Directorio

Directorio

MÁS POPULARES

sábado, 2 de enero de 2016

Tras ser atropellado muere hombre de la tercera edad en Ecatepec



Muere un hombre de la tercera edad al ser atropellado por un automóvil cuando intentó cruzar peligrosa vialidad a la altura de la colonia Lomas de Atzolco en Ecatepec

Por Beda Peñaloza

Los hechos ocurrieron el primer día de este año alrededor de las 08:00 de la mañana sobre la avenida Insurgentes antes del cruce de la autopista México-Pachuca, cuando el adulto mayor por evitar subir el puente peatonal que se encontraba a tan solo unos metros de los hechos, decidió cruzar la arteria, pero no se percató y fue arrollado por un auto que se dio a la fuga

El cuerpo del hombre que fue identificado como Mauro Tapia de aproximadamente 83 años, quedó tirado boca abajo sobre el pavimento tras ser lanzado varios metros, por lo que tras el fuerte golpe en la cabeza murió en el lugar

Automovilistas que pasaban por el lugar, reportaron el suceso a elementos policiacos, por lo que procedieron arribar al lugar y acordonar el área donde quedó el cadáver.

Tras dar fe de los hechos, elementos de la procuraduría mexiquense, ordenó el levantamiento del cuerpo, que fue trasladado a las instalaciones del Servicio Médico Forense de San Cristóbal Centro, para realizar la necropsia de ley y continuar con las investigaciones de los hechos


"río de mi­se­ria" y vio­len­cia que cre­ce en el mun"río de mi­se­ria" y vio­len­cia que cre­ce en el mun­do­do advierte el Papa francisco



Ciu­dad del Va­ti­ca­no.- El Pa­pa aler­tó hoy del y pi­dió ven­cer la in­di­fe­ren­cia y re­cu­rrir a "la fuer­za de la fe" pa­ra abrir "nue­vos ca­mi­nos" que al­can­cen acuer­dos a los que no lle­gue la po­lí­ti­ca.

En su pri­me­ra mi­sa del año, el Pa­pa re­cor­dó "la mul­ti­tud de for­mas de in­jus­ti­cia y de vio­len­cia que hie­ren ca­da día a la Hu­ma­ni­dad", una si­tua­ción que til­dó de "río de mi­se­ria".

"¿Có­mo es po­si­ble que per­du­re la opre­sión del hom­bre con­tra el hom­bre, que la arro­gan­cia del más fuer­te con­ti­núe hu­mi­llan­do al más dé­bil, arrin­co­nán­do­lo en los már­ge­nes más mi­se­ra­bles de nues­tro mun­do?", cues­tio­nó.

Tam­bién se pre­gun­tó "has­ta cuán­do la mal­dad hu­ma­na se­gui­rá sem­bran­do la tie­rra de vio­len­cia y odio, que pro­vo­can tan­tas víc­ti­mas ino­cen­tes".

"¿Có­mo pue­de ser es­te un tiem­po de ple­ni­tud, si an­te nues­tros ojos mu­chos hom­bres, mu­je­res y ni­ños si­guen hu­yen­do de la gue­rra, del ham­bre, de la per­se­cu­ción, dis­pues­tos a arries­gar su vi­da con tal de que se res­pe­ten sus de­re­chos fun­da­men­ta­les?", la­men­tó.

El Pon­tí­fi­ce ase­gu­ró que es­ta pro­ble­má­ti­ca, es­ta ria­da de vio­len­cia "ali­men­ta­da por el pe­ca­do", no pue­de ha­cer na­da "con­tra el océa­no de la mi­se­ri­cor­dia", pre­cep­to al que ha con­sa­gra­do su Año San­to Ex­traor­di­na­rio.

"To­dos es­ta­mos lla­ma­dos a su­mer­gir­nos en es­te océa­no, a de­jar­nos re­ge­ne­rar pa­ra ven­cer la in­di­fe­ren­cia que im­pi­de la so­li­da­ri­dad y sa­lir de la fal­sa neu­tra­li­dad que obs­ta­cu­li­za el com­par­tir", ani­mó.

En es­te sen­ti­do de­fen­dió el rol que pue­de de­sem­pe­ñar la "fuer­za de la fe" que, en su opi­nión, "siem­pre es ca­paz de abrir nue­vos ca­mi­nos a la ra­zón" a los que "no pue­de lle­gar la ra­zón de los fi­ló­so­fos ni los acuer­dos de la po­lí­ti­ca".

