Directorio

Directorio

Entradas populares

jueves, 13 de julio de 2017

‘Pelean’ por gas mexicano

La Comisión Nacional de Hidrocarburos adjudicó 21 de los 24 bloques licitados ayer en las rondas 2.2 y 2.3, donde tanto en solitario como en consorcio, empresas de Nuevo León lograron hacerse de una buena parte de los bloques.



Las rondas 2.2 y 2.3 donde se adjudicaron 21 de 24 zonas de extracción principalmente de gas superaron todas las expectativas. La Sener esperaba sólo la adjudicación de seis campos.

Tal fue la competencia, que el desempate fue lo que determinó una parte de la jornada. Ocho áreas tuvieron que ser definidas con el esquema de bono en efectivo, el primer criterio para desempatar.

Tanto en solitario como en consorcio, empresas de Nuevo León lograron hacerse de una buena parte de los bloques.

La regia Jaguar Exploración y Producción, de Dionisio Garza Sada, junto con la canadiense Sun God Energía de México se hizo de seis de los siete campos adjudicados en la 2.2, el otro fue para Iberoamericana de Hidrocarburos en consorcio con la también mexicana Servicios PJP4.

En la Ronda 2.3, Jaguar volvió a sorprender al llevarse cinco de los 14 bloques concursados, mientras que Newpek, de Grupo Alfa, se hizo de dos áreas contractuales.

Lo anterior no sin una ‘fiera’ batalla, pues en ocho casos hubo empates, por lo que tuvieron que pagar cantidades en efectivo para tomar ventaja, como los 54 millones de dólares de Jaguar por los bloques cinco y nueve de la Ronda 2.3.


JUGOSOS DESEMPATES

Miguel Messmacher, subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, indicó que el monto total solo de los desempates ascendió hasta los 88 millones de dólares, casi mil 600 millones de pesos.

“Las compañías van a llegar ya con ese bono pagado para cuando vayan a estar queriendo firmar el contrato (en noviembre), el pago se hace directamente al Fondo Mexicano del Petróleo que es el administrador de todos los pagos.”, dijo en conferencia.

Así, la participación total de las utilidades que estará recibiendo el Estado será de 75 por ciento en promedio, dijo Messmacher.

En total por las dos rondas se esperan inversiones por 2 mil millones de dólares.

PRONTA PRODUCCIÓN

Para la producción de gas, mayormente contenido en estos campos, se espera que se incremente en 7.5 por ciento, pues se alcanzarán 378 millones de pies cúbicos diarios de gas adicionales a los que hoy extrae el país una vez que entren en operación.

Al respecto, Aldo Flores Quiroga, subsecretario de Hidrocarburos de la Secretaría de Energía, estimó que los campos deberían comenzar a producir antes de que termine la década.

“Debe haber producción a partir del 2019, pero debe aumentar paulatinamente hasta llegar hacia mediados de la próxima década, 2025 aproximadamente, quizá con 14 mil barriles de petróleo, 266 millones de pies cúbicos diarios”.

CHINOS VAN POR TERRESTRES

Otra sorpresa de la Ronda 2.3 fueron los dos bloques que el fondo chino Shandong Kerui Oilfield, junto con las mexicanas Sicoval MX y Nuevas Soluciones Energéticas, lograron ganar.

En entrevista, Antonio Prince, representante del consorcio, aseguró que además buscarán nuevas oportunidades en la licitación de campos no convencionales que realizará próximamente la CNH, pero enfocados principalmente en tierra.

“Son campos extraordinarios, el criterio de regalías adicionales es mejor que en Estados Unidos, en esta segunda licitación hubo campos muy buenos aunque algunas empresas se fueron muy arriba (Jaguar), pero otras hicieron un análisis muy detallado de los campos”, dijo el directivo.

DEBUTA SLIM COMO PETROLERO

Después de siete rondas, por fin Grupo Carso, de Carlos Slim, por medio de su filial Carso Oil & Gas, se hicieron de sus primeros proyectos de hidrocarburos en México.

La empresa ganó las áreas contractuales 12 y 13 de la Ronda 2.3, las cuales tienen una proyección conjunta de producir 400 mil barriles diarios de aceite ligero en el mediano plazo.

José Manuel Díaz, director general de Carso Oil & Gas, dijo que están “felices” con los primeros resultados obtenidos pues fueron los campos que más deseaban.

“Son campos con muchos más recursos exploratorios, hay riesgo, pero sabemos que son proyectos buenos. Todos los riesgos son calculados”, dijo el directivo.