domingo, 5 de febrero de 2017

Urgen concesionarios que el gobierno autorice el alza de la tarifa


Toluca, México.- Trabajan alrededor de 15 horas continuas, pero el tiempo invertido no se ha visto reflejado en las ganancias de los operadores del transporte público del Valle de Toluca que han mantenido su tarifa en 8.00 pesos, tras el incremento en el precio del combustible, pues aseguran que han terminado el día con 250, 50 o nada de pesos, en el peor de los casos.
Los choferes entrevistados señalaron que sus ganancias han disminuido entre un 30 y 40 por ciento en lo que va del año, por lo que consideraron necesario que el gobierno autorice el alza de la tarifa y a su vez suba el salario mínimo, para no afectar al usuario.
“Ahorita con este incremento me he llevado 250 o 300 pesos, lo mínimo. “A veces me pregunto ¿le echo diésel a la unidad para trabajar mañana o dejo más gasto en mi casa para la comida?”, expresó Jesús, operador.
“Lo menos que nos podemos llevar son 50 pesos o a veces nada, lo digo en serio”, añadió Jorge, chofer.
Argumentaron que durante el día ganan entre dos mil 500 y tres mil pesos, según sea la ruta, pero tienen que entregar la cuenta del día y llenar su tanque de diésel, por lo que en ocasiones ya no les sobra dinero para ellos.
De acuerdo con los choferes consultados, tienen que entregar entre mil 800 y dos mil pesos a los propietarios de la unidad y desembolsar alrededor de mil 500 pesos para combustible.
“Antes pagaba mil 80 de diésel y ahora mil 300, es demasiado lo que nos afectó, para una jornada de 5:00 de la mañana a 9:00 de la noche”, platicó Cristian, conductor de un camión de pasajeros.
También te puede interesar: Esconden morralla choferes para cobrar 10 pesos a sus pasajeros
Los operadores entrevistados admitieron que durante un tiempo subieron la tarifa sin permiso, pero recibieron muchas agresiones por parte de los usuarios, motivo por el cual se vieron obligados a restablecerla.
“La gente no se pone en nuestros zapatos y con justa razón, dos pesos más para transporte es mucho para un obrero que vive al día, y que tiene que tomar hasta cuatro camiones para llegar a su trabajo o regresar a su casa”, admitió Jesús.
Los trabajadores del volante advirtieron que ya no podrían soportar otro repunte en el precio del combustible, por lo que urge que el gobierno autorice el alza de la tarifa y aumente el salario mínimo, para no afectar al chofer ni al usuario.