Directorio

Directorio

lunes, 17 de noviembre de 2014

Ausencias que lastiman: Fue a Yautepec por un trabajo; ya no regresó

Cuernavaca.­— La última llamada que hizo fue para avisar que regresaría a Cuernavaca, a su hogar, con los suyos, como lo hacía con regularidad. Han pasado siete meses y con la fuerza que la mantiene en pie, su familia espera su regreso y recuperar el sueño perdido desde aquel día en que no se supo nada más de Jesús Hernández Maldonado.

La mañana del 25 de marzo, este joven padre de familia, de 31 años y residente de Cuernavaca, se despidió de su familia y, para economizar, ese día decidió no usar su camioneta de trabajo y viajar en transporte público a Yautepec.

En ese municipio, ubicado a unos 40 minutos de la capital morelense, tenía programado ver a una persona para realizar un presupuesto, como parte de su trabajo como fijador de vidrios.

Parecía ser un día ordinario, Jesús se comunicó con su familia para avisarles que había concluido su cita de trabajo y que en unas horas más estaría de nuevo en casa. Al caer la noche, la angustia comenzó, sentimiento que se ha prolongado.

Las horas transcurrieron y llegó el desvelo; la familia comenzó a comunicarse entre sí para saber si alguien tenía noticias y continuó la búsqueda con la esperanza de encontrarlo.

Optaron por iniciar una denuncia ante la Fiscalía General del Estado, con la expectativa de que la autoridad los ayudaría a localizarlo pronto, muy pronto, pero los ánimos se desvanecieron por la inacción, la falta de respuesta y las promesas sin resultados.

Varias han sido las reuniones con el fiscal estatal, Rodrigo Dorantes Salgado, quien pidió paciencia y con el viejo cliché comprometió acciones para investigar a fondo el caso.

Sin embargo, como muchas madres, padres, esposas e hijos de desparecidos, no han tenido hasta hoy noticias de Jesús. Con sus propios medios, sus familiares y amigos han hecho una campaña por redes sociales para solicitar el apoyo la sociedad para dar con su paradero.

El caso de Jesús forma parte de las historias documentadas por la recién fundada organización civil Víctimas y Ofendidos del Estado de Morelos, encabezada por madres que buscan a sus hijos e hijas desparecidas.

“Ayuda y comparte, Jesús Hernández Maldonado tiene una familia que lo sigue buscando y lo espera en casa”, dice la fotografía difundida en internet junto con la descripción de su filiación.

Su familia solicitó a la Fiscalía tener acceso a la carpeta de investigación y la información recabada por la Policía de Investigación Criminal, requirió ver los videos de cámaras de seguridad que supuestamente pidió la Fiscalía para obtener indicios del paradero, pero la institución se negó.

Por cuenta propia y a pesar de los riesgos, familiares y amigos han recorrido en brigadas barrancas, montes, y lugares inhóspitos para buscar a Jesús, en Yautepec, que fue de donde llamó para avisar que regresaría.

Este municipio ha sido uno de los más afectados por los secuestros, extorsiones y robos con violencia; sin embargo, el alcalde, Agustín Alonso Mendoza, aseguró que desde la incursión del Mando Único a cargo de la Comisión Estatal de Seguridad han descendido los ilícitos.

Hasta ahora ningún discurso oficial ha sido suficiente para apaciguar el dolor.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario