Directorio

Directorio

Entradas populares

jueves, 1 de junio de 2017

10 razones para no comer pollo

1. “Cerebro de pájaro“ es un elogio

Varios estudios recientes han demostrado que los pollos son animales brillantes, capaces de resolver problemas complejos, demuestran control de sí mismos y se preocupan por su futuro. Los pollos son mucho más inteligentes que los gatos o los perros e incluso hacen algunas cosas que todavía no se han visto en mamíferos, excepto en los primates. El Dr. Chris Evans, quien estudia el comportamiento y la comunicación animal en la Universidad de Macquarie en Australia, dice: “como un truco en las conferencias, a veces enlisto estos atributos, sin mencionar a los pollos, y la gente piensa que estoy hablando acerca de los monos”. El Dr. John Webster de la Universidad de Bristol, encontró que los pollos son capaces de entender el concepto de causa y efecto y que cuando los pollos aprenden algo nuevo, transmiten ese conocimiento (es decir, tienen lo que los científicos llaman “cultura”).

2. Completamente drogados

Es muy simple, los pollos son los animales más maltratados en el planeta. Los pollos criados por su carne son hacinados por miles en enormes galpones. Los alimentan con grandes cantidades de antibióticos y medicamentos para mantenerlos con vida bajo condiciones que de otro modo los matarían. Los antibióticos hacen que los pollos crezcan tan grandes y tan rápido que a menudo quedan lisiados por su propio peso. Este uso indiscriminado de antibióticos también hace que éstos sean menos efectivos en tratamientos para humanos porque acelera el desarrollo de bacterias resistentes a las medicinas.

3. Escaldados hasta morir

Solo siete semanas después de nacer, los pollos son hacinados en camiones que los transportan al matadero. Cada año, a decenas de millones de pollos se les rompen sus patas y alas en el proceso. Son transportados en camión a través de todos los climas extremos, a veces por cientos de millas, sin agua ni alimentos. En el matadero, los pollos son colgados boca abajo y degollados, y con frecuencia son escaldados hasta morir en tanques para desplumar.

4. Ni siquiera tienen un abogado

Los miles de millones de pollos asesinados cada año no son protegidos por ley federal alguna – la “Ley de Sacrificio sin Crueldad” exime a las aves, ¡aunque cada año, hay más de 55 veces más pollos asesinados que cerdos y vacas juntos! A los pollos criados por su carne se les cortan sus delicados picos con una cuchilla caliente sin analgésicos. Estos animales inteligentes pasan toda su vida en establos sucios con decenas de miles de otras aves, teniendo cada una tanto espacio como el de una hoja de papel y en el que el intenso hacinamiento y confinamiento derivan en brotes de enfermedad. Si los propietarios de granjas industriales trataran a gatos y perros como tratan a los pollos, irían a la cárcel por actos de crueldad hacia los animales.

5. ¿Desea popó para acompañar?


Un estudio del USDA encontró que más del 99 por ciento de los cadáveres de pollo vendidos en las tiendas tenían niveles detectables de E. coli, lo que indica contaminación fecal. En otras palabras, si estás comiendo carne de pollo, lo más probable es que estés comiendo excremento. El Consumer Reports (Informes del Consumidor) afirma que “1.1 millón o más de estadounidenses se enferman cada año por pollo contaminado mal cocido”. A la carne de pollo también se le adhieren niveles peligrosos de arsénico, que puede causar cáncer, demencia, problemas neurológicos y otras enfermedades en los seres humanos. La revista Men’s Health acaba de clasificar al pollo de supermercado como el número uno en su lista de los “10 alimentos más sucios” debido a la alta tasa de contaminación bacteriana.

