Directorio

Directorio

MÁS POPULARES

lunes, 3 de julio de 2017

Sugieren concluir TLCAN 2.0 tras elección

El economista y jefe del banco canadiense Scotianbank, Jean-François Perrault consideró que a México le convendría terminar las negociaciones del acuerdo a finales de 2018 o hasta 2019.


Ante la necesidad de terminar las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) previo a las elecciones presidenciales de México, Scotiabank le apuesta más al escenario de terminar este proceso hasta finales del próximo 2018 o incluso 2019, así lo consideró el economista en jefe de este banco, Jean-François Perrault, quien está de visita en México.

“Si no se hace entre estas fechas y a principios del año que viene, es difícil que esto suceda probablemente hasta el 2019”, dijo Perrault en entrevista con El Financiero.

Sin embargo, el directivo precisó que ese escenario no necesariamente es negativo pues una de las consideraciones es que si la administración mexicana actual negocia el TLCAN, pero al final no es respaldada por la siguiente administración, “complicará las cosas”.

“Si tuviera que apostar creo que me iría a (que las negociaciones terminarán) hasta el siguiente año después de las elecciones en lugar de antes”, agregó Perrault.

MÉXICO PESA POR SU TAMAÑO

El ritmo con el que crece su población y por consecuencia el tamaño de mercado potencial pueden ser un arma de mucho peso para México en la mesa de negociación del TLCAN, de acuerdo con Perrault. “Sí pienso que (puede ser una punto clave para negociar). Ciertamente si hablas el lenguaje de Trump, en términos de oportunidades, es claro que es una gran oportunidad para México”, dijo.

Incluso, la proyección de crecimiento poblacional de México para los próximos años es la mayor del bloque y de Latinoamérica pues de 1990 al año 2050 se espera que la población crezca cerca de 90 por ciento, según Scotiabank.

Además de considerar el bono demográfico como un puesto fuerte de México, el economista en jefe de este banco canadiense mencionó a la productividad y la integración del país con todo el bloque como otra de las cartas fuertes para negociar.

Incluso sugirió que en las negociaciones México sea firme al defender el significado que tiene para la región.