Directorio

Directorio

MÁS POPULARES

sábado, 30 de enero de 2016

De cinco balazos en la cabeza lo asesinan en Ecatepec


Un hombre fue acribillado a tiros cuando circulaba a bordo de una motocicleta en calles de la colonia San Agustín Segunda Sección, se desconoce el móvil del crimen

Por Beda Peñaloza

Los hechos sucedieron al filo de las 08:15 de la mañana del sábado cuando el sujeto viajaba en su motocicleta color roja por la calle de Sur 56 esquina con la avenida Santa Prisca, cuando fue interceptado por sus agresores, quienes le dispararon en el hombro por lo que la víctima cayó de la moto y los asesinos lo remataron de varios disparos en la cabeza cuando se encontraba tirado sobre el pavimento

Ante este hecho personas al ver que los malhechores se habían ido procedieron a llamar a los servicios de emergencias al ver que el sujeto sangraba de diferentes partes del cuerpo y sobre todo del cráneo

Por lo que al lugar arribaron paramédicos de Protección Civil quienes tras revisarlo ya no presentaba, signos vitales y reportaron su muerte de quien fue identificado como José Cristian Pérez Padilla quien falleció a consecuencia de las balas penetradas en la cabeza

Policías de la dirección de Seguridad Vial de Ecatepec y de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana, procedieron acordonar el área y evitar la mirada de curiosos en el lugar

Luego de realizar los peritajes correspondientes y tras dar fe de los hechos Personal de la Fiscalía de Homicidios, ordenó el levantamiento del cadáver que fue trasladado a las instalaciones del SEMEFO de San Agustín, para realizar la necropsia de ley así mismo se dio inicio a la Carpeta de Investigación contra quien resulte responsable del crimen

Muere atropellada por su propia camioneta en Ecatepec



Una mujer murió tras ser atropellada por su propia camioneta cuando estaba a punto de cargar gasolina y la unidad que al parecer se le votó el cambio de velocidad, al no ponerle el freno de mano y se deslizó de reversa en una gasolinera ubicada en la colonia Viveros Xalostoc arrollándola

Por Beda Peñaloza

El lamentable accidente ocurrió minutos antes de las 20:00 horas del día viernes en la gasolinera entre la Vía Morelos esquina con avenida Central, cuando la mujer llego a ese lugar descendió de la camioneta Ford color negro con placas de circulación KX-24-187 del Estado de México a la cual se le olvido ponerle freno de mano y cuando iba dando la vuelta para indicar le cargaran el combustible la unidad a la que se le voto el cambio de velocidades se fue de reversan debido al desnivel del piso pasando sus llantas sobre ella

Ante esta situación empleados de ese establecimiento, procedieron a llamar a los servicios de emergencia al ver la tirada sobre el pavimento con el rostro cubierto de sangre.

Paramédicos a bordo de una ambulancia de los Servicios de Urgencias del Estado de México (SUEM), arribaron al lugar y procedieron a revisar a la lesionada que vestía playera blanca, pantalón de mezclilla y botas negras, pero nada pudieron hacer y solo reportaron el deceso de la dama.

Por lo que elementos de la policía municipal y estatal procedieron acordonar el área para evitar la mirada de curiosos y a donde arribaron familiares de la occisa y quienes no quisieron proporcionar el nombre de la difunta.

Tras dar fe de los hechos, luego de realizar los peritajes correspondientes personal de la procuraduría mexiquense, ordenó el levantamiento del cuerpo que fue trasladado a las instalaciones del Servicio Médico Forense de San Agustín para realizar la necropsia de ley asi mismo continuar con las investigaciones y deslindar responsabilidades



Hombres encapuchados saquean tienda Coppel en Ecatepec






Hombres encapuchados entran a tienda Coppel y roban mercancía y logran huir tras sonar la alarma del establecimiento ubicada en la colonia Jardines de Morelos en Ecatepec

Por Beda Peñaloza

El asalto ocurrió al filo de las 05:30 de la mañana del día viernes según cámaras de video-vigilancia del negocio en calle entre la avenida Miguel Hidalgo y Fuente de Rolland, en la sección Fuentes de esa comunidad, cuando por lo menos cuatro delincuentes vestidos de negro y cubiertos del rostro forzaron los candados abrieron las cortina y rompieron chapas para ingresar a la tienda y estando en el interior comenzaron a llevarse equipos de telefonía celular, zapatos asi como diversos artículos, pero al escuchar el ruido de la alarma que se activó salieron huyendo con el botín

Por lo que al recibir el reporte de que se encontraba sonando la alarma, policías estatales acudieron al lugar, que encontraron abierto y en diferentes áreas saqueados hecho que también fue ratificado por elementos de la corporación policiaca local.

Ante esta situación arribo a la zona elementos de la empresa de seguridad privada que está contratada por ese establecimiento, quienes se hicieron cargo de verificar los datos del robo.

Finalmente esperaron a que elementos de la Procuraduría Mexiquense, realizara todas las diligencias correspondientes para llevar a cabo la investigación del atraco, del cual se desconoce el monto y notificaron a empleados del negocio se presentaran a levantar su denuncia correspondiente a la agencia del Ministerio Público de San Cristóbal Centro


¿Para qué sirve el bolsillo pequeño de los jeans?

Según explica la icónica empresa estadunidense de pantalones vaqueros,se debe a que a principios del siglo XIX los cowboys tenían necesidades que debían cubrirse

nO lo vas a creer, pero hasta de este tema hay leyendas urbanas.

¿Alguna vez te has preguntado para qué sirve el bolsillo pequeño de los jeans? La respuesta se la debemos a los cowboys del siglo XIX.

Una de nuestras compañías favoritas de jeans, Levi Strauss, por fin nos explica por qué el bolsillo pequeño está presente en casi todos sus pantalones.

Según explica la icónica empresa estadunidense de pantalones vaqueros, el bolsillo pequeño se debe a que a principios del siglo XIX los cowboys tenían necesidades que debían cubrirse. Era muy común que los cowboys llevaran sus relojes de bolsillo colgados de una cadena del chaleco.

Así que a Levi Strauss se le ocurrió la brillante idea de introducir el bolsillo pequeño en los jeans para que lo cowboys pudieran guardar el reloj y no se les rompiera.

Al poco tiempo el reloj de bolsillo cayó en desuso pero se popularizó el encendedor Zippo, que debía guardarse en posición vertical para que no derramara el gas en su interior, así que el pequeño bolsillo de los jeans era ideal para resguardarlo.
¿Qué tal, ya ves como casi todo tiene una explicación?

Si quieres saber más, visita ActitudFem.

SE ESFUMA EL DISTRITO FEDERAL Y NACE LA CIUDAD DE MEXICO



pro­mul­gar la re­for­ma po­lí­ti­ca de la Ciu­dad de Mé­xi­co, el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, En­ri­que Pe­ña Nie­to, ase­gu­ró que ello es una mues­tra cla­ra de que más allá de las di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas es po­si­ble su­mar es­fuer­zos en fa­vor de la so­cie­dad me­dian­te un diá­lo­go ma­du­ro y cons­truc­ti­vo. Así con­clu­ye, ano­tó, un pro­ce­so his­tó­ri­co que "es triun­fo del diá­lo­go y de la de­mo­cra­cia, pe­ro so­bre to­do, es un triun­fo de los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad".

Pre­ci­só que la Ciu­dad de Mé­xi­co se­gui­rá sien­do la ca­pi­tal y el co­ra­zón del país; se man­tie­ne co­mo se­de de los Po­de­res de la Unión y ca­pi­tal de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos, pe­ro aho­ra ten­drá tam­bién au­to­no­mía en to­do lo con­cer­nien­te a su ré­gi­men in­te­rior y a su or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va.

En Pa­la­cio Na­cio­nal, el Pri­mer Man­da­ta­rio des­ta­có que gra­cias al acuer­do de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, "se ha he­cho rea­li­dad un an­he­lo lar­ga­men­te es­pe­ra­do: el que la Ciu­dad de Mé­xi­co sea re­co­no­ci­da co­mo una en­ti­dad fe­de­ra­ti­va con ver­da­de­ra au­to­no­mía".

An­te re­pre­sen­tan­tes de los po­de­res Le­gis­la­ti­vo y Ju­di­cial, el ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral ob­ser­vó que la re­for­ma po­lí­ti­ca de la Ciu­dad de Mé­xi­co es, tam­bién, otro lo­gro del Pac­to por Mé­xi­co, que per­mi­tió a to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas cons­truir acuer­dos pa­ra el avan­ce de nues­tra na­ción.

