Directorio

Directorio

MÁS POPULARES

miércoles, 21 de junio de 2017

ONGs alertan por el ajuste en la calidad de gasolinas

Aunque la modificación ya fue aprobada por la Comisión Reguladora de Energía, aún no ha sido publicada en el Diario Oficial, lo que da oportunidad a grupos ambientalistas y al gobierno de discutir esta medida.
La Comisión Reguladora de Energía (CRE) aprobó el aumento a los niveles de etanol en el combustible, pero algunos grupos y grupos se oponen a la medida porque esto modificaría la calidad del aire.

El jueves, la CRE dio 'luz verde' a una modificación a la calidad de las gasolinas, a la NOM-016 CRE-2016, “Especificaciones de calidad de los petrolíferos”, con la que ahora se les permite a los combustibles tener diez por ciento de etanol, cuando sólo era permitido el 5.8 por ciento.

La discusión se da, aunque ya está aprobado el cambio en Cofemer y por la CRE, porque aún falta que sea publicado en el Diario Oficial de la Federación para que entre en vigor.

Para ello, esta semana se reúnen en privado tres subgrupos de trabajo con la propia CRE: uno dedicado a cuestiones medioambientales y de salud, otro dedicado a especificaciones técnicas y otra a calidad de combustibles propiamente.
El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) junto con el Centro Mexicano de Derecho Medio Ambiental (CEMDA), el Poder del Consumidor, Greenpeace y Transita Seguro son algunos de los que están en contra de incrementar el etanol en las gasolinas.

Las organizaciones en contra del cambio argumentan que la propia CRE se opuso a incrementar los niveles de etanol el año pasado.

“Dicha restricción fue establecida por la CRE a partir de evidencia concreta, tanto de laboratorio como empírica a nivel global, que demuestra que el uso de etanol en las gasolinas incrementa de manera importante los niveles de ozono y partículas suspendidas en las ciudades ocasionando daños al medio ambiente y la salud de las personas”, señalan.

Anaid Velasco, abogada del CEMDA, dijo que la aprobación en Cofemer fue atropellada y con una velocidad superior a la de otros proyectos.

Además, criticó que lo que no ve la CRE, ni las asociaciones a favor del cambio son los daños que se generan al medio ambiente y los costos en la salud pública.

“Una de las grandes fallas de fondo que no están estableciendo son el costo de las externalidades, esto te genera más costos por los problemas de salud pública”, señaló.

El cambio no aplica a las ciudades de México, Monterrey y Guadalajara, pero las asociaciones en contra del etanol argumentaron que de todas formas se verían afectadas por la interconexión con las regiones aledañas.

El Instituto Mexicano Del Petróleo (IMP), la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y Movilidad Sustentable, ésta última que representa a productores de etanol en México y Estados Unidos, alegan que no existen efectos medioambientales y sí beneficios económicos.

Stephan Wittig, representante de Movilidad Sustentable, dijo que la modificación en la calidad de las gasolinas traerá grandes inversiones al campo.

“Proporcionamos una gran cantidad de material técnico, estudios hechos con el más estricto rigor científico para comprobar que el uso de etanol es positivo y más de 60 países no pueden estar equivocados.

“En el aspecto económico -y éste es nuestro principal motor- se desarrollaría una industria a nivel nacional de producción de biocombustibles de etanol, tenemos un plan para instalar diez plantas a nivel nacional”, dijo.

Lo anterior traería al país inversiones de mil millones de dólares, y para el campo habría beneficios por 700 millones de dólares al año por la compra de la materia prima que necesita el etanol, puntualizó Wittig.

Esta asociación ha tratado de entrar en contacto con Greenpeace para convencerla de los beneficios del etanol, pero no ha tenido respuesta, aseguró Wittig.

Más importación

Uno de los argumentos más fuertes de la Comisión para aprobar este cambio es justamente que habrá más competencia porque esta mezcla de 10 por ciento es la misma que se tiene en Estados Unidos lo que facilitaría la importación de combustible.

En el comunicado en el que la CRE anunció la modificación se enlista como los principales beneficios la mayor interconexión con la Unión Americana.

“Se añade la opción de importar gasolinas con la calidad aplicable en Estados Unidos, facilitando la entrada de productos de calidad en el nuevo contexto de mercado abierto”, indicó la Comisión.