La mi­sa, en la So­lem­ni­dad de Ma­ría San­tí­si­ma Ma­dre de Dios, tu­vo lu­gar en la im­po­nen­te ba­sí­li­ca de San Pe­dro y sus al­re­de­do­res con­ta­ron con una ele­va­da pre­sen­cia po­li­cial, de­bi­do a la aler­ta te­rro­ris­ta en la que se en­cuen­tra el con­ti­nen­te eu­ro­peo.

El Pa­pa con­clu­yó la ce­re­mo­nia a las 11:30 lo­ca­les (10:30 GMT), una ho­ra y me­dia des­pués de su ini­cio, y em­pren­dió la sa­li­da de la ba­sí­li­ca es­col­ta­do por do­ce guar­daes­pal­das, que se en­tre­mez­cla­ron inu­sual­men­te con los mo­na­gui­llos y miem­bros del cle­ro que con­for­man la co­mi­ti­va pa­pal.

Pos­te­rior­men­te se aso­mó a la ven­ta­na de su es­tu­dio en el Pa­la­cio Apos­tó­li­co pa­ra re­zar el pri­mer Án­ge­lus ma­ria­no del 2016 y di­ri­gir su ca­te­que­sis a los nu­me­ro­sos fie­les y tu­ris­tas que le ob­ser­va­ban des­de la pla­za de San Pe­dro, a quie­nes fe­li­ci­tó el año.

Fran­cis­co vol­vió a abor­dar el te­ma de la paz que, a su jui­cio, "de­be ser cul­ti­va­da" por las per­so­nas, al­go pa­ra lo que es pre­ci­so evi­tar la in­di­fe­ren­cia.

"La paz (...) de­be ser cul­ti­va­da por no­so­tros. Eso su­po­ne una ver­da­de­ra y pro­pia lu­cha, un com­ba­te es­pi­ri­tual que tie­ne lu­gar en nues­tro co­ra­zón", re­fi­rió el Pa­pa.

Y aña­dió: "La ene­mi­ga de la paz no es úni­ca­men­te la gue­rra, si­no tam­bién la in­di­fe­ren­cia, que ha­ce pen­sar so­lo en uno mis­mo y crea ba­rre­ras, sos­pe­chas, mie­dos y egoís­mos".

El Pa­pa di­jo que "con­ta­mos con mu­cha in­for­ma­ción pe­ro en oca­sio­nes nos en­con­tra­mos tan su­mer­gi­dos en no­ti­cias que nos dis­traen de la rea­li­dad, del her­ma­no y de la her­ma­na que nos ne­ce­si­tan".

"Em­pe­ce­mos a abrir el co­ra­zón, des­per­tan­do la aten­ción ha­cia el pró­ji­mo. Esa es la ver­da­de­ra con­quis­ta de la paz", ex­cla­mó.

La Igle­sia Ca­tó­li­ca ce­le­bra es­te pri­mer día del año la XLIX Jor­na­da Mun­dial de la Paz, ins­ti­tui­da en 1968 por el Pon­tí­fi­ce y bea­to Pa­blo VI.

En es­ta oca­sión la jor­na­da trans­cu­rre ba­jo el le­ma "Ven­ce la in­di­fe­ren­cia y con­quis­ta la paz" y, pa­ra es­te día, el Pa­pa tras­mi­tió un men­sa­je que fue di­fun­di­do por la San­ta Se­de el pa­sa­do 15 de di­ciem­bre.

En él, Fran­cis­co ins­ta a los Es­ta­dos del mun­do a im­pul­sar "ges­tos con­cre­tos" con los pre­sos, los emi­gran­tes y los pa­ra­dos y a fa­vo­re­cer las re­la­cio­nes con otros paí­ses.

Ade­más re­cuer­da que "las gue­rras y los aten­ta­dos te­rro­ris­tas, con sus trá­gi­cas con­se­cuen­cias, los se­cues­tros de per­so­nas, las per­se­cu­cio­nes por mo­ti­vos ét­ni­cos o re­li­gio­sos, las pre­va­ri­ca­cio­nes, han mar­ca­do de he­cho el año pa­sa­do de prin­ci­pio a fin".

