za­na 49, lo­te D, en el Frac­cio­na­mien­to Fuen­tes de Ara­gón, en es­te mu­ni­ci­pio.

Fa­mi­lia­res de los es­po­sos que no da­ban cré­di­to a lo su­ce­di­do, in­for­ma­ron a la po­li­cía que és­tos ca­si des­de el mis­mo mo­men­to en que se ca­sa­ron siem­pre tu­vie­ron di­fi­cul­ta­des y cons­tan­te­men­te pe­lea­ban, ya sea por pro­ble­mas de ce­los o de su­pues­tas in­fi­de­li­da­des o por­que el di­ne­ro no era su­fi­cien­te.

Es­ta tar­de, di­je­ron, es­cu­cha­ron que Ali­cia y su ma­ri­do te­nían una nue­va dis­cu­sión den­tro de su ca­sa; sin em­bar­go, co­mo ya es­ta­ban acos­tum­bra­dos a ello no le to­ma­ron ma­yor im­por­tan­cia y de­ja­ron, co­mo re­gu­lar­men­te su­ce­día, que pe­lea­ran has­ta que se can­sa­ran, pues lue­go con­ti­nua­ban con su vi­da nor­mal co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do.

Sin em­bar­go, aña­die­ron, en es­ta oca­sión a di­fe­ren­cia de otros plei­tos, se per­ca­ta­ron que los es­po­sos gri­ta­ban más de la cuen­ta y que den­tro de la ca­sa se es­ta­ba re­gis­tran­do un ver­da­de­ro he­cho de vio­len­cia que re­ba­sa­ba to­do lí­mi­te, por lo que de­ci­die­ron en­trar a la ca­sa pa­ra po­ner paz.

Al es­tar den­tro de la ca­sa, aña­die­ron, gran­de fue su sor­pre­sa cuan­do des­cu­brie­ron que los es­po­sos ya no so­la­men­te ha­bían dis­cu­ti­do si­no que in­creí­ble­men­te se ata­ca­ron mu­tua­men­te con fi­lo­sos cu­chi­llos y que am­bos es­ta­ban gra­ve­men­te le­sio­na­dos con he­ri­das pun­zo­cor­tan­tes en di­fe­ren­tes par­tes de su cuer­po.

An­te la gra­ve­dad del ca­so y de­bi­do a que am­bos es­ta­ban muy gra­ves, di­je­ron los sor­pren­di­dos e in­cré­du­los fa­mi­lia­res, de in­me­dia­to pi­die­ron el au­xi­lio de una am­bu­lan­cia pa­ra que re­ci­bie­ran aten­ción mé­di­ca de ur­gen­cia; sin em­bar­go, de­sa­for­tu­na­da­men­te cuan­do los tri­pu­lan­tes de la Uni­dad 03 del SUEM lle­ga­ron y tra­ta­ron de brin­dar­les los pri­me­ros au­xi­lios, de­ter­mi­na­ron que la mu­jer ya es­ta­ba muer­ta.

El es­po­so aún es­ta­ba vi­vo, pe­ro co­mo su es­ta­do de sa­lud era su­ma­men­te gra­ve, los pa­ra­mé­di­cos lo tras­la­da­ron de emer­gen­cia a un hos­pi­tal de la zo­na pa­ra que re­ci­bie­ra la aten­ción mé­di­ca ne­ce­sa­ria.

Al te­ner co­no­ci­mien­to de los he­chos, mien­tras que ele­men­tos de la CESC acor­do­na­ban la zo­na, el agen­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co se pre­sen­tó en la ca­sa, don­de una vez que prac­ti­có las pri­me­ras ins­pec­cio­nes ocu­la­res, in­for­mó que la mu­jer que­dó en la sa­la y que pre­sen­ta­ba múl­ti­ples he­ri­das por ar­ma pun­zo­cor­tan­te en va­rias par­tes de su cuer­po, prin­ci­pal­men­te en el es­tó­ma­go y en el tó­rax.

Con­clui­das las di­li­gen­cias mi­nis­te­ria­les y una vez que or­de­nó el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver, el MP dio ini­cio a la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción co­rres­pon­dien­te por los de­li­tos de ho­mi­ci­dio, le­sio­nes y lo que re­sul­te con­tra quien sea res­pon­sa­ble.

En tan­to, po­li­cías mu­ni­ci­pa­les man­tie­nen ba­jo cus­to­dia al es­po­so de la aho­ra oc­ci­sa y só­lo es­pe­ran a que se re­cu­pe­re y sea da­do de al­ta pa­ra de­te­ner­lo y po­ner­lo a dis­po­si­ción del mi­nis­te­rio pú­bli­co, a fin de que res­pon­da por los he­chos.


No hay comentarios. :

Publicar un comentario