Directorio

Directorio

Entradas populares

martes, 31 de enero de 2017

Para los priístas El reto es el Valle de México



Wenceslao Pedro Celestino Labra García.


Doctor Eruviel Avila Villegas

La hegemonía priista en el Estado de México, es histórica, a la fecha, ningún personaje surgido de un partido diferente a éste, ha gobernado la entidad mexiquense, ahora en el presente proceso electoral de junio del 2017, el reto está en el aire, si refrendaran su porcentaje de triunfos, con el licenciado Alfredo del Mazo Maza, que es el tercero de una dinastía que busca ser gobernador o bien perder la continuidad.


En lo histórico la mayoría de los mandatarios estatales han surgidos de la región o el valle de Toluca, con excepción de Wenceslao Labra que era nativo del municipio de Zumpango y el doctor Eruviel Ávila Villegas originario del pueblo de San Pedro Xalostoc, municipio de Ecatepec de Morelos ambos del Valle de México.
La interrogante esta, en el sentido de que haya reacciones contrarias a la nominación del ya casi virtual candidato Alfredo del Mazo Maza, porque no existe o tiene una identidad o vinculación con el Valle de México.
El doctor Eruviel Ávila Villegas, demostró la fuerza electoral que representan los habitantes de los municipios de la zona metropolitana, cuando obtuvo 3, 018,500 sufragios, cantidad muy superior a la del hoy presidente de la republica Enrique Peña Nieto cuando fue gobernador al recibir 1 801 530.
Por eso en este momento de grave crisis político social, el reto que deben mostrar los priístas es lograr estar unidos en el Estado de México, porque en este momento ya no pueden depender de lo que alguien definió como “voto duro” que significaba o se refería a los fieles e impolutos militantes de ese partido.
Queda claro que al menos en el Valle de México, el PRI no tiene VOTO DURO, y que la simpatía que buscará sumar a la propuesta de su candidato Alfredo del Mazo Maza, será o tendrá que ser un ofrecimiento de “convencimiento” que no es otra cosa que tratar de satisfacer la vulnerabilidad (necesidades económicas y de intereses) de los potenciales votantes.