Con es­ta re­for­ma, ex­pli­có, "la Le­gis­la­tu­ra de la Ciu­dad de Mé­xi­co aho­ra for­ma­rá par­te del Cons­ti­tu­yen­te Per­ma­nen­te, y los Po­de­res de la Ciu­dad po­drán ejer­cer to­das las fa­cul­ta­des que no es­tén ex­pre­sa­men­te con­fe­ri­das a la fe­de­ra­ción en la Cons­ti­tu­ción, co­mo su­ce­de con los es­ta­dos de con­for­mi­dad con el ar­tí­cu­lo 124 de nues­tra Cons­ti­tu­ción".

Acom­pa­ña­do del je­fe de go­bier­no de la Ciu­dad de Mé­xi­co, Mi­guel Án­gel Man­ce­ra, Pe­ña Nie­to in­di­có que la trans­for­ma­ción de las ac­tua­les de­le­ga­cio­nes en de­mar­ca­cio­nes te­rri­to­ria­les, cu­yo go­bier­no es­ta­rá a car­go de al­cal­días, "es un pa­so ade­lan­te en el con­cep­to mis­mo de fe­de­ra­ción, así co­mo en el for­ta­le­ci­mien­to de nues­tra de­mo­cra­cia y de la plu­ra­li­dad po­lí­ti­ca".

Lo más im­por­tan­te de es­ta re­for­ma po­lí­ti­ca, ob­ser­vó, es que "aho­ra los ha­bi­tan­tes de es­ta ciu­dad ca­pi­tal go­za­rán de una car­ta de de­re­chos pro­pia, acor­de a sus li­ber­ta­des y as­pi­ra­cio­nes". La re­for­ma po­lí­ti­ca de la Ciu­dad de Mé­xi­co, aña­dió, "for­ta­le­ce los de­re­chos de sus ciu­da­da­nos y ha­bi­tan­tes, quie­nes aho­ra es­ta­rán en me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra par­ti­ci­par de­mo­crá­ti­ca­men­te en la so­lu­ción de los pro­ble­mas y de­sa­fíos de es­ta gran ur­be".

Por eso, agre­gó, "el si­guien­te pa­so de la ma­yor tras­cen­den­cia es es­ta­ble­cer la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co en los tér­mi­nos y pla­zos que dis­po­ne el de­cre­to don­de se se­ña­la que el ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral de­sig­na­rá a 6 de los 100 di­pu­ta­dos cons­ti­tu­yen­tes".

En con­se­cuen­cia, re­co­no­ció su com­pro­mi­so de se­lec­cio­nar pa­ra es­ta res­pon­sa­bi­li­dad a mu­je­res y hom­bres de ex­ce­len­cia, "que más allá de su ori­gen par­ti­dis­ta acre­di­ten su co­no­ci­mien­to y com­pro­mi­so con la Ciu­dad de Mé­xi­co y con el país", pun­tua­li­zó.

Re­fi­rió que la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te "se­rá un hi­to en nues­tra his­to­ria po­lí­ti­ca re­cien­te, y co­mo tal me­re­ce que sus in­te­gran­tes de­sem­pe­ñen su ele­va­da en­co­mien­da con res­pon­sa­bi­li­dad y efi­ca­cia, con una vi­sión de Es­ta­do, que es­té por en­ci­ma de los in­te­re­ses de las frac­cio­nes y par­ti­dos po­lí­ti­cos".

Ad­vir­tió que el ob­je­ti­vo es que quie­nes con­for­men es­ta Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te hon­ren el ejem­plo de aque­llos que, a lo lar­go de nues­tra his­to­ria, los han an­te­ce­di­do en la no­ble y tras­cen­den­tal res­pon­sa­bi­li­dad de di­se­ñar las nor­mas e ins­ti­tu­cio­nes de nues­tro pac­to so­cial.

"Es­toy se­gu­ro de que la con­for­ma­ción plu­ral de es­ta Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, in­te­gra­da por es­tu­dio­sos del de­re­cho, co­no­ce­do­res de la pro­ble­má­ti­ca de la ciu­dad y lí­de­res so­cia­les, en­tre otros, per­mi­ti­rá la crea­ción de un ins­tru­men­to ju­rí­di­co de van­guar­dia que brin­de cer­ti­dum­bre a las ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y so­cia­les de la ca­pi­tal del país", con­fió.

