Directorio

Directorio

Entradas populares

viernes, 11 de marzo de 2016

Petroleras estatales de AL, una amenaza para la economía de la región



Aunque la diversidad y magnitud de los problemas varía entre cada una de las petroleras de América Latina, desde Pemex a PDVSA, analistas las consideran una amenaza colectiva para la economía de la región.
Las compañías petroleras estatales de América Latina, cuya generosidad llenó las arcas gubernamentales desde México hasta Brasil durante el auge del crudo de la década anterior, se transforman con rapidez en peligrosas obligaciones conforme los crecientes niveles de endeudamiento alejan a los inversores.

Los gobernantes de la región se ven obligados a archivar planes de gastar fondos petroleros en proyectos populares luego de que el precio del crudo cayera más de 50 por ciento en los últimos dos años, por lo que ahora se ven ante crecientes cuentas en sus gigantes con respaldo estatal.

La carga crece a medida que las monedas locales declinan contra el dólar, lo que eleva el costo de reembolsar deuda en moneda extranjera.

Es un problema general. La gigante estatal de Brasil, Petróleo Brasileiro (Petrobras), es la compañía petrolera más endeudada del mundo, mientras que los operadores de permutas de riesgo crediticio apuestan a que hay un 68 por ciento de probabilidades de que Petróleos de Venezuela SA, conocida como PDVSA, se encamine a un impago en los próximos 12 meses.

Ambas tienen peso en la economía de la región, que ya se estima se contraerá por segundo año consecutivo en 2016.

“Es difícil, no hay duda”, dijo Alberto Ramos, economista jefe para América Latina de Goldman Sachs Group. “Algunas de esas compañías acumularon un fuerte endeudamiento en el período en que los precios del petróleo eran altos”.

Si bien muchos dicen que el implícito –y en algunos casos explícito- respaldo del estado hace improbable un impago de las compañías, su salud financiera se considera cada vez más precaria.

El riesgo de los bonos que mide el mercado de permutas de riesgo crediticio ha aumentado en el caso de gigantes petroleras latinoamericanas en momentos en que las compañías productoras de crudo de Venezuela, Brasil y México tienen una deuda en dólares más abultada que la del gobierno que las respalda. Sólo la colombiana Ecopetrol SA tiene una deuda menor.

Petróleos Mexicanos (Pemex), que tiene la calificación crediticia más alta de las cuatro, ya sufrió una rebaja de nota por parte de Moody’s Investors Service en noviembre y está en revisión con miras a otra reducción.

La compañía, que tiene sede en Ciudad de México, cuya producción ha declinado durante 11 años consecutivos, se ve cada vez más presionada a vender activos. El mes pasado se comprometió a reducir 100 mil millones de pesos mexicanos (cinco mil 600 millones de dólares) su presupuesto de 2016 luego de dar a conocer pérdidas de 32 mil millones de dólares el año pasado.

Por su parte, la compañía productora brasileña también se deshace de activos y suspende proyectos luego de años de invertir más de 40 mil millones de dólares anuales en enormes yacimientos de petróleo en aguas profundas del Atlántico Sur y subsidiar importaciones de combustible par el gobierno. Su endeudamiento casi se cuadruplicó en los últimos cinco años.

Petrobras, que emitió bonos a 100 años el año pasado, tiene más de 13 mil millones de dólares en capital de bonos que vence en los próximos 24 meses. La empresa se aseguró el mes pasado un crédito de 10 mil millones de dólares de China Development Bank Corp.

La colombiana Ecopetrol planea reducir las inversiones anuales en los próximos años y se concentra cada vez más en la exploración y la producción.

Por su parte, la compañía venezolana enfrenta pagos de bonos de 13 mil millones de dólares en los próximos dos años y se considera que corre el riesgo de un impago al encontrarse el gobierno ante su propia carga de próximos vencimientos soberanos, dice Standard & Poor’s.

Si bien la diversidad y magnitud de los problemas hace que los analistas adviertan que no debe agruparse a las compañías petroleras estatales latinoamericanas, éstas conforman de todos modos una amenaza colectiva para la economía de la región.

No dudaremos en actuar: Carstens

Gulf, con primeras gasolinerías no de Pemex,

La firma publicará a finales de marzo su modelo de franquicia, que según Sergio de la Vega, director de la empresa, será más rentable que la ofrecida por Pemex y buscará el 25% del mercado.

La firma de gasolineras Gulf será la primera en competir contra Pemex en el mercado mexicano, por lo que buscará abrir sus primeras cuatro estaciones a mediados de 2016 con el objetivo de contar con 2 mil centros dentro de tres años, dijo Sergio de la Vega, director general de la firma en México.

En conferencia, el directivo dijo que a finales de marzo estarán publicando su modelo de franquicia, el cual, dijo, será más rentable que la ofrecida por Pemex, aunque no dijo cuánto costaría.

"Nosotros queremos ofrecer servicios diferenciados para cautivar a los clientes..., no buscamos en principio abrir nuevas gasolineras, queremos que actuales franquiciatarios de Pemex cambien su modelo a Gulf", comentó.

Dijo que no obligarían a los actuales dueños de gasolineras en invertir de nuevo en estaciones de servicio, por lo que analizan el regresar el pago que hicieron en Pemex para que confíen en ser parte de esta cadena.

Sin detallar inversiones, dijo que estarían viendo importar gasolinas a partir de importantes desarrolladores de infraestructura para traerla de cualquier parte del mundo, pero principalmente de Estados Unidos.

"La meta es tener 25 por ciento del mercado, queremos dar una oferta de valor diferenciada, llevamos dos años trabajando en un sistema de logística y producción, es un tema de importación y manejo eficiente y a través del desarrollo de nueva infraestructura", agregó de la Vega.

Sobre las gasolinas que venderán será con los precios más competitivos del mercado, pero con la misma calidad de Pemex.

"Tenemos diálogo con un operador de tiendas de conveniencia en México, pero no es ninguna de las grandes, queremos ofrecer una experiencia diferente hasta en estos locales", remarcó el director general de Gulf México.