Directorio

Directorio

Entradas populares

miércoles, 8 de marzo de 2017

La derrota de Vázquez Mota y de Anaya



Por Alejo Sánchez Cano

La designación de Josefina Vázquez Mota como candidata del PAN, para lograr la alternancia en el Estado de México, no fue sólo una pésima decisión, que a la postre les costará la derrota, sino que al propio Ricardo Anaya le atraerá fuertes reclamos que, sin duda, harán mella en sus aspiraciones presidenciales.

Así como cacareó las victorias que alcanzaron el año pasado en siete estados, ahora el fracaso en la entidad mexiquense será motivo para que sus correligionarios le exijan cuentas, al tiempo de pedirle que dé paso a otros suspirantes que anhelan abanderar la causa blanquiazul.

De acuerdo con las más recientes encuestas, Josefina está en un tercer lugar después de Alfredo Del Mazo y Delfina Gómez; este dato no sería tan relevante si no fuera por la frustración que existe entre los cuadros panistas locales, que no están motivados para hacer la tarea de campo que es necesaria para alcanzar la victoria.

Rápido, muy rápido, terminó el encanto de la candidatura de Josefina Vázquez Mota para gubernatura del Estado de México. Hasta hace unas semanas, las dirigencias nacional y estatal del PAN presumían las cartas credenciales de la excandidata presidencial y señalaban que las encuestas la ponían como el personaje ideal para hacer frente al compromiso electoral del 4 de junio próximo.

El fin de semana pasado la panista tomó protesta como aspirante de unidad y, con ello, se consumó el “dedazo”, impuesto por Ricardo Anaya, dirigente nacional de los blanquiazules, quien hizo a un lado las naturales aspiraciones de liderazgos locales a partir de estudios de opinión, que arrojaban un saldo favorable para Vázquez Mota como la militante azul mejor posicionada y con posibilidades de alcanzar el triunfo.

Bastaron unos días de exhibición en público para que el electorado mexiquense, los que se identifican con el ideario blanquiazul, se dieran cuenta que las virtudes con la que hicieron aparecer a la aspirante no eran tales.

El discurso de Josefina suena a viejo, el mismo que hasta la somnolencia llevó al interior del país en su intento de llegar a la silla presidencial. Hasta ahora la panista ha expuesto problemas generales que en general vive el país, pero de los problemas del Estado de México ha dicho muy poco y eso, sin duda, se debe a que ni ella ha recorrido tierras mexiquenses ni los habitantes de dicha entidad han hablado con ella. Entendemos que por el marco legal que norman las campañas se prohíbe hacer ofertas electorales, sin embargo, en las entrevistas que ha dado se nota totalmente desencanchada.

No sólo hay descontento de la militancia panista por la forma caprichosa con que se impuso su candidatura, sino que eso generó división entre liderazgos locales, de trayectoria reconocida, y que no obstante su lealtad al PAN, no ocultan su enojo.

A diferencia de lo que ocurre en varias regiones del país, el Estado de México es el principal bastión del PRI y del presidente Enrique Peña Nieto, quien goza de popularidad desde que fue gobernador. De los 125 municipios que tiene la entidad, más del 65 por ciento apoyan la causa del tricolor.

Por su parte, Morena le ha arrebatado al PRD los municipios del oriente, que se conocían como el corredor amarillo, y avanza en la zona metropolitana de Toluca, aunque la enfermedad de Andrés Manuel López Obrador le impedirá sumarse de lleno a la campaña de su candidata.

Este escenario catastrófico para el PAN será la tumba política de Vázquez Mota, que ya iba de salida, y de su protector, Ricardo Anaya, quien no se verá cristalizadas sus ansias de novillero. Sólo faltan tres meses para confirmar este pronóstico.