Directorio

Directorio

MÁS POPULARES

lunes, 26 de junio de 2017

En el mercado 'huele' a una desaceleración de la economía mexicana

El rendimiento de los bonos del país indica una desaceleración hacia el futuro, en momentos en que el Banco Central ha subido la tasa de interés más que ningún otro banco.

El rendimiento de los bonos mexicanos está indicando una desaceleración económica en el futuro, lo cual podría afectar el consumo y las ganancias de compañías que representan casi la mitad del índice de precios y cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores.

La curva de rendimiento soberana está invertida por primera vez desde al menos 2011.

El inusual fenómeno de mayores rendimientos de los bonos con vencimiento a corto plazo en comparación con la deuda que vence a más largo plazo típicamente indica que los inversionistas están preocupados por el estrés a corto plazo en la economía, y a menudo puede ser un indicador anticipado de recesión.

Desde principios del año pasado, el Banco de México ha aumentado las tasas más que cualquier otro Banco Central monitoreado por Bloomberg para frenar la inflación y ayudar a la moneda tras las ventas masivas registradas luego de que Donald Trump fue elegido presidente de Estados Unidos.

Costos del financiamiento más elevados a menudo afectan la actividad económica, y ahora algunos inversionistas incluso piensan que el curso de acción más probable en los próximos meses son recortes de tasas.

"No estamos pronosticando una recesión, pero es muy probable que en los próximos trimestres el consumo se desacelere más marcadamente" a medida que el crecimiento se ralentiza", dijo Carlos Capistrán, principal economista para México en Bank of America.

Esto podría afectar a empresas como Coca-Cola Femsa, Arca Continental, Grupo Bimbo y Kimberly Clark de Mexico, cuyas ventas prosperan cuando los consumidores tienen un ingreso disponible y el consumo de los hogares es fuerte, según la analista de Bloomberg Intelligence Julie Chariell.

Chariell dijo que las acciones de consumo discrecional como tiendas departamentales y de ropa de gama alta también podrían estar en riesgo.

Entre ellos se encuentran empresas como El Puerto de Liverpool, Grupo Palacio de Hierro y Grupo Sanborns de Carlos Slim.

Si bien la economía creció 2.8 por ciento en el primer trimestre, los indicadores muestran que el gasto interno ya se está desacelerando.

Las ventas minoristas se contrajeron 1.3 por ciento en marzo frente al mes anterior. El consumo privado aumentó 0.7 por ciento en el primer trimestre, en comparación con 0.8 por ciento a finales del año pasado.

Capistrán predice que el consumo se debilitará en los próximos trimestres a medida que el crecimiento del crédito disminuya en respuesta a mayores tasas y conforme la inflación reduzca el crecimiento de los salarios reales.