Directorio

Directorio

Entradas populares

sábado, 5 de agosto de 2017

Organiza el IMSS campamento para niños y adolescentes con problemas de riñón

•Los pacientes aprenden autocuidado, independencia y seguridad en sí mismos, como parte de su proceso de rehabilitación.

•Comparten experiencias, hacen nuevos amigos, se divierten y disfrutan de las actividades como cualquier niño sano.


Integrar a niños y adolescentes con enfermedades del riñón a una vida social sin sus padres, como parte de su proceso de rehabilitación de una enfermedad crónica, es el objetivo principal del Campamento de Nefrología que organiza el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el Centro Vacacional Oaxtepec.

A través de este campamento, único en el país en su tipo, se fomenta el autocuidado, independencia y seguridad en sí mismos, a través de dinámicas y actividades físicas, aunque los menores continúen con su tratamiento de diálisis peritoneal automatizada y hemodiálisis.

La doctora Alejandra Aguilar Kitsu, jefa del Servicio de Nefrología del Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI, indicó que a pesar de sus enfermedades, los menores tienen la oportunidad de conocer a niñas y niños con problemas de salud similares y compartir experiencias sobre cómo sobrellevar la enfermedad y superarla.

Para continuar con los tratamientos de los pacientes, se trasladaron al Centro Vacacional IMSS Oaxtepec una unidad de hemodiálisis y máquinas cicladoras para diálisis peritoneal, actividad que fue supervisada por médicos y enfermeras para conocer la técnica y habilidad para conectarse de los jóvenes que se dializan.

Niñas y niños aprenden en el campamento que al cumplir con sus tratamientos, pueden jugar y divertirse como cualquier niño sano, además de conocer un nuevo estilo de vida sin sobre protección.

Durante cinco días, un equipo interdisciplinario de enfermeras y médicos especialistas en nefrología, diálisis peritoneal y hemodiálisis, nutrióloga, trabajadora social y psicólogo capacitaron a niñas y niños, de entre cinco y 16 años de edad, en el mejor conocimiento de su enfermedad, aplicación de los medicamentos y apego al tratamiento, así como a identificar qué alimentos pueden consumir y cuáles evitar.