Directorio

Directorio

jueves, 17 de diciembre de 2015

MATO A SU HIJO




CHI­MAL­HUA­CÁN, Méx., 16 de di­ciem­bre.- Ele­men­tos de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal de es­ta lo­ca­li­dad y de la CESC de­tu­vie­ron a un su­je­to de 37 años de edad, des­pués de que se des­cu­brió que só­lo por­que se ne­ga­ba a co­mer le qui­tó la vi­da a gol­pes a su pe­que­ño hi­jas­tro de 6 años y lue­go pa­ra eva­dir la ac­ción de la jus­ti­cia, en com­pli­ci­dad con la ma­dre del me­nor que tam­bién fue cap­tu­ra­da, se­pul­ta­ron clan­des­ti­na­men­te el cuer­po en el pa­tio de una ca­sa que ren­ta­ban.

Pa­ra evi­tar que la po­li­cía los des­cu­brie­ra y tu­vie­ran el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra es­ca­par, des­pués de que con­su­ma­ron su in­fa­me ac­ción, los de­te­ni­dos que di­je­ron lla­mar­se, Juan Pa­blo "N", de 37 años de edad y la ma­dre del me­nor, Ye­se­nia Ana­hí "N", de 27, de in­me­dia­to se en­tre­vis­ta­ron con su ca­se­ro, el se­ñor Par­do­mia­no "N", de 75 años, pa­ra in­for­mar­le que iban a de­so­cu­par un in­mue­ble que les ren­ta­ba, ubi­ca­do so­bre la ca­lle Aman­qui, en el Ba­rrio de La­bra­do­res, pues se­gún ellos, ha­bían en­con­tra­do una ca­sa me­jor.

Sin em­bar­go, co­mo al ca­se­ro se le hi­zo un tan­to ex­tra­ño la ac­ti­tud de sus in­qui­li­nos, pues a pe­nas te­nían al­gu­nos me­ses que ha­bían ha­bi­ta­do el in­mue­ble, ade­más de que los no­tó un tan­to ner­vio­sos, lle­va­do por un mal pre­sen­ti­mien­to, es­ta ma­ña­na apro­ve­chan­do que no se en­con­tra­ban den­tro de la ca­sa, lle­gó pa­ra rea­li­zar una re­vi­sión y che­car que to­do se en­con­tra­ra en or­den. De en­tra­da, al in­gre­sar al in­mue­ble per­ci­bió un fuer­te olor fé­ti­do, ade­más de que en el pa­tio ob­ser­vó tie­rra re­mo­vi­da y un pe­da­zo de con­cre­to que no es­ta­ba.

An­te tal si­tua­ción, el sep­tua­ge­na­rio al con­si­de­rar que al­go es­ta­ba mal de in­me­dia­to pi­dió la in­ter­ven­ción de la po­li­cía, por lo que mi­nu­tos más tar­de se pre­sen­ta­ron en el in­mue­ble ele­men­tos de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal y de la CESC, quie­nes al con­fir­mar que den­tro de la ca­sa se per­ci­bía un fuer­te olor fé­ti­do y que en el pa­tio ha­bía un mon­tón de tie­rra re­mo­vi­da, es­pe­ra­ron a que la pa­re­ja lle­ga­ra pa­ra cues­tio­nar­la, pues exis­tía la sos­pe­cha de que en el pa­tio po­día es­tar se­pul­ta­do el ca­dá­ver de una per­so­na.

Pos­te­rior­men­te, cuan­do la pa­re­ja en­tró a la ca­sa, gran­de fue su sor­pre­sa cuan­do des­cu­brie­ron que ha­bía gran can­ti­dad de po­li­cías que es­pe­ra­ban im­pa­cien­te­men­te su lle­ga­da.

Más tar­de, cuan­do los uni­for­ma­dos in­te­rro­ga­ron al con­cu­bi­no de la mu­jer, és­te se mos­tró su­ma­men­te ner­vio­so, al prin­ci­pio ase­gu­ró que des­co­no­cía to­do, que no sa­bía por­que del olor fé­ti­do y de la tie­rra re­mo­vi­da en el pa­tio; sin em­bar­go, con­for­me avan­za­ron los cues­tio­na­mien­tos ca­yó en cons­tan­tes con­tra­dic­cio­nes, al igual que su con­cu­bi­na, has­ta que fi­nal­men­te ter­mi­nó por con­fe­sar que en el pa­tio de la ca­sa ha­bía se­pul­ta­do el ca­dá­ver de su hi­jas­tro de 6 años de edad, a quien, se­gún di­jo, pri­vó de la vi­da a gol­pes, de­bi­do a que no que­ría co­mer.

Se­ña­ló que los he­chos se re­gis­tra­ron el pa­sa­do lu­nes 14 de di­ciem­bre, den­tro de la mis­ma ca­sa y di­jo que des­pués de que se dio cuen­ta que a con­se­cuen­cia de los gol­pes su hi­jas­tro ha­bía muer­to, por co­mún acuer­do con su con­cu­bi­na, ma­dre del me­nor, de­ci­die­ron se­pul­tar clan­des­ti­na­men­te el cuer­po en el pa­tio de la ca­sa y des­pués en­tre­gar el in­mue­ble pa­ra dar­se a la fu­ga y, con ello, eva­dir la ac­ción de la jus­ti­cia.

An­te tal con­fe­sión, po­li­cías mu­ni­ci­pa­les y ele­men­tos de la CECS de­tu­vie­ron a la pa­re­ja, acor­do­na­ron to­da la zo­na y pi­die­ron la in­ter­ven­ción del mi­nis­te­rio pú­bli­co y de los pe­ri­tos del cen­tro de jus­ti­cia lo­cal pa­ra que die­ra fe de los he­chos y or­de­na­ra la ex­hu­ma­ción del ca­dá­ver.

Pos­te­rior­men­te, cuan­do ele­men­tos del H. Cuer­po de Bom­be­ros co­men­za­ron a ex­ca­var en la zo­na don­de pre­sun­ta­men­te es­ta­ba el cuer­po del me­nor, con­fir­ma­ron que ca­si a mi­tad de pa­tio, a un me­tro de pro­fun­di­dad apro­xi­ma­da­men­te, se en­con­tra­ba se­pul­ta­do clan­des­ti­na­men­te y en­vuel­to en una sá­ba­na el ca­dá­ver del pe­que­ño.

Por tal mo­ti­vo, la pa­re­ja que­dó for­mal­men­te de­te­ni­da y fue tras­la­da­da a las ins­ta­la­cio­nes del cen­tro de jus­ti­cia lo­cal, don­de que­dó a dis­po­si­ción del mi­nis­te­rio pú­bli­co, quien por es­tos he­chos dio ini­cio a la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción co­rres­pon­dien­te y en las pró­xi­mas ho­ras los con­sig­na­ra al pe­nal del Mo­li­no de las Flo­res, en el mu­ni­ci­pio de Tex­co­co, a fin de que sea un juez de Con­trol y Jui­cios Ora­les, quien con ba­se en los ele­men­tos de prue­ba que apor­te el mis­mo MP, de­ter­mi­ne su si­tua­ción ju­rí­di­ca por su pre­sun­ta res­pon­sa­bi­li­dad en el ase­si­na­to del me­nor.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario