Directorio

Directorio

Entradas populares

lunes, 29 de mayo de 2017

Si no votan muchos en Edoméx, gana el PRI



Dentro de una semana, es probable que ya sepamos el resultado electoral en el Estado de México, con todas las implicaciones que ello tendrá no sólo para esa entidad sino para la política nacional.

A mi parecer, el factor determinante del resultado será la tasa de participación ciudadana.

La tasa de participación promedio en las últimas tres elecciones para gobernador en las que resultaron ganadores Arturo Montiel, Enrique Peña y Eruviel Ávila, fue de 45.3 por ciento de la lista nominal. O, si se quiere ver de otra manera, el abstencionismo promedio en esas elecciones fue de 54.7 por ciento.

En contraste, en las últimas tres elecciones presidenciales de los años 2000, 2006 y 2012, la tasa de participación promedio fue de 65.1 por ciento de la lista nominal.

Esto quiere decir que hubo 19.8 puntos porcentuales adicionales de participación en las elecciones federales respecto a las locales.

Para ponerlo en votantes y actualizarlo a las cifras de este año, los 19.8 puntos porcentuales de diferencia reflejan que en las elecciones para presidente de la República han salido a votar 2.16 millones de personas que se quedaron en su casa cuando hubo elecciones para gobernador.

Y los resultados son muy interesantes.

En las elecciones para gobernador el PRI siempre ha ganado y lo ha hecho por amplia diferencia. La elección que había sido la más disputada hasta ahora fue la del año 1999, cuando Arturo Montiel obtuvo 42.44 por ciento de los votos, 6.98 puntos porcentuales adelante de José Luis Durán, quien contendió por la alianza PAN-PVEM y obtuvo 35.46 por ciento.

Observemos ahora el resultado de las tres últimas elecciones presidenciales en el Estado de México.

En el año 2000, la candidatura de Vicente Fox recibió 43.7 por ciento de los votos de la entidad, 12.5 puntos por arriba del 31.2 por ciento recibido por Francisco Labastida.

En 2006, la candidatura de Andrés Manuel López Obrador ganó el 43.3 por ciento de los votos, contra 31.1 por ciento de los obtenidos por Felipe Calderón, una diferencia de 12.2 puntos porcentuales. En ese año, el PRI, con Roberto Madrazo, se fue al tercer lugar con 18.1 por ciento de los votos.

En 2012, la candidatura de Enrique Peña ganó en el estado con 42.2 por ciento de los votos, frente al 30.0 por ciento obtenido por AMLO en la entidad.

Aunque una mayor tasa de participación no es, en absoluto, garantía de que gane algún candidato opositor, si el abstencionismo se ubica en su nivel histórico, cercano a 55 por ciento, aumentan las posibilidades del PRI, según se observa en este recuento.

En la perspectiva, de acuerdo con las encuestas más recientes, hay una competencia de dos: Alfredo del Mazo y Delfina Gómez. Una de las dificultades de la candidata de Morena es que sus preferencias son mayores entre población más joven que tiende a salir menos a votar en una elección local, mientras que Alfredo del Mazo amplía su ventaja en el caso de las personas de más de 37 años, que tienden a participar más en los comicios.

Estamos en tiempos de procesos políticos inéditos, por lo que no se puede descartar casi ningún escenario; sin embargo, me parece que la historia lo que nos dice es que si Morena no logra que la tasa de participación ciudadana supere 50-55 por ciento, se reducen sus posibilidades de ganar la elección.