Men­cio­nó que el re­co­no­ci­mien­to cons­ti­tu­cio­nal a la au­to­no­mía de la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra de­fi­nir su ré­gi­men in­te­rior "es re­sul­ta­do del es­fuer­zo de va­rias ge­ne­ra­cio­nes y re­fle­ja la ca­pa­ci­dad ac­tual de los ac­to­res po­lí­ti­cos pa­ra con­cre­tar acuer­dos so­bre asun­tos fun­da­men­ta­les pa­ra el país.

"Con la pro­mul­ga­ción de es­te de­cre­to, cul­mi­na un de­ba­te que ini­ció con la dis­cu­sión de la Cons­ti­tu­ción de 1824, y que ha es­ta­do pre­sen­te du­ran­te ca­si dos si­glos. En es­te tra­yec­to se fue­ron in­cor­po­ran­do nue­vos es­ta­dos has­ta lle­gar a es­te día, cuan­do se re­co­no­ce a la Ciu­dad de Mé­xi­co co­mo una en­ti­dad fe­de­ra­ti­va con au­to­no­mía", se­ña­ló.

El Pre­si­den­te Pe­ña Nie­to re­sal­tó que "hoy es un gran día pa­ra el fe­de­ra­lis­mo, pa­ra la de­mo­cra­cia y pa­ra la vi­da re­pu­bli­ca­na en Mé­xi­co. Hoy es un gran día pa­ra los ciu­da­da­nos y ha­bi­tan­tes de la Ciu­dad de Mé­xi­co; hoy nues­tra de­mo­cra­cia avan­za, da un pa­so más en el lar­go pro­ce­so his­tó­ri­co que ha da­do for­ma a nues­tras ins­ti­tu­cio­nes y a nues­tro ré­gi­men ju­rí­di­co".

once lesionados siete de gravedad en aparatosa volcadira de autobus



TLAL­NE­PAN­TLA, Méx., 29 de ene­ro.- Apa­ra­to­sa vol­ca­du­ra de un ca­mión de pa­sa­je­ros que era con­du­ci­do con ex­ce­so de ve­lo­ci­dad de­jó co­mo re­sul­ta­do 11 per­so­nas le­sio­na­das, 7 de ellas de gra­ve­dad.

El ac­ci­den­te que ori­gi­nó fuer­te mo­vi­li­za­ción po­li­cia­ca y de los di­fe­ren­tes cuer­pos de so­co­rro y res­ca­te se re­gis­tro al fi­lo de las 7 de la ma­ña­na de es­te vier­nes, so­bre Pe­ri­fé­ri­co Nor­te en el en­tron­que con Ave­ni­da San­ta Mó­ni­ca, fren­te a las ins­ta­la­cio­nes de Mun­do E, en es­te mu­ni­ci­pio.

Re­por­tes po­li­cia­cos se­ña­lan que por la zo­na cir­cu­la­ba con ex­ce­so de ve­lo­ci­dad y sin pre­cau­ción el cho­fer de un ca­mión de pa­sa­je­ros de la lí­nea Mé­xi­co-Az­ca­pot­zal­co, nú­me­ro eco­nó­mi­co 74, pla­cas de cir­cu­la­ción 487-TL-38, cuan­do en un apa­ren­te des­cui­do del cho­fer, por la mis­ma ve­lo­ci­dad que lle­va­ba, per­dió el con­trol de la uni­dad, zig­za­gueó va­rios me­tros y fi­nal­men­te se vol­có so­bre su cos­ta­do de­re­cho.

De­bi­do a que den­tro de la uni­dad iban más de 20 pa­sa­je­ros y va­rios de ellos re­sul­ta­ron con le­sio­nes de con­si­de­ra­ción y de­ses­pe­ra­da­men­te pe­dían ayu­da, au­to­mo­vi­lis­tas que cir­cu­la­ban por la zo­na de in­me­dia­to pi­die­ron el au­xi­lio de los cuer­pos de emer­gen­cia pa­ra que re­ci­bie­ran ayu­da.

Mi­nu­tos más tar­de, en aten­ción al lla­ma­do de au­xi­lio, pa­ra­mé­di­cos de la Cruz Ro­ja arri­ba­ron al lu­gar y al ini­ciar de lle­no con sus la­bo­res de au­xi­lio in­for­ma­ron que 11 pa­sa­je­ros ha­bían re­sul­ta­do le­sio­na­dos, 7 de ellos de gra­ve­dad, por lo que los tras­la­da­ron de emer­gen­cia a di­fe­ren­tes hos­pi­ta­les de la zo­na, a fin de que re­ci­bie­ran la aten­ción mé­di­ca ne­ce­sa­ria.

El cho­fer del ca­mión que di­jo lla­mar­se Jo­sé Luis "N", de 27 años de edad, fue de­te­ni­do en el lu­gar por ele­men­tos de Trán­si­to Mu­ni­ci­pal, quie­nes lo tras­la­da­ron a las ins­ta­la­cio­nes del cen­tro de jus­ti­cia de To­rre-Tlal­ne, don­de que­dó a dis­po­si­ción del MP, a fin de que res­pon­da por los he­chos.

MATO A SU PADRE A SANGRE FRIA



ATI­ZA­PÁN, Méx., 29 de ene­ro.- "Por­que de chi­co me mal­tra­to mu­cho y no me pa­re­ció que ha­ya de­ja­do a mi ma­dre pa­ra ir­se a vi­vir con otra mu­jer, por eso lo ma­té".

Así lo con­fe­só a ele­men­tos de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial un su­je­to que fue de­te­ni­do es­ta ma­ña­na, lue­go de que el pa­sa­do 20 de ene­ro ase­si­nó a ba­la­zos, a san­gre fría, a su pro­pio pa­dre du­ran­te una dis­cu­sión en su do­mi­ci­lio.

La co­man­dan­cia de la po­li­cía re­gio­nal de Tlal­ne­pan­tla in­for­mó que la cap­tu­ra de es­te su­je­to, iden­ti­fi­ca­do co­mo Gus­ta­vo "N", de 37 años de edad se lo­gró a raíz de las in­ves­ti­ga­cio­nes que rea­li­za­ban pa­ra lo­ca­li­zar a un hom­bre, iden­ti­fi­ca­do co­mo Adol­fo Oren­day, de 70 años de edad, pa­dre de di­cho in­di­vi­duo, quien se en­con­tra­ba de­sa­pa­re­ci­do des­de el pa­sa­do 20 de ene­ro.

Du­ran­te las la­bo­res de in­ves­ti­ga­ción, di­jo la co­man­dan­cia, po­li­cías mi­nis­te­ria­les se per­ca­ta­ron que el hi­jo del aho­ra oc­ci­so gas­ta­ba a ma­nos lle­nas y, co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do, se da­ba la gran vi­da e in­clu­so pa­ra di­ver­tir­se uti­li­za­ba el mis­mo au­to de su pa­dre de­sa­pa­re­ci­do.

An­te tal si­tua­ción y an­te la pre­sun­ción de que di­cho su­je­to po­dría te­ner re­la­ción en la de­sa­pa­ri­ción de su pro­ge­ni­tor, di­jo la co­man­dan­cia, pues in­clu­so se es­ta­ble­ció que uti­li­za­ba las tar­je­tas de cré­di­to y de dé­bi­to del au­tor de sus días, po­li­cías mi­nis­te­ria­les lo de­tu­vie­ron, a fin de so­me­ter­lo a un ri­gu­ro­so in­te­rro­ga­to­rio.

Du­ran­te los in­te­rro­ga­to­rios, aña­dió, el de­te­ni­do se mos­tró su­ma­men­te ner­vio­so y ca­yó en cons­tan­tes con­tra­dic­cio­nes has­ta que fi­nal­men­te al ver­se per­di­do y trai­cio­na­do por sus mis­mos ner­vios con­fe­só que ha­bía ase­si­na­do a ba­la­zos a su pa­dre, el pa­sa­do 20 de ene­ro, du­ran­te una dis­cu­sión que se ori­gi­nó pri­me­ra­men­te por­que su­pues­ta­men­te lo tra­ta­ba muy mal y lue­go por­que no le pa­re­ció que ha­ya de­ja­do a su ma­dre pa­ra ir­se a vi­vir con­tra mu­jer.

Des­pués de que ul­ti­mó a ba­la­zos a su pro­pio pa­dre, el pre­sun­to pa­rri­ci­da di­jo a los mi­nis­te­ria­les que su­bió el ca­dá­ver al ca­rro de su mis­mo pro­ge­ni­tor y en­se­gui­da se tras­la­dó a un pre­dio ubi­ca­do en la es­qui­na del Bu­le­vard Ar­tu­ro Mon­tiel y Pa­seo de los Fres­nos, Co­lo­nia Lo­mas de la Cruz, en el mu­ni­ci­pio de Vi­lla Ni­co­lás Ro­me­ro, don­de pa­ra eva­dir la ac­ción de la jus­ti­cia y des­pe­jar to­da sos­pe­cha, aban­do­no el ca­dá­ver.

Lue­go de ello, co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do, to­mo el au­to de su pa­dre y sus tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to, mis­mas que uti­li­zó ile­gal­men­te pa­ra dar­se la gran vi­da, ade­más de que tam­bién se ro­bó va­rios apa­ra­tos elec­tro­do­més­ti­cos, jo­yas y di­ne­ro en efec­ti­vo del do­mi­ci­lio don­de su pro­ge­ni­tor vi­vía con su otra mu­jer.

Con es­ta in­for­ma­ción, po­li­cías mi­nis­te­ria­les se tras­la­da­ron al pre­dio don­de pre­sun­ta­men­te el pa­rri­ci­da ha­bían aban­do­na­do el ca­dá­ver de su pa­dre; sin em­bar­go, ya no lo en­con­tra­ron, pues ese mis­mo 20 de ene­ro, el mi­nis­te­rio pú­bli­co y los pe­ri­tos lo le­van­ta­ron de di­cha zo­na, lue­go del re­por­te de al­gu­nos ve­ci­nos y lo tras­la­da­ron a las ins­ta­la­cio­nes del Se­me­fo del cen­tro de jus­ti­cia lo­cal, don­de per­ma­ne­ció va­rios días en ca­li­dad de des­co­no­ci­do has­ta es­ta ma­ña­na en que los mi­nis­te­ria­les lo en­con­tra­ron y es­ta­ble­cie­ron que el res­pon­sa­ble de la muer­te de es­te hom­bre ha­bía si­do su pro­pio hi­jo.

Con­fe­so de los he­chos, el pre­sun­to pa­rri­ci­da que­dó a dis­po­si­ción del MP, quien in­te­gró la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción co­rres­pon­dien­te por el de­li­to de ho­mi­ci­dio y en las pró­xi­mas ho­ras lo con­sig­na­ra an­te un juez de Con­trol y Jui­cios Ora­les del pe­nal de Ba­rrien­tos, a fin de que sea es­ta ins­tan­cia la que de­ter­mi­ne su si­tua­ción ju­rí­di­ca por su pre­sun­ta res­pon­sa­bi­li­dad en el ase­si­na­to de su pro­pio pa­dre.

ESPOSOS ACRIBILLADOS



NAU­CAL­PAN, Méx., 29 de ene­ro.- Por­que apa­ren­te­men­te se opu­so a que un par de de­lin­cuen­tes, que lo sor­pren­die­ron en la puer­ta de su ca­sa, le ro­ba­ran su au­to­mó­vil, un hom­bre de apro­xi­ma­da­men­te 45 años de edad re­sul­tó le­sio­na­do a ba­la­zos, en tan­to que su es­po­sa per­dió la vi­da de un ti­ro en la nu­ca.

Con­su­ma­do el ata­que, los pre­sun­tos ho­mi­ci­das sa­lie­ron co­rrien­do pa­ra dar­se a la fu­ga y aun­que no con­su­ma­ron el asal­to sí le ro­ba­ron la vi­da a la ma­lo­gra­da mu­jer y de­ja­ron gra­ve­men­te le­sio­na­do a su es­po­so, quien fue tras­la­da­do de emer­gen­cia, a bor­do de una am­bu­lan­cia de la Cruz Ro­ja al Hos­pi­tal de Trau­ma­to­lo­gía de Lo­mas Ver­des, don­de los mé­di­cos re­por­tan su es­ta­do de sa­lud co­mo de pro­nós­ti­co re­ser­va­do.