Es­te vier­nes el Pa­pa con­ti­nua­rá con los ac­tos vin­cu­la­dos al Ju­bi­leo Ex­traor­di­na­rio y abri­rá la puer­ta san­ta de la úl­ti­ma de las cua­tro ba­sí­li­cas pa­pa­les que la man­tie­nen clau­su­ra­da, San­ta Ma­ría la Ma­yor.

LA MATO UNA BALA PERDIDA

Mal ini­ció el 2016 pa­ra una fa­mi­lia, quie­nes vie­ron per­der la vi­da de su hi­ja en un trá­gi­co más no di­rec­to he­cho de­lic­ti­vo, si­no por el gus­to de gen­te in­cons­cien­te que le gus­ta ha­cer dis­pa­ros al ai­re, ya que por la ven­ta­na del asien­to don­de iba la jo­ven en­tró una ba­la per­di­da y le dio en el pe­cho, oca­sio­nán­do­le una muer­te ins­tan­tá­nea, pe­se a los es­fuer­zos de los pa­ra­mé­di­cos.




Ini­ció la tra­ge­dia en el ki­ló­me­tro 15 de la au­to­pis­ta Mé­xi­co-To­lu­ca, en el tré­bol de la Puer­ta de San­ta Fe, pe­rí­me­tro de la De­le­ga­ción Ál­va­ro Obre­gón, cuan­do el au­to­bús de tu­ris­mo cir­cu­la­ba sin pro­ble­ma al­gu­no, in­clu­so se di­jo que la jo­ven dis­fru­ta­ba del pai­sa­je, cuan­do se es­cu­chó un gol­pe en la ven­ta­ni­lla y se pen­só que al­gu­na pie­dra suel­ta del pa­vi­men­to sa­lió vo­lan­do y pe­gó en el cris­tal.

Pe­ro de pron­to la his­to­ria cam­bió, por­que la jo­ven se des­va­ne­ció en su asien­to y que­dó in­cons­cien­te, cuan­do se acer­ca­ron a ver lo que le ocu­rría, al pa­re­cer uno de sus fa­mi­lia­res, se per­ca­tó que del pe­cho le sa­lía san­gre a la mu­jer y le pi­die­ron al cho­fer que se ori­lla­ra pa­ra que se re­vi­sa­ra la he­ri­da. Al ver que no reac­cio­na­ba es­ta per­so­na se so­li­ci­tó el apo­yo mé­di­co.

Fue­ron pa­ra­mé­di­cos de la Cruz Ro­ja los que se pre­sen­ta­ron en ese lu­gar y aco­mo­da­ron a la mu­jer en el pa­si­llo de la uni­dad, pe­ro na­da pu­die­ron ha­cer por ella, so­la­men­te di­je­ron que ha­bía de­ja­do de exis­tir, y que efec­ti­va­men­te pre­sen­ta­ba una he­ri­da de ba­la en el pe­cho, cer­ca del co­ra­zón, y tras cer­ti­fi­car el de­ce­so de­ja­ron a la víc­ti­ma en el lu­gar pa­ra que ini­cia­ran la in­ves­ti­ga­ción po­li­cías de la PGJDF.

An­te los re­pre­sen­tan­tes de la Pro­cu­ra­du­ría ca­pi­ta­li­na, per­so­nas que via­ja­ban en la mis­ma uni­dad ex­pli­ca­ron que por la ven­ta­na del asien­to don­de via­ja­ba la mu­cha­cha, in­gre­só una ba­la per­di­da y se le in­crus­tó en el pe­cho, in­for­ma­ción que fue co­rro­bo­ra­da por los pe­ri­tos de la de­pen­den­cia po­li­cia­ca, quie­nes bus­ca­ron si en el lu­gar se en­con­tra­ba el plo­mo de la ba­la.

Es­pe­ran que con la au­top­sia se co­noz­ca si la ba­la atra­ve­só el pe­cho de la po­bre mu­jer o se que­dó el plo­mo den­tro, así co­mo el ca­li­bre del ar­ma, y so­bre to­do bus­car al su­je­to que la ac­cio­nó y le qui­tó la vi­da a esa ino­cen­te fé­mi­na, que tu­vo la ma­la suer­te de es­tar en el lu­gar y mo­men­to equi­vo­ca­do, de­jan­do de lu­to a una fa­mi­lia ini­cian­do el año 2016.

