Directorio

Directorio

MÁS POPULARES

domingo, 11 de junio de 2017

Voto por voto, casilla por casilla



POR ALBERTO NÚÑEZ ESTEVA


Andrés Manuel López Obrador no estará contento con los resultados de proceso electoral alguno, mientras él no sea el ganador. No acepta la derrota. En el 2006 contra Felipe Calderón, en el 2012 contra Enrique Peña Nieto, y ahora, en el Estado de México, disfrazado de Delfina, contra Alfredo del Mazo.

Sus argumentos son consistentes: elección de Estado, intervención de la mafia en el poder, cochinero durante el proceso electoral, compra de votos, etc. etc etc. Exige ahora lo que ha exigido antes: recuento de voto por voto y casilla por casilla.

Hasta la información con la que contamos al escribir este artículo, la autoridad electoral hará el recuento sólo en aquellas casillas, unas
cuantas, que pudieran ser las mas vulnerables. El resultado no variará, casi podemos asegurarlo, pero el líder de Morena se habrá salido con la suya para satisfacción de sus seguidores.

La elección del Estado de México fue preparatoria a la gran elección que nos espera en el 2018: la elección presidencial. La cosa se va a poner buena y los partidos empiezan a afilar sus armas. Algunos candidatos, tempranamente, asoman la cabeza: Margarita Zavala, ¿Ricardo Anaya? ¿Osorio Chong? Y, naturalmente, el siempre candidato hasta ahora perdedor Andrés Manuel López Obrador.

Asoma, por otra parte, la inquietud de que exista un candidato independiente, un candidato independiente único, para evitar la fragmentación del voto que hasta la fecha ha beneficiado particularmente al PRI y evitado su colapso permanentemente anunciado.

A mí, me gustaría que hubiese un candidato ciudadano de gran estatura moral y ajeno a los partidos políticos. Somos muchos los que estamos hartos de las tranzas de los partidos y puede haber llegado el momento de explorar la candidatura ciudadana. Difícil, pero no imposible. Tomemos nota de lo que ha sucedido en otros países, Francia por mencionar alguno.

En artículos anteriores he señalado las 10 prioridades que, recomiendo, deben trazar la ruta de nuestro país y sus dirigentes. Si tuviese
que señalar las tres mas importantes, con todo el grado de dificultad que esto implica, me inclinaría por: Desarrollo económico generador de riqueza y su justa distribución; seguridad en nuestras personas y nuestros bienes y educación de calidad para todos. Si lográsemos, ciudadanos y políticos, alcanzar estas metas, nuestro país sería otro: un
México instruido, seguro y con alta calidad de vida .

Quisiéramos escuchar de aquellos que pretender ocupar la Presidencia de nuestro querido país, más que las críticas y ataques a sus contrincantes - que se valen y las alentamos dentro de la civilidad política- las propuestas que integran su programa de gobierno y, muy importante, la forma de hacerlas realidad.

Y aquel que llegue al poder, tiene el derecho de hacer suyas aquellas propuestas de sus contrincantes que enriquezcan su actuar y, con esto, beneficien a la ciudadanía a la que pretenden servir. Lo único importante son los resultados, pues de propuestas y promesas incumplidas está lleno el infierno.

Y, siempre lo señalo, los ciudadanos debemos ser unos buenos ciudadanos, con todo lo que esto implica. No señalemos con dedo de fuego a nuestros dirigentes, sin tener la autoridad moral para que nuestro reclamo sea legítimo. Pero veamos que cumplan sus promesas.
Mañana será otro día

*Alberto Núñez Esteva es presidente de Sociedad en Movimiento