Directorio

Directorio

El Mexiquense hoy

sábado, 21 de febrero de 2015

Exhiben baja calidad en la alta especialidad

México.- Incumplimiento de metas, falta de certificación y de controles por parte de la autoridad federal, descuido en las prioridades y una ínfima cobertura frente a la demanda existente, caracterizan a los servicios de atención médica de alta especialidad, según se desprende de los señalamientos hechos por la Auditoría Superior de la Federación (ASF)en la Cuenta Pública de 2013.

El principal objetivo de estas entidades públicas es ofrecer intervenciones a pacientes de escasos recursos que no pueden ser resueltas por la medicina familiar.

En el interior del país, del total de pacientes que solicitaron atención, sólo fue aceptado en preconsulta 3.1%, una cifra 93.7 % menor al que se observa en la capital del país, donde son recibidos cerca de la mitad de enfermos que requieren intervención especial.

Además de hacer señalamientos concretos sobre las deficiencias observadas en los institutos nacionales de salud pública tanto regionales como los del Distrito Federal, la ASF plantea consideraciones generales que evidencian un relajamiento en el sector y en los responsables del mismo a nivel central.

Destaca el reporte que en 2013, la Secretaría de Salud careció de la información socio-demográfica, epidemiológica, geográfica y de la infraestructura en salud, con la cual se establecieron las necesidades de infraestructura hospitalaria de alta especialidad en las 18 Redes de Servicios de Atención a la Salud definidas en el Plan Maestro de Infraestructura Física.

Del millón 130 mil personas atendidas en ese año, los hospitales regionales cubrieron 6.7% (90 mil 399 personas), sin que ninguno contara con la certificación de calidad como establecimiento de atención médica emitida por el Consejo de Salubridad General, aval que garantiza la calidad de los servicios de atención médica y la seguridad que se brinda a los pacientes

En el Distrito Federal operan 12 institutos, seis hospitales y ocho centros nacionales, mientras que en Guanajuato, Chiapas, Yucatán, Oaxaca, Estado de México y Tamaulipas hay seis hospitales regionales.

Pese a la escasez de recursos, de las nueve investigaciones a cargo de los especialistas con plaza autorizada de investigador en ciencias médicas, sólo cuatro se enfocaron en las principales enfermedades motivo de consulta y hospitalización.

“Los seis HRAE no acreditaron contar con políticas en materia de investigación científica, ni la aprobación de sus líneas de investigación con base en un estudio previo de necesidades”, se destaca.

Tampoco la Secretaría de Salud dispuso de políticas en materia de investigación en salud para contribuir a la solución de los problemas prioritarios de salud del país, se puntualiza en el reporte del auditor entregado a los diputados el pasado miércoles.

De la formación de recursos humanos ni la secretaría federal ni los hospitales dispusieron de información para valorar las necesidades no cubiertas de profesionales de salud.

En 2013, los hospitales regionales erogaron tres mil 810 millones de pesos en la atención médica, principalmente en el pago de salarios del personal médico y de enfermería; 24.6% de ese monto correspondió a la partida presupuestal 33902, Proyecto de prestación de servicios.

La ASF destaca que la Secretaría de Salud no contó con información para evaluar la contribución de los HRAE en el acceso efectivo de los servicios médicos de alta especialidad con oportunidad y calidad.

Señala que cinco de los seis hospitales no programaron metas en el indicador que da cuenta de la mortalidad hospitalaria.

En cuanto al diagnóstico de la salud de los pacientes, en 2013, cinco de los seis HRAE no cumplieron con sus metas sobre el promedio de consultas externas en el año: el HRAE del Bajío registró, en promedio, 736 consultas en ese año, 7.7% menor que las 797.1 previstas; el de Ciudad Victoria Bicentenario 2010, 308.7 consultas, 36.4% menor que las 485.6 esperadas; el de Ixtapaluca, de 134.9 consultas, 57.6% menos que las 317.8 previstas; el de Oaxaca, 644 consultas, 10.4% menor que las 718.9 previstas, y el de la península de Yucatán, 578.1 consultas, 28.4% menos que las 807.9 programadas.

Sólo el CRAE de Chiapas superó la meta, al otorgar 489.4 consultas, superiores en 4% a las 470.7 esperadas.

Para brindar los servicios médicos de alta especialidad, en 2013 dos de los seis hospitales (Oaxaca y de Ciudad Victoria Bicentenario 2010) registraron una ocupación hospitalaria en 2013 por arriba de 90.0% y, los otros cuatro (Bajío, Ixtapaluca, de la Península de Yucatán y el CRAE de Chiapas) registraron porcentajes de ocupación que oscilaron entre 72.8% y 36.0%.

La ASF subraya que la Secretaría de Salud ejerció un sistema de control insuficiente en el seguimiento de las metas, al tiempo que califica como deficiente el seguimiento de indicadores de resultados.

“Conforme a los resultados, la Auditoría Superior de la Federación considera que la SS y los HRAE no han cumplido con el propósito de la política de atención médica de alta especialidad, de consolidar la red de servicios médicos de alta especialidad regional, para reducir la concentración y saturación de la demanda de este tipo de servicios en la región central del país, toda vez que en 2013 la SS no definió los estudios epidemiológicos y demográficos con los que conduciría la planeación de las necesidades de la cartera de servicios de los HRAE.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario