Directorio

Directorio

El Mexiquense hoy

jueves, 30 de mayo de 2013

Marihuana y el dolor provocado por la exclusión social

Esta droga es considerada como una alternativa de cura para aquellos que se sienten rechazados

Kentucky, EUA.- ¿Por qué fumar marihuana? Las respuestas, tanto de los usuarios como de aquellos que no son consumidores, varían; pero la mayoría coinciden en el hecho de que la meta, en muchos casos, es suavizar los bordes de la realidad. La pregunta siguiente sería, ¿qué, de entre todo, puede ser tan agudo o duro en la vida que necesite aminorarse? Expertos afirman que el malestar intenso causado por la exclusión social puede ser la respuesta a esta cuestión.

Una investigación realizada por el Departamento de Psicología de la Universidad de Kentucky afirma que este dolor social puede presentar los mismos efectos que el dolor físico como un golpe o herida, ya que ambos se perciben con los mismos mecanismos neurológicos y de comportamiento. Partiendo de esta premisa y en un estudio aparte, Timothy Deckman, en colaboración con otros investigadores, exploró la posibilidad de que la marihuana ayude a reducir dicho dolor, actuando como un analgésico anímico para aquellas personas que sufren ante la exclusión social que padecen, publicó Social Psychological and Personality Science.

Estudios previos mostraron que fármacos de venta sin receta, como el acetaminofeno, reducen el dolor físico y social. Luego de que notaran que este tipo de medicamentos, como el Tylenol, afectan a los receptores cannabinoide de tipo 1 (CB1) en el cerebro, los investigadores encabezados por Deckman condujeron un estudio en el que encontraron que la marihuana logra el mismo efecto. El estudio de cuatro partes incluyó un total de siete mil 40 participantes y tres metodologías diferentes. Por su parte, los investigadores examinaron los datos de corte transversal de las encuestas nacionales (incluidos los datos de la Encuesta Nacional de Comorbilidad de replicación).

Los sujetos de estudio fueron estudiantes de preparatoria de entre 15 y 18 años, a quienes se les entrevistó respecto a sus hábitos y comportamiento cotidiano. De esta manera, los voluntarios participaron en un juego de computadora, Cyberball, cuyo objetivo es ignorar a los otros jugadores, para poner en práctica las consecuencias emocionales que esto implica.

Los factores derivados de este juego, como aislamiento, incertidumbre y otras reacciones relacionadas con el rechazo social fueron la moneda de cambio entre los participantes en el experimento. Sin embargo, se encontró que aquellos jóvenes que fumaban marihuana de manera habitual se sintieron menos amenazados durante el juego, en comparación de aquellos que sólo eran consumidores ocasionales o que no son fumadores. Los resultados obtenidos en la investigación concluyeron que el consumo regular de marihuana amortigua las consecuencias negativas asociadas con la soledad y la exclusión en las personas, lo cual ofrece nueva evidencia para apoyar la superposición común entre los procesos del dolor físico y social.

No obstante, los científicos también señalan que fumar marihuana es una mala manera de lidiar con el dolor social, aunque también sus conclusiones recientes son útiles para explicar la popularidad del uso de esta planta con fines recreativos.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario