Directorio

Directorio

Entradas populares

martes, 4 de julio de 2017

Diferencias entre un sacerdote católico y un pastor protestante


Sacerdote Católico: Es elegido por Dios y entresacado de entre los hombres: “Porque todo sumo sacerdote, escogido entre los hombres, está constituido en favor de los hombres en lo que se refiere a Dios, para ofrecer dones y sacrificios por los pecados; y puede compadecerse de los ignorantes y extraviados, ya que él mismo está rodeado de debilidad, a causa de ella debe ofrecer expiación por los pecados, tanto por los del pueblo como por los suyos. Y nadie se atribuye este honor, sino el que es llamado por Dios, como Aarón.” (Heb 5:1-4)
Pastor Protestante: Es elegido por la comunidad. Tiene inclinación a las cosas de Dios, pero en ningún momento es Dios quien le llama. Es él mismo quien elige ese camino. Un pastor protestante no es una persona consagrada.
***
Sacerdote Católico: Es otro Cristo. Dotado por Dios a través del sacramento del Orden con el poder de perdonar los pecados: “…a quienes les perdonéis los pecados, les son perdonados; a quienes se los retengáis, les son retenidos.” (Jn 20:23) , consagrar la Sagrada Hostia: “Y tomando pan, dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo: -Esto es mi cuerpo, que es entregado por vosotros. Haced esto en memoria mía”. (Lc 22:19) … Actúa siempre en nombre de Cristo, de quien procede su potestad, en el resto de los sacramentos.
Pastor Protestante: Es un buen cristiano representante de la comunidad. No tiene ningún poder sobrenatural, pues no ha recibido el sacramento del Orden. Se orienta principalmente a la predicación y a los servicios de caridad. Actúa en nombre propio o de la comunidad a la que pertenece. Algunas confesiones protestantes celebran algo parecido a la Santa Misa; pero para ellos es un mero recuerdo de lo que hizo Jesucristo. Además, por no haber recibido el sacramento del Orden, en ningún momento el pan que “consagran” se transforma en el “Cuerpo de Cristo”. Ellos le llaman “sagrada comunión” pero ni es, ni creen que sea el Cuerpo de Cristo.
***
Sacerdote Católico: Recibe su poder a través del sacramento del Orden; pero el ejercicio del mismo está siempre supeditado a la obediencia a un obispo; y sus enseñanzas tienen valor siempre y cuando sean concordes con el Magisterio de la Iglesia.
Pastor Protestante: No tiene ningún poder especial. El único sacramento que puede realizar es el bautismo (como cualquier otro cristiano). En general se puede decir que es independiente en sus acciones y enseñanzas, pues no está bajo el control o gobierno de ninguna potestad superior. Se cree inspirado especialmente por el Espíritu Santo para interpretar las Sagradas Escrituras. No reconoce ningún poder magisterial superior al que tenga que supeditarse o ser obediente.
***
Sacerdote Católico: Célibe. Entregado totalmente a Dios en cuerpo y alma a semejanza de Cristo: “Os quiero libres de preocupaciones. El que no está casado se preocupa de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor; el casado se preocupa de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer, y está dividido.” (1 Cor 7: 32-34)
Pastor Protestante: Puede casarse. Su corazón y su tiempo están divididos entre Dios y su familia.
***
Sacerdote Católico: Vive en castidad perfecta, obediencia y pobreza a imitación de Cristo.
Pastor Protestante: Ha de vivir las virtudes cristianas en general como cualquier otro cristiano.
(Hay muchas más diferencias. Estas sólo son algunas de ellas).
Padre Lucas Prados