FESTIN DE PERROS CUERPO DE UN HOMBRE




Unas ho­ras an­tes de que con­clu­ye­ra el ago­ni­zan­te 2015, una per­so­na fue en bus­ca de su her­ma­no pa­ra dar­le el abra­zo y de­sear­le un ex­ce­len­te 2016, pe­ro al lle­gar a la vi­vien­da de la ca­lle Pri­me­ra Pri­va­da de Ca­ma­ro­nes, es­cu­chó co­mo unos pe­rros se pe­lea­ban la co­mi­da, pe­ro ese ali­men­to eran los res­tos mor­ta­les de su fa­mi­liar que la­men­ta­ble­men­te ha­bía fa­lle­ci­do.

Na­die sa­be, has­ta que no se ten­ga in­for­ma­ción en el re­por­te de la ne­crop­sia, el día y la ho­ra en que esa per­so­na de­jó de exis­tir, por­que los ve­ci­nos afir­ma­ron que ya des­de días an­te­rio­res se ha­bían per­ca­ta­do de un olor fé­ti­do y te­mían que es­te su­je­to hu­bie­ra su­fri­do un ac­ci­den­te; pe­ro fue has­ta el pa­sa­do jue­ves, cuan­do al ir a bus­car a su fa­mi­liar, se dio cuen­ta que es­ta­ba muer­to.

Tras­cen­dió que esa per­so­na in­gre­só a la vi­vien­da pa­ra bus­car a su pa­rien­te, pe­ro des­co­no­cía que des­de ha­cía días u ho­ras, ya ha­bía de­ja­do de exis­tir, y an­te ese des­co­no­ci­mien­to, in­gre­só a la vi­vien­da de la ca­lle Pri­me­ra Pri­va­da de Ca­ma­ro­nes y Aqui­les Elor­duy, en la Co­lo­nia Del Re­creo, en el pe­rí­me­tro de la De­le­ga­ción Az­ca­pot­zal­co.

Cuan­do se en­con­tra­ba den­tro del in­mue­ble se per­ca­tó que los pe­rros se pe­lea­ban al­go de ali­men­to, pe­ro lo que pe­lea­ban eran pe­da­zos de car­ne que le ha­bían arran­ca­do a la víc­ti­ma, por lo que se les tu­vo que es­pan­tar pa­ra que no con­ti­nua­ran con esa ac­ción, y pos­te­rior­men­te se le dio avi­so a las au­to­ri­da­des de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Dis­tri­to Fe­de­ral (PGJDF).

Pri­me­ro lle­ga­ron has­ta ese lu­gar ele­men­tos de la po­li­cía ca­pi­ta­li­na, quie­nes in­gre­sa­ron al in­mue­ble y vie­ron la for­ma en que se en­con­tra­ba el cuer­po del hom­bre de apro­xi­ma­da­men­te 45 años de edad, el cual ya se en­con­tra­ba en avan­za­do es­ta­do de pu­tre­fac­ción, por lo que no se al­can­za­ba a ver si pre­sen­ta­ba al­gu­na le­sión pro­vo­ca­da por un ar­ma pun­zo­cor­tan­te o de fue­go.

Los pe­ri­tos de la PGJDF bus­ca­ron al­re­de­dor del cuer­po al­gún in­di­cio que les fue­ra útil, pe­ro re­co­no­cie­ron que no se po­dían pre­ci­sar las cau­sas de la muer­te de ese hom­bre, lo que se­ría es­ta­ble­ci­do al tér­mi­no de la ne­crop­sia de ley, por lo que has­ta el mo­men­to, cual­quier lí­nea de in­ves­ti­ga­ción es to­ma­da en cuen­ta, y tam­bién se en­tre­vis­ta­rá a los ve­ci­nos del aho­ra oc­ci­so.

Es­to por­que al­gu­nos de ellos ase­gu­ra­ron que ya lle­va­ba al me­nos un par de días que de esa vi­vien­da ema­na­ba un fuer­te olor fé­ti­do, y el asun­to es co­no­cer si días an­tes no es­cu­cha­ron que en el in­te­rior se lle­va­ra a ca­bo al­gu­na pe­lea en­tre el aho­ra fi­na­do y otro su­je­to, pa­ra así te­ner al­gu­na pis­ta más con­fia­ble so­bre lo que pu­do ha­ber­se de­sa­rro­lla­do en el in­te­rior an­tes de que los pe­rros se co­mie­ran par­te del cuer­po.

TIRAN CUERPO EN UNA COBIJA , FUE EJECUTADO




NAU­CAL­PAN, Méx., 1o. de ene­ro.- El ca­dá­ver de un hom­bre eje­cu­ta­do fue en­con­tra­do aban­do­na­do en la Co­lo­nia San Jo­sé de los Leo­nes Se­gun­da Sec­ción. El cuer­po es­ta­ba cu­bier­to con una co­bi­ja.

Po­li­cías mu­ni­ci­pa­les, es­ta­ta­les y mi­nis­te­ria­les de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do de Mé­xi­co con­ti­núan las in­ves­ti­ga­cio­nes a fin de ob­te­ner in­for­ma­ción que los lle­ve al es­cla­re­ci­mien­to de es­te ase­si­na­to.

El úl­ti­mo día de 2015 fue encontrado el cuer­po de un hom­bre cu­bier­to con una co­bi­ja en me­dio de la ca­lle Chal­chi­hui­tes, de la re­fe­ri­da co­lo­nia en es­te mu­ni­ci­pio.

Alar­ma­dos por ello, al­gu­nos tes­ti­gos de in­me­dia­to so­li­ci­ta­ron la in­ter­ven­ción de per­so­nal de los cuer­pos de So­co­rro y de la Po­li­cía municipal. Pa­ra­mé­di­cos de la Cruz Ro­ja na­da pu­die­ron ha­cer, de­bi­do a que cuan­do re­vi­sa­ron el cuer­po, diag­nos­ti­ca­ron que ya te­nía va­rias ho­ras de ha­ber de­ja­do de exis­tir.

El aho­ra oc­ci­so pre­sen­ta­ba una he­ri­da de ar­ma de fue­go en la ca­be­za, la cual le cor­tó la exis­ten­cia. Uni­for­ma­dos de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal y de la Co­mi­sión Es­ta­tal de Se­gu­ri­dad, res­guar­da­ron el es­ce­na­rio del ho­mi­ci­dio, en tan­to que pe­ri­tos en cri­mi­na­lís­ti­ca, fo­to­gra­fía y me­di­ci­na fo­ren­se, rea­li­za­ron la ins­pec­ción ocu­lar.

Una vez que los pe­ri­tos re­co­gie­ron to­da evi­den­cia que los lle­ve al es­cla­re­ci­mien­to de es­te cri­men, el ca­dá­ver fue tras­la­da­do al an­fi­tea­tro de la fis­ca­lía de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do de Mé­xi­co, don­de en las pró­xi­mas ho­ras con­ti­nuarán con las in­ves­ti­ga­cio­nes para ob­te­ner datos que los lle­ve al es­cla­re­ci­mien­to de es­te ase­si­na­to.

hombre tor­tu­rado, ma­nia­ta­do, ven­da­do y col­ga­do de un puen­te




CHAL­CO, Méx., 1o. de ene­ro.- Con vi­si­bles hue­llas de tor­tu­ra, ma­nia­ta­do, ven­da­do y col­ga­do de un puen­te, fue des­cu­bier­to el ca­dá­ver de un hom­bre en Pue­blo Nue­vo. Por la for­ma en que fue ul­ti­ma­do, los en­car­ga­dos de las in­ves­ti­ga­cio­nes pre­su­men que se de­be a una ven­gan­za; sin em­bar­go, se­rá el avan­ce de las pes­qui­sas, las que de­ter­mi­nen las cau­sas de es­te ase­si­na­to.

Agen­tes de la Po­li­cía Mi­nis­te­rial in­te­rro­gan a ve­ci­nos de la zo­na don­de fue ha­lla­do el cuer­po de es­te hom­bre, a fin de ob­te­ner in­for­ma­ción que los lle­ve al es­cla­re­ci­mien­to de es­te cri­men.

Fue la ma­ña­na de hoy vier­nes cuan­do en Pa­seo de los Pue­blos es­qui­na Ca­lle del Te­so, Po­bla­do Pue­blo Nue­vo, de es­te mu­ni­ci­pio de Chal­co, don­de fue en­con­tra­do el cuer­po de una per­so­na muer­ta por ahor­ca­mien­to del se­xo mas­cu­li­no de 60 años de edad, apro­xi­ma­da­men­te.

Al­gu­nos tes­ti­gos de in­me­dia­to so­li­ci­ta­ron la in­ter­ven­ción de per­so­nal de los cuer­pos de so­co­rro y de la po­li­cía. Du­ran­te la ins­pec­ción ocu­lar, se lo­gró des­cu­brir que el aho­ra oc­ci­so es­ta­ba ven­da­do de los ojos, ma­nia­ta­do ha­cia atrás; vis­te sué­ter azul ma­ri­no con vi­vos blan­cos, pan­ta­lón de ves­tir bei­ge, mis­mo que se en­cuen­tra col­ga­do con un la­zo de­ba­jo de un puen­te, no en­con­tran­do car­tel o re­ca­do al­gu­no, por da­tos de cu­rio­sos ma­ni­fies­tan que per­te­ne­cía a un gru­po de al­co­hó­li­cos en si­tua­ción de ca­lle.

Al lu­gar del ha­llaz­go de es­te ho­mi­ci­dio, acu­die­ron in­ves­ti­ga­do­res de Fis­ca­lía de Ho­mi­ci­dios y el Pe­ri­to en Cri­mi­na­lís­ti­ca de la agen­cia del mi­nis­te­rio pú­bli­co del fue­ro co­mún del Pri­mer Tur­no del Mu­ni­ci­pio de Chal­co a bor­do de la uni­dad del Se­me­fo, pa­ra dar fe los he­chos y or­de­nar el le­van­ta­mien­to del cuer­po.

Lue­go de ello fue tras­la­da­do a las ins­ta­la­cio­nes del Se­me­fo del Mu­ni­ci­pio de Chal­co, ini­cian­do la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción por el de­li­to de ho­mi­ci­dio, con­tra quien o quie­nes re­sul­ten res­pon­sa­bles.

EN TRANQUILIDAD Y ARMONÍA INICIAN FUNCIONES NUEVOS AYUNTAMIENTOS MEXIQUENSES: ERUVIEL ÁVILA



Toluca, México, 1 de enero de 2016.- El gobernador Eruviel Ávila Villegas destacó que la instalación de los 125 nuevos gobiernos municipales del Estado de México se llevó a cabo en armonía, con tranquilidad y sin incidentes, al tiempo de refrendar el compromiso de la administración estatal para trabajar en equipo con las autoridades que entraron en funciones.

“Deseo éxito a los y las presidentes, síndicos, regidores y a todos los servidores públicos municipales que tienen a partir de este día, la responsabilidad de ofrecer buenas cuentas desde la instancia de gobierno más cercana a la gente. Soy un gobernador con vocación municipalista, por ello cuenten con todo mi respaldo para trabajar conjuntamente en beneficio de los mexiquenses”, expresó.

Eruviel Ávila manifestó que también viene una etapa de trabajo coordinado con el gobierno que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto, para materializar proyectos de infraestructura, en materia de salud y de seguridad pública, por lo que instó a las nuevas autoridades a sumarse para todos juntos aportar al progreso del Estado de México.

Cabe destacar que a la instalación de cada uno de los 125 ayuntamientos para el periodo 2016-2108, acudió un representante personal del gobernador.

En el caso de Toluca y Ecatepec, destacó la asistencia del secretario general de Gobierno, José Manzur Quiroga, quien refrendó el compromiso de impulsar acciones y programas que beneficien a la población de manera coordinada con los gobiernos municipales.

En este sentido, el secretario dijo que la administración municipal es la instancia de gobierno más cercana a los ciudadanos, y por ello es a la que se le exige más; mientras que el gobierno estatal se encuentra comprometido con los 125 ayuntamientos de la entidad para cumplir con los objetivos y metas trazadas por el Ejecutivo.

La nueva estructura administrativa del ayuntamiento de Coacalco





Secretario del Ayuntamiento: José Gabriel Pawling Alva

Tesorero: Luis Manuel Solano Urbán

Director de Administración: Francisco García Camarena

Contralor municipal: Miguel Angel Ordóñez

Director de Servicios Públicos: Héctor Muñoz Rangel

Director de Desarrollo Urbano: Gerardo Alejandro Hernández Barajas

Director de Desarrollo Económico: Héctor Valenzuela Martínez

Director de Educación: Daniel Sánchez Llamas

Director del Jurídico: José Luis Torres Hernández

Director de Desarrollo Social: Manuel Castañeda Sánchez

Director de Seguridad Ciudadana: Dagoberto Serrato Maya

Director de Gobierno: Gabriel Durán Maldonado

Director del Instituto del Deporte: Yuri Edgar García

Directora del Instituto de la Mujer: Mercy Karina Saballa Vázquez

Director del Organismo del Agua: Germán Reyes Retureta