Directorio

Directorio

MÁS POPULARES

martes, 4 de julio de 2017

Tu libro de texto sabe si reprobarás

Un estudio en EU realizado con libros digitales a 236 universitarios indicó que cuanto más tiempo dedican los estudiantes a leer sus libros, más altas son sus calificaciones, lo que significa que este es también un indicador para saber si le iría bien o mal al alumno.


Gracias a los libros de texto digitales, los docentes pueden decir exactamente cuánto hemos leído, cuánto tiempo nos llevó la lectura y conocer muchos más datos sobre nuestros hábitos de estudio. Y sea lo que sea lo que los estudiantes piensen de sus habilidades para echar un rápido vistazo a un libro, un nuevo estudio muestra que, cuanto más tiempo dedican los alumnos universitarios a leer sus libros de texto, más altas son sus calificaciones.

El estudio siguió a 236 alumnos de la Universidad de San Antonio, Texas A&M que usaban libros de texto digitales para ver qué tipo de datos pronosticaba mejor el éxito en el curso. ¿Importaba más cuánto tiempo pasaban los estudiantes leyendo? ¿O era más importante que “leyeran activamente”, haciendo cosas como usar resaltadores?

Resultó que lo más importante era la cantidad de minutos dedicados a la lectura: esa cifra era un mejor indicador de que a un alumno le iría bien en clase que sus antecedentes académicos.

El problema es que los estudiantes no leen. Los alumnos que participaron en el estudio leían un promedio de 169 minutos –o dos horas y 49 minutos por semestre-. “No es que los estudiantes tengan un exceso de trabajo o se les exija leer una cantidad demencial de material. Las lecturas eran adecuadas para un alumno universitario”, dice Reynol Junco, profesor de la Universidad del Estado de Iowa que llevó a cabo la investigación.

CourseSmart, la empresa que creó los libros de texto digitales que se utilizaron en el estudio, ofrece un “índice de compromiso” de cada alumno que los profesores pueden consultar. Es un parámetro que incluye tanto el tiempo de lectura como la lectura activa.

El índice también sabe si uno se quedó dormido con el libro abierto, puede ayudar a predecir el rendimiento académico e identifica a los estudiantes en peligro de reprobar el curso. Los lectores activos también fueron minoría, aun cuando los datos mostraron que los estudiantes con un índice alto de compromiso tenían un buen desempeño en clase. El informe reveló que “la mayoría de los estudiantes no resaltaban ni tomaban notas ni utilizaban marcadores en sus libros de texto digitales”.

Los alumnos que usan libros de texto digitales podrían sentirse algo perseguidos al saber que alguien puede espiar sus hábitos de estudio pero la práctica ofrece una ventaja evidente, dice Junco. Conocer los hábitos de estudio puede ayudar a los profesores a ver qué estudiantes están en problemas antes de que reprueben un examen importante… y darles una mano.