Directorio

Directorio

miércoles, 29 de mayo de 2013

TEMA LIBRE

Por I. León Montesinos

Denuncias anónimas contra el crimen

Aquí planteamos dicha estrategia

CNDH, un elefante blanco de 23 años


Ecatepec, México.- Antes de aplaudir la estrategia implementada por las autoridades policiales en contra del creciente delito de las extorsiones a comerciantes, mejor ubicadas como “cobros de piso”, quisiera retomar algo de lo que aquí en TEMA LIBRE, expuso este columnista el pasado mes de febrero. Transcribo textual lo entonces escrito:

“Preocupante y lamentable que un día sí y otro también, el dudoso desempeñó de los malos elementos policiales en Ecatepec nutran de información a los medios; algo no está funcionando y urge una verdadera depuración a fondo pero también una redefinición de la estrategia a seguir, porque la autodefensa ciudadana va en aumento ante la carencia de resultados en contra de la delincuencia.

El caso del doctor Román Eduardo Gómez Gavidia, vecino de Fuentes de Aragón que en un acto heroico y en defensa de su libertad y su vida, dio muerte a dos de sus agresores, es emblemático de la desesperación y hartazgo de la sociedad ecatepequense. Como de manera exacta lo publicó El Mexiquense, el galeno fue víctima de un intento de extorsión y secuestro por parte de los maleantes a los que logró desarmar antes de que consumaran su delito.

Aquí, en TEMA LIBRE, nos atrevimos a sugerirle al Director de Seguridad Ciudadana y Vial de Ecatepec, comandante Carlos Floro Ortega Carpinteyro, la necesidad de implementar dentro de la estrategia de lucha contra la delincuencia un sistema de inteligencia y denuncia ciudadana que permitan atacar de raíz problemas precisamente como las extorsiones, que se han convertido en uno de los negocios más rentables del crimen organizado en nuestro municipio.

En lo personal, y me duele aceptarlo como ciudadano, no estoy a favor de las campañas de desarme a la ciudadanía porque muchos padres de familia adquieren una arma para la defensa de su hogar y de sus negocios pues saben perfectamente que los cuerpos de seguridad fueron desde hace años, rebasados por los delincuentes. No hay quién los defienda en el momento oportuno porque cuando se atreven a poner una denuncia de manera preventiva ante las instancias correspondientes, simplemente no pasa nada o se exponen a ser evidenciados ante los delincuentes por los malos elementos que trabajan al servicio de las mafias o células de los cárteles, como La Familia Michoacana. Lo que en el lenguaje de los pillos se conoce como “poner el dedo”.

Le pregunto a los mandos policiales y ministeriales si casos como el del doctor Román Eduardo Gómez no podrían evitarse si se atendiera a la gente cuando se atreve a denunciar que son víctimas de chantajes o extorsiones. ¿Por qué entonces no implementar una verdadera depuración de los cuerpos de seguridad para inspirar a la ciudadanía la confianza necesaria que le permita hacer de la denuncia una verdadera cultura de prevención y autoprotección?

La capacidad de respuesta y solidaridad mostrada por los habitantes de Fuentes de Aragón para con su vecino agredido, es digna de encomio y no debe pasar desapercibida por las autoridades, pues demuestra que la gente está dispuesta a cooperar para promover su autodefensa vecinal. El bloqueo que por horas mantuvieron en la Avenida Central exigiendo la liberación del médico que se salvó de ingresar a la voluminosa lista de víctimas del delito, fue por demás justificado porque creo sinceramente que no hay un sólo habitante de Ecatepec que no haya sido presa de la delincuencia en cualesquiera de sus modalidades.

Es claro que si las bandas de maleantes continúan operando a plena luz del día es porque no han sido golpeadas de manera frontal por los mandos policiales y de seguridad; por ello, hemos insistido en que no se trata únicamente de realizar operativos, porque los mismos sólo propician el efecto “cucaracha” y los delincuentes dejan de operar en las zonas donde saben pueden ser aprehendidos para pasarse a otras. Lo que se requiere es desarticularlas y para eso se necesitan más recursos pero también buenos policías y mejores estrategias”. Hasta aquí lo entonces planteado.

Ahora sí, el lector de Mexiquense podrá entender por qué desde este espacio celebramos la operación arrancada en todo el municipio, con la Secretaría de Seguridad Ciudadana a la cabeza, con el fin, precisamente, de empezar a promover entre la ciudadanía la cultura de la denuncia contra las extorsiones, de manera anónima.

