Directorio

Directorio

Entradas populares

lunes, 13 de febrero de 2017

San Valentín Patrono de los matrimonios y de los enamorados




El emperador Claudio II, llevado de su ira contra los cristianos, dictó una orden mediante la cual todos tenían que adorar a las 12 divinidades del Imperio. Quien no lo hiciera, sufriría el martirio.
Tan bruto era este mal emperador que llegó hasta prohibir lo más natural que existe en el mundo: el amor entre los humanos: ¡El Matrimonio! No quería bodas sino soldados para defender los espacios amplios de su imperio. Nada de casados. Quería solteros y sólo solteros.
Ante estas circunstancias inhumanas, San Valentín, Sacerdote y Obispo de Interamma, no tuvo miedo en confesarse creyente, y viendo tal necesidad de bendecir las santas uniones en el nombre del Señor, se entregó por entero a las parejas.
San Valentín y el matrimonio
San Valentín visitaba a las parejas de enamorados en secreto para casarlos lejos de la mirada de los crueles súbditos del emperador.
El sacerdote consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador. Celebraba en secreto matrimonios para jóvenes enamorados (de ahí se ha popularizado que San Valentín sea el patrón de los enamorados)
La voz de Valentín corría como el viento por las orillas del Tibet y de las colinas romas. Los jóvenes, valientes y decididos a formar una familia, acudían a él para recibir el sacramento.
San Valentín les hablaba a las parejas, les escribía cartas de amor y con su simpatía y su bella juventud, se traía de calle a todos los enamorados.
Claudio II y su policía vigilaban sus andanzas. Y, enterados de que era creyente en Cristo, le mandó llamar para que adorase a los dioses falsos romanos. Al negarse, le envió al martirio lento: paliza, pedradas y decapitación.

¡Feliz día de San Valentín!