6. Pierde grasa, evita la gripe

Tanto el Centro de Control de Enfermedades como la Organización Mundial de la Salud afirman que si el virus de la gripe aviar se extiende a los Estados Unidos, éste podría ser adquirido por comer carne de pollo o huevos semi-crudos, comer alimentos preparados en la misma tabla de cortar que tuvo contacto con carne o huevos infectados o incluso por tocar huevos contaminados con la enfermedad. La carne de pollo y los huevos están cargados de colesterol – una pieza de 3 onzas de carne de pechuga de pollo sin piel tiene tanto colesterol como la carne vacuna, ¡y un solo huevo tiene casi tres veces más! Este colesterol, junto con una alta ingesta de grasas de origen animal, bloquea arterias y causa enfermedades cardiovasculares. ¡Los alimentos veganos, por otro lado, son todos libres de colesterol y contienen mucho menos grasa!

7. El trabajo de fabrica más peligroso de Estados Unidos

Según la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento del Trabajo de EE.UU., los trabajadores de los mataderos tienen tres veces más probabilidades de sufrir lesiones mientras trabajan que los trabajadores de otros puestos de trabajo del sector manufacturero, y sufren una tasa de lesiones por movimientos repetitivos que es 35 veces mayor que en otros trabajos de manufactura. La industria se niega a hacer las condiciones de trabajo más seguras al rehusar disminuir la velocidad de las líneas de producción o comprar ropa de protección adecuada, lo que equivale a lo que Human Rights Watch llama “violaciones sistemáticas de los derechos humanos incorporadas a las condiciones laborales en la industria de la carne y las aves de corral”. Grandes empresas de pollos como Tyson y Perdue también explotan a operadores contractuales de granjas industriales a quienes el economista de la Universidad Auburn, Robert Taylor, llama “siervos con una hipoteca”. Los contratistas de granjas industriales se ven obligados a pagar la factura de la creación y el mantenimiento de enormes granjas industriales, lo que les pone en una profunda deuda y puede conducirlos a la ruina si la empresa cancela futuros contratos con ellos.

8. Amor maternal

En un entorno natural, una gallina cacareará a sus polluelos mientras se sienta sobre sus huevos en su nido antes de que eclosionen. Ellos pían contestándole y entre ellos a través de la cáscara de su huevo. En las granjas industriales, los huevos son tomados de la madre tan pronto los pone y son colocados en grandes incubadoras – un polluelo nunca conocerá a sus padres. Las gallinas prefieren tener nidos privados escondidos de los depredadores y a menudo se las arreglan sin comida ni agua a fin de obtener un nido privado. Esto demuestra el hecho de que las gallinas sacrificarán su propia comodidad si eso significa proteger a sus polluelos.

9. Mie*da de Pollo

Criar a 9 mil millones de pollos en granjas industriales cada año produce enormes cantidades de excremento. El profesor de agricultura de la Universidad del Estado de Oregón Peter Cheeke, dice que la granja industrial representa “un ataque frontal en contra del medio ambiente”, el cual conduce a extender la contaminación fecal del suelo y las aguas. Porque los pollos son alimentados con grandes cantidades de medicamentos y plaguicidas, estos productos químicos también se encuentran en altas concentraciones en sus heces, lo que significa que la contaminación fecal de las granjas de pollos es especialmente desastrosa para el medio ambiente. En el estado de West Virginia y Maryland, por ejemplo, los científicos han descubierto recientemente que los peces machos están desarrollando ovarios y sospechan que esta monstruosa deformidad es el resultado de la filtración de las heces de pollo cargadas de drogas provenientes de las granjas industriales.

10. Mejor que el original

¿Te gusta el sabor de la carne de pollo, pero no te gusta el sufrimiento? No hay problema – prueba algunas de las fantásticas alternativas disponibles hoy en día, tales como la Boca Chik’n Nuggets, Gardenburger’s Meatless Buffalo Chicken Wings, y Yves Veggie Chicken Burgers. Estos alimentos súper sabrosos son ricos en proteína, libres de crueldad – y de colesterol – y están disponibles en tu supermercado local. En lugar de huevos, prueba tofu estilo huevos revueltos, prepara tostadas a la francesa veganas o consulta nuestros consejos para hornear sin huevos.