Directorio

Directorio

Entradas populares

sábado, 29 de julio de 2017

'Yo iba en ese metro en el que pensaba que moriríamos'

Ésta es la crónica del escritor José Ángel Balmori, quien se encontraba en el convoy del Metro que tuvo un incidente provocando el pánico entre los pasajeros, temiendo por su vida.


La tarde del jueves en el trayecto de la estación Juanacatlán a Chapultepec, dirección Pantitlán de la Línea 1, un convoy el metro se detuvo tras una explosión.

De inmediato la unidad comenzó a llenarse de humo, provocando el pánico de los usuarios.

Ésta es la crónica del escritor José Ángel Balmori, quien se encontraba justo en ese vagón:

¡México, México, ra,ra,ra!

Con las tragedias siempre sucede lo mismo: parecen lejanas hasta que uno choca de frente con ellas y entonces son casi imposibles de esquivar, por esta vez he tenido suerte.

El día de ayer me encontré atrapado en medio de una situación bastante crítica dentro de uno de los vagones de la línea 1 del Sistema De Transporte Colectivo Metro de la Ciudad de México. Como miles de mexicanos uso este transporte casi todos los días para volver de mi trabajo, he sido testigo de diversas anomalías durante la suma de mis transcursos pero ninguna tan significativa o tan riesgosa como la que estoy a punto de narrar:

Cerca de las 17:45 horas, nuestro tren se detuvo después de varios cambios de intensidad en la iluminación, particularmente no escuché explosión alguna, sólo nos quedamos detenidos en una penumbra que progresivamente se volvió más nebulosa, el humo parecía provenir de todas partes, era difícil tratar de precisar un origen preciso, los pasajeros nos mostrábamos nerviosos pero todavía contenidos, resultaba difícil de creer que no pudiera controlarse una falla técnica de rutina.

¿Quizá habría sido un corto circuito? ¿El desgaste de alguna llanta? No pudimos saberlo, no hubo ninguna clase de información por las bocinas del vagón (me entero recientemente que el 80 por ciento de los trenes ni siquiera tiene un sistema de voceo), lo que sí pudimos intuir con facilidad fue que la cantidad de humo era cada vez mayor y su toxicidad cada vez más nociva; se hacía más difícil respirar o mantener los ojos abiertos, uno de los pasajeros ofreció agua de una botella para humedecer algunas prendas y usarlas como filtros para poder respirar mejor.

Cuando el pánico se apoderó de nosotros abrimos las puertas por la fuerza y nos arrojamos a las vías, notamos con sorpresa que afuera de los vagones no sólo había más humo, sino que además parecía interminable y era igualmente espeso.

Al bajar del convoy, también nos dimos cuenta de que una peregrinación de pasajeros que se había formado y avanzaba lentamente de vuelta a la estación Juanacatlán. Todos íbamos pegados a la pared, muchos al borde de un ataque de nervios, la mayoría de nosotros estábamos muy asustados, estupefactos ante los hechos tan absurdos que se nos presentaban.

Resulta difícil describir con precisión la sensación de desamparo y vulnerabilidad que estábamos experimentando, absoluta sorpresa por el azar y por la falta de ayuda y de respuesta de las autoridades responsables ante una situación potencialmente letal, la gestación de una tragedia se estaba dando y una vez más los ciudadanos teníamos que valernos por nosotros mismos.

¿Cómo podíamos dejar nuestras vidas en las manos de los ineptos e inconscientes? ¿Cuándo han demostrado nuestras instituciones una capacidad de respuesta, seria, genuina y humanista? El Metro de nuestra ciudad se presume seguro y eficaz, pero esa tarde no fue más que una prisión subterránea, una cámara de gas que rápidamente se llenaba de humo, miedo y frustración.

En esa caravana, tuvimos miedo a morir electrocutados o asfixiados, ¿cómo sabríamos cuál es el riel letal que lleva miles de voltios? ¿Quién lo toca primero? No tuvimos ninguna clase de guía más que nuestra adrenalina, nuestro instinto de supervivencia y un fuerte sentido de comunidad, porque ahí en ese túnel tratando de salir a la luz tuve la sensación de que todos éramos parte de lo mismo, parte de un México harto de la ineptitud, del desfalco, niños, personas mayores, mujeres, hombres.

¿Qué no merecemos una mínima garantía de volver a nuestros hogares a salvo? ¿Merecemos ser abandonados a nuestra suerte? ¿Qué clase de servidores públicos tenemos en esta ciudad?

Según el reporte oficial, hubo 31 personas expuestas al humo de las cuales 10 fueron enviadas a hospitales por intoxicación o crisis nerviosas. No lo sé, no puedo creerles, solamente en el vagón en el que yo iba hubo más de 31 personas expuestas al humo.

Yo mismo resulté lesionado con un golpe en la cabeza que me propiné en los túneles a causa de la baja visibilidad, el nerviosismo y el estado del terreno, a pesar de que salí sangrando del túnel nadie me brindó auxilió.

Alguien me dijo que escuchó a Jorge Gaviño, director General del Sistema de Transporte Metro, diciendo en la radio que me había lesionado por que iba grabando con mi teléfono. No me consta, pero si mencionó algo así eso es una total mentira.

Lo verdaderamente importante aquí es que ningún ciudadano debe deambular por un túnel del metro dentro en medio de una nube de humo tóxico sin ninguna clase de ayuda, pero lo importante es ¿dónde estaba la ayuda? La ayuda claro estaba al final de túnel en donde ya nadie la necesitaba.

*El autor es escritor y autor de textos como 'Ascópolis', 'Palladivm' y 'Década Podrida'.