Decenas de mantas ya cuelgan por los distintos puntos de Ecatepec invitando a la gente a denunciar a aquellos maleantes que a través de la violencia, la amenaza a sus familias y hasta la consumación de homicidios en contra de sus seres queridos, tratan de que sean las personas de trabajo que a diario salen a ganarse el pan con la venta honesta de sus productos o a través de sus pequeños negocios, las que financien su negocio del crimen.

Tan sólo dos observaciones quisiera remarcar: ya tenemos el sistema de denuncia ciudadana en marcha para que la sociedad coopere con las autoridades a detectar los focos rojos en el municipio donde operan estas bandas y se cometen extorsiones, espero que no se olviden nuestros mandos policiales de atender otros dos aspectos que deben apuntalar la lucha contra el crimen organizado: la depuración de los malos elementos, esos que siguen aliados con los delincuentes y lo mismo les dan los pitazos que les brindan protección; y, ahora la aplicación de un sistema de inteligencia que vaya minando a las mafias desde dentro su estructura económica que les permite su poder de operación y corrupción.

El primer paso ya se ha dado para bien de Ecatepec, esperemos que la estrategia no quede trunca y se completen las siguientes etapas para bien de todos. Hagamos de la cultura de la denuncia la mejor arma de la sociedad contra los maleantes.

CNDH, ELEFANTE BLANCO QUE CUMPLIRÁ 23 AÑOS.- Desde que un seis de junio de 1990 el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari la puso en marcha como parte de los requisitos solicitados para la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC), la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), ha servido para dos cosas: para gastarse los recursos públicos e inflar una voluminosa nómina burocrática que a la fecha nos cuesta a los mexicanos más de mil 300 millones de pesos al año.

Desde que tomó posesión como su primer titular, Jorge Carpizo Mc Gregor, el organismo siempre ha estado al servicio de los gobiernos en turno y va siendo hora de que los mexicanos pidamos cuenta de los miles y miles de millones de pesos invertidos que sólo han dado por resultado en todos estos años, unos cuantos cientos de recomendaciones a las que ningún gobierno les ha hecho caso alguno.

Hay actualmente en el país, según las propias cifras oficiales, más de 30 mil desaparecidos pero curiosamente la CNDH, a la que acudieron repetidas veces los familiares de las víctimas, nada operó para, al menos, hacer del conocimiento público el grave problema social que se estaba gestando en el sexenio de Felipe Calderón. Con su silencio, fueron cómplices el ex ombudsman nacional, José Luis Soberanes --quien permaneció diez años en el cargo--, y su actual titular, Raúl Plascencia, que también se convirtió de paso en tapadera de los excesos cometidos en contra de la población civil por las fuerzas castrenses.

En México, y hay que aceptarlo falta mucho para alcanzar una verdadera cultura de los derechos humanos, pero también una verdadera autonomía y equilibrio que permita enjuiciar a los hombres del poder cuando cometen excesos en contra de la gente; uno de los últimos balances realizados a la labor de la Comisión, estableció que de noviembre del 2009 –año y mes en que tomó posesión Plascencia--, a abril de 2011, el organismo recibió 24 mil 566 quejas, aunque sólo 140 derivaron en recomendaciones a las autoridades, pero…ninguna tuvo una repercusión hacia los infractores.

En los hechos de nada sirvieron las modificaciones constitucionales que han buscado otorgarle mayor autonomía presupuestaria y de gestión, como la hecha por el Congreso en 1999, lo mismo que el elevar los derechos humanos a rango constitucional a la par de las garantías individuales como sucedió con las reformas legislativas aprobadas en junio del 2011 donde tales derechos fueron insertados en el artículo primero de la Constitución.

Ha llegado el momento que la sociedad civil cuestione seriamente la estructura interna del funcionamiento del organismo que debería garantizar, con su altísimo costo, resultados concretos al país entero, para que sean precisamente representantes de la sociedad los que tengan acceso a los criterios y exigencias hacia las autoridades en el cumplimiento de las recomendaciones y el respeto a los derechos de la gente, sobre todo ahora que constitucionalmente hay una clara vinculación que obliga a los gobernantes a respetar los derechos humanos.

Organismos internacionales como Amnistía Internacional y Human Right, han criticado la falta de eficacia de la CNDH a la que califican como el órgano de “defensores” más grande y costoso de América Latina, incluso con muchos más recursos que la propia Corte Interamericana de los Derechos Humanos, cuya sede se encuentra en San José de Costa Rica, o la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, radicada en Washington.

Es tiempo además de hacer una radiografía a fondo a éste elefante blanco que el próximo 6 de junio cumplirá 23 años de no mover ni una sola de sus pesadas patas a favor de la auténtica defensa de los derechos humanos de los mexicanos.

Agradecemos sus comentarios a nuestro correo: garrasleo6@yahoo.com.mx

No hay comentarios. :

Publicar un comentario