Directorio

Directorio

Entradas populares

miércoles, 1 de febrero de 2017

Vital unidad nacional Ante conflicto con Trump: UNIDEM




Ese vital la unidad entre partidos políticos, organizaciones y sociedad en general para enfrentar el conflicto del gobierno federal con el presidente estadounidense Donald Trump y una gran oportunidad para hacer frente a los problemas internos de corrupción, inseguridad, narcotráfico e impunidad para fortalecer a la nación, tras el anuncio de que México deberá pagar por el muro y la aplicación de aranceles de 20 por ciento a las importaciones, aseguró la Unión Industrial del Estado de México (UNIDEM).

El director general de la agrupación, Francisco Cuevas Dobarganes dijo que los industriales aplauden la postura de los distintos sectores de respaldar al Presidente Enrique Peña Nieto en su decisión de cancelar el viaje a Estados Unidos y su negativa de pagar el muro.

“En ese sentido, primero es muy importante entender que se trata de un problema entre el presidente actual de los Estados Unidos y su gabinete, es importe no generalizar, al escalar el problema como un tema Estados Unidos-México, ya que en ese país, hay una gran resistencia de la población hacia las políticas de su nuevo gobierno”

Para el representante empresarial la postura de Trump es resultado de su nula experiencia como político e intenta manejar ese país con el estilo totalitario y prepotente que practica en sus negocios, además de que le urge cumplir en corto plazo sus propuestas de campaña.

Consideró que el adoptar políticas revanchistas y de presión contra aquel país, como sugieren muchos grupos y hasta un ex presidente de México, lejos de hacer entrar en razón a su presidente, cultivará aún más el sentimiento antimexicano en aquel país y entonces será más complicado lograr que se restablezca la normalidad en la relación. Lo más probable es que se trate de un bache de 4 años en donde después se vuelva a la normalidad.

La UNIDEM señaló que los primeros afectados por el conflicto con Trump serán los connacionales indocumentados, que es gente trabajadora que ha contribuido al desarrollo de las dos naciones con su trabajo y sus remesas, al deportarlos, habría consecuencias familiares, sociales y económicas incuantificables, por otro lado, están las empresas mexicanas y americanas que están ubicadas en los dos países y que tienen una sobreexposición a la relación bilateral.

Los industriales consideran que el establecer reacciones de reciprocidad comercial, en el sentido de también incrementar los aranceles a los productos americanos, sólo alimentarán el sentimiento antimexicano y creará un efecto inflacionario en México, ya que nos costarán más muchos de los productos que necesitamos.

La UNIDEM consideró que no debe de haber prisa de México por renegociar el TLC, finalmente el presidente Trump está iniciando muchos conflictos con otros países, grupos y minorías, y lo mejor que nos podría pasar, es que empiece a tener reveses con ellos que son menos vulnerables que nosotros.

“México, en vez de pensar tontamente en como agredir a los norteamericanos, de quienes dependemos en muchos aspectos, debemos de pensar en corregir variables internas que nos permitan tener menos exposición a los problemas globales. Debemos trabajar sin ataduras políticas en el combate a la corrupción, a la inseguridad, a la impunidad, al narcotráfico, en el mejoramiento del estado de derecho y sobre todo, encontrar a toda costa y sin simulaciones el equilibrio presupuestal en todos los niveles de gobierno. De corto plazo, debemos enfocarnos al control de la inflación, sin ello, perderemos los efectos positivos de la devaluación y entraremos en una crisis de proporciones mucho mayores a las de 1982, 1988 y 1995”, destacó el dirigente empresarial.

Los industriales mexiquenses dijeron que es necesario explorar alternativas y argumentos para pelear ante la OMC las disposiciones que tome el gobierno americano, fortalecer el mercado interno y buscar opciones de diversificación comercial con otras naciones, evitando al menos en el corto plazo, hacerlo con países altamente exportadores como los llamados “tigres asiáticos”. También debemos establecer políticas que no alimenten los sentimientos antinorteamericanos y antimexicanos que nos condenen a un boicot de mayores proporciones.

Finalmente, el intentar imponer un arancel del 20 % a las exportaciones mexicanas, es un absurdo, ya que los impuestos los pagan los importadores y ello tiene un efecto inflacionario en aquel país y por otro lado, la devaluación del peso con respecto al dólar en los últimos dos años, ha sido mucho mayor a ese 20%, por lo que los productos nacionales seguirán siendo más baratos, aun con ese irracional impuesto.