Directorio

Directorio

Entradas populares

martes, 23 de mayo de 2017

A mexicanos no les alcanza para la canasta alimenticia


De acuerdo con el Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza por Intervalos de Salarios del Coneval, la pobreza laboral vinculada a los salarios registró una reducción de 6.6% en el primer trimestre de 2017.
La pobreza laboral vinculada a los salarios registró una reducción de 6.6 por ciento en el primer trimestre de 2017 respecto al mismo periodo de un año anterior, lo que representa la mejor baja para un mismo trimestre desde 2007, indicó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).


A pesar de que el aumento del precio de la gasolina y los energéticos aceleraron la inflación a inicio de 2017, la pobreza por ingresos disminuyó por la actividad económica, la creación de empleo formal, el incremento de 9.58 por ciento del salario mínimo a partir de enero de este año y que los precios de algunos productos han bajado.
Canasta alimenticia
En el primer trimestre de 2017, al 38.9 por ciento de la población no le alcanza para la canasta básica con el ingreso de su trabajo.
Al presentar su reporte trimestral sobre la evolución del Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza por Intervalos de Salarios (ITLP-IS), Coneval informó que éste Índice disminuyó de 1.0294 a 1.0029 entre el cuarto trimestre de 2016 y el primer trimestre de 2017, lo que significa una reducción de 6.6 por ciento.

Coneval explicó que la inflación ha ido en aumento desde octubre de 2016 y se ha acelerado desde el inicio de 2017, por lo que a partir de marzo de este año ha sido mayor al 5 por ciento anual debido al aumento del precio de la gasolina y los energéticos.

Agregó que mientras que la inflación llegó a 5.8 por ciento en abril de 2017, los precios de algunos productos alimentarios como la cebolla y el jitomate, así como los de algunos artículos no alimentarios básicos, como servicio de telefonía móvil y aparatos electrónicos como televisores, han bajado respecto a 2016.

Pese al incremento importante en los precios de muchos productos, el valor de la canasta alimentaria ha crecido menos que la inflación en los primeros meses de 2017.

“A diferencia del aumento de los precios de los energéticos y de las gasolinas ocurridos en 2008, la actividad económica, así como los precios de algunos productos alimentarios han ayudado a detener la caída del poder adquisitivo”, señaló el consejo.

Asimismo, en el mes de abril se registró el mayor número de empleos formales en los registros del IMSS, mientras que la tasa de desocupación ha sido la más baja de los últimos nueve años.

Otro elemento que ha contribuido a mantener el poder adquisitivo a inicios de 2017 fue el incremento de 9.58 por ciento del salario mínimo a partir de enero, que fue dirigido principalmente a quienes ganan ingresos bajos, lo que ayuda a explicar que el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP) siga cayendo durante 2017.