Los he­chos que cos­ta­ron la vi­da de la mu­jer que ya es­tá iden­ti­fi­ca­da pe­ro de quien no se re­ve­ló su nom­bre, se re­gis­tra­ron mi­nu­tos des­pués de las 22:00 ho­ras de ayer jue­ves, en la puer­ta de su do­mi­ci­lio, ubi­ca­do so­bre Ce­rro de So­na­loa, Co­lo­nia Co­li­nas de San Ma­teo, en es­te mu­ni­ci­pio.

Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que de acuer­do a las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes que se rea­li­za­ron y por las ver­sio­nes que die­ron al­gu­nos de­los ve­ci­nos, los es­po­sos aca­ba­ban de lle­gar a su do­mi­ci­lio e in­ten­ta­ban me­ter al ga­ra­je su au­to­mó­vil, un Volks­wa­gen Bee­tle cre­ma, cuan­do fue­ron sor­pren­di­dos por dos su­je­tos que a pun­ta de pis­to­la in­ten­ta­ron ro­bar­le el ve­hí­cu­lo.

Sin em­bar­go, se­gún los ve­ci­nos, co­mo pu­sie­ron re­sis­ten­cia, los de­lin­cuen­tes les dis­pa­ra­ron con ar­mas de fue­go en re­pe­ti­das oca­sio­nes y lue­go de ello, por el es­cán­da­lo que se ge­ne­ró sa­lie­ron co­rrien­do pa­ra dar­se a la fu­ga, an­tes de que la po­li­cía los de­tu­vie­ra, por lo que no con­su­ma­ron el asal­to.

Los mis­mos ve­ci­nos al dar­se cuen­ta que los es­po­sos es­ta­ban le­sio­na­dos y que su es­ta­do de sa­lud era gra­ve rá­pi­da­men­te pi­die­ron el au­xi­lio de una am­bu­lan­cia y pos­te­rior­men­te cuan­do pa­ra­mé­di­cos de la Cruz Ro­ja lle­ga­ron y les brin­da­ron los pri­me­ros au­xi­lios in­for­ma­ron que de­sa­for­tu­na­da­men­te la mu­jer ya es­ta­ba muer­ta, a con­se­cuen­cia de un ba­la­zo que re­ci­bió en la nu­ca, en tan­to que su es­po­so to­da­vía es­ta­ba vi­vo aun­que de­bi­do a que su es­ta­do de sa­lud era de­li­ca­do lo tras­la­da­ron de emer­gen­cia al hos­pi­tal de Trau­ma­to­lo­gía de Lo­mas Ver­des pa­ra que re­ci­bie­ra la aten­ción mé­di­ca ne­ce­sa­ria.

Al te­ner co­no­ci­mien­to de los mor­ta­les he­chos, po­li­cías mu­ni­ci­pa­les y de la CESC se pre­sen­ta­ron en el lu­gar e im­ple­men­ta­ron un fuer­te ope­ra­ti­vo en to­da la zo­na, a fin de ubi­car y de­te­ner a los cri­mi­na­les; sin em­bar­go, co­mo re­gu­lar­men­te su­ce­de en es­tos ca­sos, no tu­vie­ron suer­te, pues es­ca­pa­ron sin de­jar pis­tas de su pa­ra­de­ro.

MOTOTA XISTA ASESINADO EN ECATEPEC AL TRATAR DETENER A GRUPO DE DELICUENTES



ECA­TE­PEC, Méx., 29 de ene­ro.- Por tra­tar de ce­rrar­les el pa­so y de­te­ner a un gru­po de de­lin­cuen­tes que aca­ba­ban de asal­tar pis­to­la en ma­no una ga­so­li­ne­ra, un mo­to­ta­xis­ta fue pri­va­do de la vi­da a ba­la­zos es­ta ma­ña­na.

Al mo­men­to de dar­se a la fu­ga, a bor­do de un Chevy azul y un Tsu­ru blan­co, los mi­se­ra­bles de­lin­cuen­tes pa­ra cer­cio­rar­se de la muer­te del tra­ba­ja­dor del vo­lan­te, lo re­ma­ta­ron al pa­sar so­bre su cuer­po am­bos ve­hí­cu­los. Lue­go de ello es­ca­pa­ron a to­da ve­lo­ci­dad pa­ra per­der­se en­tre las ca­lles del lu­gar sin que has­ta el mo­men­to se se­pa na­da de su iden­ti­dad y po­si­ble pa­ra­de­ro.

