jueves, 6 de abril de 2017

Piden especialistas compromiso de todos los sectores y construcción de instrumentos contra la corrupción.


Triunfar en la lucha contra la corrupción e impunidad solo será posible a través del compromiso de los tres poderes del estado, la administración pública y ciudadanía, señaló Mauricio Valdés Rodríguez, presidente del Instituto de Administración Pública del Estado de México, durante la realización del Foro Retos del Estado de México 2017-2023, dedicado a la revisión de esos fenómenos.

Valdés Rodríguez, quien también se desempeñó como comisario de la Contraloría General de la Federación ante el extinto Departamento del Distrito Federal, remarcó la necesidad de proteger a la administración estatal y municipal en contra de la corrupción y la ineficiencia. Para ello, propuso una profunda e inmediata revisión de áreas y procedimientos, para identificar los puntos más sensibles a la corrupción.

También pidió hacer del Sistema Educativo el mejor aliado contra la corrupción, a través de lograr que prevalezcan los valores universales; concretar, consolidar y mejorar de manera continua, el Sistema Estatal Anticorrupción y ampliar sus capacidades; establecer perfiles obligatorios (profesionales y éticos), certificación de competencias y revisión transparente de cumplimiento fiscal, como requisitos indispensables para ocupar cualquier cargo en el gobierno y la administración pública, de Estado y municipios. Así como establecer procedimientos obligatorios para el reclutamiento y la selección de los colaboradores directos del titular del Poder Ejecutivo.

Por último, habló de los retos que significa el impulsar e institucionalizar la participación ciudadana en la lucha contra la corrupción, ineficiencia e impunidad; pidió hacer corresponsables a los partidos políticos y a todas las organizaciones civiles reconocidas; y revisar y depurar la normatividad vigente, para consolidar los avances y someter los datos públicos a una exhaustiva revisión con participación ciudadana.

El encuentro fue coordinado por Samuel Espejel Díaz, ex presidente del IAPEM. Entre otros, contó con la participación del investigador Oscar Diego Bautista; Victorino Barios Dávalos, Contralor del Poder Legislativo del Estado de México; Miguel Ángel Pérez Lugo, Contralor del ISSEMyM; e integrantes del Comité Consultivo del IAPEM.

Oscar Diego Bautista consideró que la corrupción se encuentra en todos los sectores y que se ha convertido en un problema global. Sostuvo que para superarla, se deben establecer los objetivos deseados, elegir una estrategia para enfrentarla y prevenirla mediante la ética pública. Señaló la necesidad de preparar una serie de herramientas indispensables como un Consejo Ético, Ley de Ética Pública, Oficina de Ética, Agentes de Ética Pública y Tribunales Éticos. Para, finalmente, implementar el modelo como política pública que institucionalice la ética, genere una nueva cultura entre los servidores públicos y además sea susceptible de control y evaluación.

Al hacer uso de la palabra, Victorino Barrios, remarcó el reto de la transparencia como antídoto para la corrupción. Entre los puntos a atender señaló la identificación de prestanombres, eliminar el secreto bancario, reducir el tiempo de entrega de los documentos bancarios y la actualización de la información del fisco y la creación de un Padrón Nacional de Sancionados. También estableció la necesidad de agilizar el cobro de créditos fiscales, procesos adquisitivos publicables y el uso de usuarios simulados en donde haya mayor incidencia en la corrupción.