Directorio

Directorio

MÁS POPULARES

domingo, 5 de febrero de 2017

No hay mañana para la izquierda; tiene oportunidad histórica: Javier Salinas


Toluca, México.-Convencido de que no hay mañana porque es el momento de la izquierda, el diputado local con licencia y dirigente de la corriente Nueva Izquierda del PRD en el estado de México, Javier Salinas Narváez advierte que su partido debe rectificar el camino: no ser dóciles al gobierno, estar cerca de la gente y recuperar sus principios y valores.
Durante una plática con este medio, donde llama a sus contendientes a debatir, admite que el comportamiento de los líderes y las divisiones de los diferentes grupos han dañado a su partido; pero confía en que el PRD no va a desaparecer, pese a Morena; aunque requiere unirse, dejar la imagen de rijoso, erradicar a los líderes vendidos y estar cerca de las causas de la gente.
El aspirante a candidato, uno de quienes más pugnaron por la alianza con el PAN y por un gran frente opositor, considera que fue un error no hacer coalición con el blanquiazul porque era el momento de concretarla, pero el gobierno –afirma- operó con la corriente ADN de Héctor Bautista para que no se diera, y se perdió una gran oportunidad.
Con casi 28 años de militante perredista, Salinas es precandidato a la gubernatura del sol azteca, pero reprocha que el piso no es parejo en su partido, pues el líder estatal, Omar Ortega es casi coordinador de las conferencias del también legislador local con licencia, Juan Zepeda.
En el estado de México, sostiene, la gente está cansada de ser gobernada por una casta enquistada, por una casi monarquía que tiene a la entidad en los primeros lugares de inseguridad, violencia, feminicidios, corrupción, impunidad, ineficiencia y falta de transparencia en el ejercicio del gasto público, pero además faltan oportunidades para estudiar y empleos; por eso, señala, quiere ser candidato a gobernador.
Se define como un hombre humilde que se ha preparado y ha estudiado su licenciatura, maestría y doctorado. Enfatiza que la oposición no puede aprobar todo lo que plantea el gobierno, y por eso él ha ido en contra de votaciones de las cuentas públicas, y de la contratación de deudas.
“Yo no creo que en el congreso, ni con los partidos deba haber acuerdos debajo de la mesa con el gobernador, no creo en la política de la concertacesión; no creo que deba haber diputados a modo”.
Salinas considera que su partido no va a desaparecer, pese a Morena, pero advierte que les urge rectificar el camino: no ser comparsas, ni dóciles ante el gobierno, aunque sí mas congruentes: trabajar para la gente, pero no concebir a la política como el PRI al creer que un político pobre es un pobre político, o que lo que se compra en política es poco.
El PRD, alerta, no puede permanecer de brazos cruzados ante problemas como la corrupción e impunidad, ni debe estar cerca de Osorio Chong, ni de Eruviel Ávila; sino de la gente y sus problemas, pues tienen un proyecto viable con políticas públicas que se han instrumentado en sus gobiernos.
También advierte que si el mandatario estatal se mete a la contienda interna para favorecer a un candidato podría haber riesgo de fracturas, pero lo identificarán, dijo, por la votación que reciban, pues ADN arrasará Nezahualcóyotl, Tultepec, un poco Chimalhuacán y Los Reyes La Paz; pero él y NI dijo, ganarán la zona sur y no se justificaría que Zepeda obtenga alta votación en municipios donde el PRD no tiene mucha aceptación. “Es un exhorto al gobierno del estado a que no se meta en los partidos políticos, que se meta en su partido”.
Javier Salinas aprovecha además para reprochar que Juan Zepeda señale que gobernará como lo hizo en Nezahualcóyotl, cuando era alcalde, sin tomar en cuenta que en la entidad hay zonas muy distintas y ese municipio tiene altos niveles de inseguridad.
El PRD, enfatiza, debe dejar atrás la concepción de que la política es para hacerse rico, pues más bien es servicio social, y los políticos, señala, deben ser austeros y sin fuero, caminar con la ciudadanía, recuperar su confianza e ir por la alternancia.