Los he­chos que cos­ta­ron la vi­da de mo­to­ta­xis­ta, iden­ti­fi­ca­do co­mo Eduar­do "N", de 38 años de edad, se re­gis­tra­ron al fi­lo de las 10 de la ma­ña­na de es­te vier­nes, fren­te a una ga­so­li­ne­ra, ubi­ca­da en la es­qui­na de la Vía Mo­re­los y ca­lle de Cuauh­té­moc, Co­lo­nia Cuauh­té­moc Xa­los­toc, en es­te mu­ni­ci­pio.

Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que de acuer­do a las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes que se rea­li­za­ron y por los tes­ti­mo­nios que die­ron al­gu­nos tes­ti­gos, mo­men­tos an­tes de que se re­gis­tra­ran los mor­ta­les he­chos, seis su­je­tos fuer­te­men­te ar­ma­dos lle­ga­ron a la ci­ta­da ga­so­li­ne­ra, don­de a pun­ta de pis­to­la y ba­jo ame­na­zas de muer­te en­ca­ño­na­ron a los em­plea­dos pa­ra ro­bar­les to­do el di­ne­ro de la ven­ta del día.

Cuan­do los pre­sun­tos la­dro­nes es­ca­pa­ban a bor­do de un Chevy y un Tsu­ru, di­je­ron, el mo­to­ta­xis­ta, que ya se ha­bía da­do cuen­ta del asal­to, les ce­rró el pa­so, al pa­re­cer con la in­ten­ción de de­te­ner­los, por lo que los mal­vi­vien­tes en­fu­re­ci­dos lo ase­si­na­ron a que­ma­rro­pa, al dis­pa­rar­le en re­pe­ti­das oca­sio­nes con ar­mas cor­tas y lue­go, no con­for­me con ello, pa­sa­ron so­bre su cuer­po am­bos ve­hí­cu­los pa­ra fi­nal­men­te dar­se a la fu­ga a to­da ve­lo­ci­dad.

Em­pe­la­dos de la ga­so­li­ne­ra al per­ca­tar­se de los he­chos y de que el mo­to­ta­xis­ta es­ta­ba gra­ve­men­te le­sio­na­do de in­me­dia­to pi­die­ron el au­xi­lio de una am­bu­lan­cia; sin em­bar­go, de­sa­for­tu­na­da­men­te cuan­do pa­ra­mé­di­cos de la Cruz ro­ja lle­ga­ron ya era de­ma­sia­do tar­de, pues ya ha­bía muer­to.

Al te­ner co­no­ci­mien­to de los he­chos, ele­men­tos de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal y de la CESC se pre­sen­ta­ron en el lu­gar y al te­ner in­for­ma­ción de los pre­sun­tos asal­tan­tes y ho­mi­ci­das y de los ve­hí­cu­los en que es­ca­pa­ron, im­ple­men­ta­ron un fuer­te ope­ra­ti­vo en to­da la zo­na, a fin de ubi­car­los y de­te­ner­los, pe­ro co­mo re­gu­lar­men­te su­ce­de en es­tos ca­sos no tu­vie­ron suer­te, pues es­ca­pa­ron sin de­jar pis­tas de su pa­ra­de­ro.

En me­dio del al­bo­ro­to que ori­gi­nó es­te in­ci­den­te, en­tre los cu­rio­sos que se en­con­tra­ban en el lu­gar, sur­gió una mu­jer quien al te­ner de fren­te el cuer­po es­ta­lló en llan­to y su­frió se­ve­ra cri­sis ner­vio­sa cuan­do des­cu­brió que el aho­ra oc­ci­so era su her­ma­no.

Mien­tras que ele­men­tos de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal y de la CESC acor­do­na­ban la es­ce­na del cri­men, el agen­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co se pre­sen­tó en el lu­gar, don­de una vez que rea­li­zó las di­li­gen­cias mi­nis­te­ria­les y or­de­nó el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver dio ini­cio a la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción co­rres­pon­dien­te por el de­li­to de ho­mi­ci­dio.

Po­li­cías mi­nis­te­ria­les in­for­ma­ron que en un in­ten­to por acla­rar el cri­men y lo­grar la iden­ti­fi­ca­ción y cap­tu­ra de los pre­sun­tos ho­mi­ci­das, ya ini­cia­ron con las in­ves­ti­ga­cio­nes co­rres­pon­dien­tes y es­te cri­men no que­de im­pu­ne.