Directorio

Directorio

jueves, 18 de abril de 2013

Déficit de plazas y bajos salarios afectan al empleo en el país

México, DF.- Pese a la disminución en su índice de desempleo -un aspecto que incluso es mayor en algunos países como Estados Unidos- los datos no muestran que las condiciones laborales sean óptimas.

El pasado 13 de marzo el diario español El País publicó que 30 millones de mexicanos, 60% de la población activa, trabajan de manera informal.

A muchos de ellos los vemos día con día, en la calle, en alguna esquina acomodando sus puestos de cualquier artículo o como trabajadoras domésticas. Todos ellos sin ninguna prestación laboral: no cotizan al seguro social, por ende no tienen derecho a asistencia médica y, mucho menos, a una pensión cuando se jubilen.

Eso no es todo, uno de los graves problemas a nivel nacional es lo poco que ganan los trabajadores. México tiene uno de los salarios mínimos más bajo Latinoamérica, lo que lleva a muchos mexicanos a no poder adquirir productos de la canasta básica, de acuerdo con el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza.

Aunado a esto, el sector juvenil profesionista se halla inmerso en un severo conflicto al no encontrar un empleo acorde a sus estudios, por lo que opta por la informalidad, trasladarse a otros estados o países con mayores oportunidades o, incluso, ingresar al mundo de la delincuencia.

En marzo de 2012 un informe elaborado por académicos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Iztapalapa reveló que más de la tercera parte de los desempleados del país eran universitarios o personas con estudios de bachillerato. De ellos, 39% eran jóvenes.

El documento también indicaba que 66% de los jóvenes de entre 12 y 24 años que conseguían un empleo lo hacían en la informalidad. Es decir, el tener un grado de estudios alto ya no garantiza un buen empleo ni tampoco un buen ingreso económico.

A mediados del año pasado, la Subsecretaría de Educación Superior de la SEP y la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del tercer trimestre de 2012 revelaron que tan sólo 40 de cada 100 profesionistas contaban con un trabajo relacionado con sus estudios.

A nivel internacional las cifras tampoco son buenas. El Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó el 5 de abril que el número de personas que cuentan con un empleo fijo en el mundo es el más bajo en 20 años.

Desde la crisis financiera de 2008, cerca de 200 millones de personas han quedado desempleadas, mientras que la tasa de empleo permanece en alrededor del 60 por ciento, una cifra muy baja y que refleja que de cada 100 personas, 40 no tienen ocupación.

Lo peor es que el FMI advirtió que posiblemente las alarmantes cifras de desempleo se mantendrán por varios años más.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario