Directorio

Directorio

Entradas populares

domingo, 16 de julio de 2017

El color azul no siempre se lo pusieron los niños, ni el rosa las niñas





La tendencia para los niños y niñas por el momento no son los clásicos dibujos infantiles y colores pasteles, eso ya forma parte del pasado, en este momento la inclinación son modelos clásicos o vanguardistas y tonalidades que rompen esquemas y que cada vez nos llaman más la atención.

Si bien hemos crecido con la iniciativa de que lo rosa es de chicas y lo azul es de chicos, esta práctica de diferenciar a los chicos por el color de la ropa nace precisamente al finalizar la Primera Guerra Mundial (1918), ya que antes, el color predominante para niños y niñas era el blanco.

En ese momento, el color azul era femenino y el rosa estaba destinado para los varones ya que significaba más "decidido y fuerte". Entre otras cosas, la cubierta de los emperadores romanos era de fuertes tonalidades rosas en tanto que el azul, que era más "delicado y amable", se aprecia en las túnicas celestes.

En Europa se usaban tonos pastel para niños recién nacidos, pero no siempre de la forma en que se distingue en este momento. En los orfelinatos de Francia, se usaba azul para los niños y rosado para las niñas, no obstante, en países como Bélgica, Suiza y Alemania era todo lo contrario.



La distinción de colores nace en los años 20 y se generaliza durante los años 70s, según explica Eva Heller en su libro Psicología del Color. Esto se consiguió, a fuerza de publicidad, ya que los fabricantes y las grandes tiendas marcaron esta enorme diferenciación de color - sexo.

Otras teorías apuntan a que esa diferenciación de colores procede de la Grecia clásica. El color rosa representaba a Afrodita, diosa del amor y la fertilidad, en tanto que los dioses del Olimpo eran representados de color azul.

Hoy en día, las últimas propuestas para la moda infantil toman en cuentan la igualdad de género, haciendo que las preferencias de colores para los niños y niñas sean muy semejantes. Diseños a rayas, lunares y cuadros en tonos azules son válidos para los dos sexos.



Frente a este contexto, se podría decir que no sólo la tendencia varía con el pasar de los años, el comportamiento y actitud de los más pequeños también ha ido cambiando. Marina Ávila, dueña de la marca Monnalisa, dice que actualmente los niños y niñas son más independientes, capaces de tomar sus propias decisiones a la hora de vestir.

Al principio, los padres eran los encargados de elegir las prendas y la manera de combinarlas pero en la actualidad son ellos los que eligen su propia forma de vestir. Llegando así de esta manera a conseguir más seguridad en sí mismos y también a tener su propio estilo personal.